Negocios

Cuatro petroleras ya muestran sus cartas por los YNC

Ecopetrol, Canacol, ConocoPhillips y Drummond hacen la apuesta para aumentar la reservas de crudo del país con producción de roca fracturada.

Por el lado de las nuevas reservas la mayor apuesta está en los yacimientos no convencionales

Negocios Por: Portafolio

Con el fantasma por la pérdida de la autosuficiencia petrolera rondando en el sector, la mira esta puesta en los Yacimientos no Convencionales (YNC) como tabla de salvación para no solo espantar la escasez, sino de paso aumentar el volumen de reservas de crudo.

Y para esta misión, que prácticamente esta a la vuelta de la esquina, Ecopetrol, Canacol, ConocoPhillips y Drummond están listas en el partidor, y solo esperan la señal del Estado para comenzar la operación de estos yacimientos.

(Lea: Canacol les apuesta a los yacimientos no convencionales)

Para los voceros de los distintos gremios del sector petrolero del país, el desarrollo de los YNC lograrían la transformación productiva y energética, ya que son una fuente de progreso y pueden ser pieza clave para incentivar la inversión directa.

“Por tratarse de una actividad humana, existe un margen mínimo de riesgo, pero también la seguridad que con los estudios pertinentes se puede desarrollar de manera responsable, como lo ha reiterado en diversas ocasiones los expertos técnicos de la industria”, señaló Julio César vera, presidente de la Asociación Colombiana de Ingenieros de Petróleos (Acipet).

(Lea. ‘La apuesta es por los Yacimientos No Convencionales’

EMPRESAS EN EL PARTIDOR

Mientras el Gobierno Nacional da luz verde para el desarrollo de los YNC, las cuatro petroleras siguen con las tareas para intensificar la fase de exploración.

Ecopetrol es una de las más interesadas en operar estos yacimientos y la misión se centraría en bloques para este fin que posee en el valle medio del Magdalena.

Estudios preliminares de la petrolera colombiana estiman un potencial entre 2.400 a 7.400 millones de barriles, de los cuales aproximadamente el 30% son de gas.

(Lea: Luz verde ambiental para la operación de yacimientos no convencionales

Felipe Bayón Pardo, presidente de Ecopetrol ha afirmado en diferentes escenarios que si se pudieran desarrollar proyectos YNC, ya habría más de 2 billones de barriles recuperables, ya que es igual a las reservas que posee el país. “Esto llevaría a la autosuficiencia en los remanentes de cinco a 10 años”, dijo.

Según estudios de Ecopetrol con el desarrollo de los YNC en sus bloques de operación, se aseguraría la carga de crudos livianos para sus refinerías (Cartagena y Barrancabermeja) más allá del 2025.

ConocoPhillips y Canacol, son las otras dos empresas petroleras que en asocio alistan motores para la producción de crudo en roca fracturada.

Las tareas se centrarán en los bloques VMM2 y VMM3, y se calcula el tiempo de operación para 25 años y con una inversión que supera los US$1.000 millones. Además la producción estimada es de 120.000 barriles de petróleo por día.

“Tenemos la experiencia operacional en Colombia, es decir la relación con la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), con la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla), con las comunidades y el manejo adecuado de las consultas previas. Por su parte ConocoPhillips posee la tecnología de punta y la administración geológica para el desarrollo de los YNC”, señaló Charle Gamba, presidente y CEO de Canacol .

Precisó que en la producción se podrían recuperar 2.000 millones de barriles, “lo que representa un 35% por encima de las reservas de crudo que le quedan al país”.

LA GRAN APUESTA

El desarrollo de los YNC es tan atractivo y rentable, que muchas compañías que no hacen parte del sector hidrocarburífero, pero que tienen el músculo financiero, no dudan en entrar en esta operación.

Es el caso de la minera Drummond, segundo productor de carbón térmico del país que en el 2017 decidió hacer una fuerte apuesta para la búsqueda de gas natural no convencional en el departamento del Cesar.

Así, comenzó la evaluación de los contratos a los bloques La Loma, CR-2, CR-3 y CR-4, firmados en diciembre del 2016 con la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), con el objetivo de determinar el potencial comercial.

El área para las tareas de exploración abarca una extensión de 145.000 hectáreas, ubicadas en los municipios de Codazzi, Becerril, Chiriguaná, El Paso, La Jagua de Ibirico y La Paz.

El presidente de la minera, José Miguel Linares, ha explicado que las inversiones en las cuatro áreas podrían llegar a los US$74 millones, y que el gas extraído inicialmente se usará para la generación de energía de la operación minera.

Y afirma que este combustible no convencional es la salida para tener energético a precios competitivos.

El común denominador de las empresas citadas, y que ya están en el camino para la operación de los YNC, es que sus desarrollos serán ambientalmente sostenibles, es decir que en su producción el medio ambiente no tendrá efectos colaterales.

“Todos los procesos que involucran el proyecto serán sostenibles. Ninguno de los procesos afectarán al medio ambiente. Cada uno de los procesos irán acompañados con planes de mitigación. Obviamente la Anla pedirá ajustes y estos se realizarán”, señaló Gamba.

Por su parte, el presidente de Acipet recalcó que la operación es sostenible “con los más altos estándares en materia técnica, social y ambiental, donde está ampliamente demostrado que las fuentes hídricas no se contaminan, incluso no se presentan sismos, eso es desinformación”.

LOS YNC DEBEN TENER UN DEBATE CONCERTADO

La ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez, señala que si se hace la respectiva regulación, los YNC podrían desarrollarse en el país. Recalca que sus procesos deben ser ambientalmente sostenibles, y con enfoque en la conservación de las fuentes hídricas. Indica a demás que es fundamental hacer un debate concertado porque el que lleva hasta ahora es con absoluta desinformación. Y deja en claro que el tema también debe ser abordado con el Ministro de Ambiente para definir el plan de acción. Reitera que el país debe conocer que si se desarrollan los YNC, las reservas de crudo pueden pasar de 7 a 15 años, y las de gas de 11 a 30 años. Finalmente, señala que al país no se le puede olvidar que la industria petrolera colombiana lleva 100 años en los que han convivido operación y comunidad.

Alfonso López Suárez
Redacción Portafolio