Negocios

Cadena japonesa Miniso arriba con promesa de diseño y bajos precios

El jueves abrirá dos tiendas en Bogotá, donde espera llegar a 15 puntos al final del 2018. El año entrante quiere sumar 80 locales.

Miniso

Negocios Por: Portafolio

Miniso, la cadena japonesa de productos de diseño, arriba a Colombia. Aterriza con la meta de completar 15 tiendas este año en Bogotá, dos de las cuales serán inauguradas el jueves próximo: una en el centro comercial Titán Plaza y otra en la Zona T, en el norte de esta capital.

En el 2019 la firma espera sumar 80 locales, lo que implicará aperturas en otras ciudades como Medellín, Barranquilla y Cali. La idea es llegar a 200 en el 2020, aunque puede superar esas inauguraciones, como lo ha hecho en otros países.

El modelo de negocio de Miniso incursiona en Colombia de la mano del franquiciatario máster que tiene la operación en México.

La inversión inicial en las aperturas a tres años es de US$18 millones, sin contar con el inventario.

La cadena de comercio tiene apenas cinco años en el mundo y cuenta con más de 5.000 tiendas en 79 países. Estima que abre un centenar de tiendas al mes.

“La política de expansión es sumamente agresiva. El próximo año espera terminar con 7.000 locales y en el 2020, con 10.000”, explica César Medina, director de marketing Regional de Miniso.

A su juicio, la marca es un fenómeno, en primer lugar, porque el productos es el protagonista de la tienda ‘minidepartamental’, con una propuesta life style, con 22 categorías que evolucionan constantemente, con más de 5.000 referencias.

Las categorías van desde tecnología, pasando por hogar, cocina, fitness, moda y salud y belleza.

Toda esa gama cuenta en Miniso con una fórmula y es, justo, cuidar el diseño, la calidad y el precio favorable, según dice el ejecutivo.

“Logramos el love brand con nuestra marca. Además. Miniso Internacional se enfoca en la cantidad de producto que se vende con precios competitivos”, añade.

México fue el primer país del continente en recibirlos, 2016, y a la fecha operan allí 58 locales. Luego se instalaron en Canadá, Estados Unidos, Perú, Argentina y Brasil.

“Para nosotros, Colombia es uno de los países de life style y fast fashion más importantes de Latinoamérica, con una cantidad de habitantes bastante interesante, con una necesidad y con y una experiencia de consumo importante”, dice Medina.

Tanto en el ejercicio de compra como en calidad, la mezcla de productos no se parece en nada a lo que ya se conoce en el mercado, empezando porque todo lo que se exhibe para comercializar tiene la marca Miniso. “Esto, enfocado a que es un diseño japonés, relacionado con la cultura y con el cuidado de que los productos tengan un buen uso, lo que no pelea con el buen precio. Nos cobijamos en el concepto de consumo inteligente. Miniso tiene un equipo internacional de diseñadores industriales que siempre está trayendo, además de tendencias, nuevas tecnologías que las transforma en productos”, añade el vocero.

Cosméticos veganos traídos de Alemania, vajillas y utensilios de cocina con un caucho especial que mantiene la comida caliente y lámparas que, por su diseño, han ganado premios internacionales, son algunas novedades para el cliente colombiano.

Miniso hace una feria y consulta a cada país las expectativas en materia de productos.

“Al final, podemos decir que es una boutique con concepto y con productos de tendencia”, concluye el directivo. Añade que allí se puede encontrar un sartén con la tecnología de punta, pero con una estética de tendencia.

“En Colombia se hizo un estudio sobre el mercado y quedé sorprendido porque los precios son bastante altos y no cuentan con el mix de productos que traemos”, anota Medina.

A su juicio, la marca exige una logística tan importante que cuenta con centros de distribución para obtener la agilidad en la llegada a los diferentes países, según las necesidades.

La oferta es de diseño japonés y la manufactura es internacional. El 70% proviene de China y el resto es de países como Vietnam, Australia y Alemania.

Parte de la estrategia de producto de la cadena tiene que ver con las licencias. La primera que traerá la operación en Colombia es Pink Panther. Esto significa que hasta los artículos que se comercialicen bajo licencias estará identificados con la marca propia.

Igualmente, en materia de fragancias, Miniso ha tenido detrás a la reconocida marca Carolina Herrera, y para sus parlantes, ha estado la afamada Bosé. Respecto al consumidor al que espera atraer la nueva cadena que llega al país, César Medina describe principalmente al millennial, entre los 18 y 38 años, principalmente mujeres.

“Sin embargo, la gama de productos que nosotros manejamos es tan vasta que puede llegar a todos los segmentos y estratos socioeconómicos , gracias al costo-beneficio”.

De hecho, el 40% de su oferta es a $8.900, pero en general los precios oscilan entre $5.900 y $190.000.

Medina reconoce que es un riesgo que el colombiano en su tarea de conocimiento de la cadena, cuestione la calidad en medio de precios tan bajos, pero advierte que es una tarea de mercadeo hacer que luego de que el ‘look’ de la tienda guste y se supere la barrera de uso, el cliente se convenza de que vale la pena regresar. “Miniso reta a la gente”, comenta.

En menos de tres meses (lo que lleva establecida en redes sociales), la operación colombiana tiene más 32.000 seguidores. Igualmente, se prepara con una inversión alta para ganar penetración de mercado con una agresiva campaña publicitaria.

La compañía no contempla todavía una oferta virtual.

A nivel internacional, ha tomado la decisión de fortalecerse primero en el campo logístico con el fin de crear centros de distribución, con el fin de garantizar la suficiente presencia de productos en sus tiendas. “Creemos que la experiencia en el piso de venta es sumamente fuerte, y nos ha funcionado”.

congom@portafolio.co