1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Negocios

Arriendo de carro por horas, la tendencia que crece en el país

Pese a las barreras y el poco interés de las ciudades, las firmas han tenido un gran incremento en usuarios.

Arriendo de carros en Colombia

Car B cuenta con 10 plazas para los carros de alquiler en algunos centros de Carulla y Éxito ubicados en Bogotá.

Cortesía

POR:
Portafolio
mayo 09 de 2018 - 09:13 p.m.
2018-05-09

Las ciudades de todo el mundo, y en especial las de Latinoamérica, enfrentan grandes problemas de movilidad, a los cuales aún no se ha encontrado una solución efectiva. En este contexto, en los últimos años la tendencia del arriendo de carros por horas, que también es conocido como CarSharing se ha ido adoptado en varias urbes como una alternativa y Colombia no es una excepción.

(Lea: Alquiler de carro, una solución hacía una movilidad urbana sostenible)

“En estos momentos están pasando muchas cosas en movilidad y en ciudades como las de Colombia, que deben transportar a tantas personas, es un tema que se debería estar revisando. La pregunta es, ¿cómo movilizamos a las personas utilizando menos coches y de una forma más eficiente? Es una pregunta difícil, pero si se trabajara en ello, el impacto sería muy positivo”, explica Pam Cooley, directora Ejecutiva de la Asociación de CarSharing (CSA).

(Lea: En renta de vehículos, Avis crece más que el mercado

Aunque en esta tendencia hay varios tipos, el más habitual consiste en una organización que cuenta con una flota de vehículos que alquila a sus usuarios registrados a cambio de una tarifa por horas o kilómetros.

(Lea: VivaColombia lanza servicio de alquiler de autos

“Cada usuario es libre de seleccionar el vehículo de su preferencia y se han habilitado parqueaderos en puntos estratégicos de tal modo que podamos tener la mayor cobertura posible. Adicional a esto, la tarifa es única e incluye gasolina, seguro, costos de parqueadero y kilómetros ilimitados, de tal modo que quién hace parte de la comunidad solo debe preocuparse por conducir a su destino”, indica Carlos Otálora, director Nacional de Vaya CarSharing, una de las empresas que opera en el país.

Es decir, que la idea tras el CarSharing se basa en que “si una persona decide no tener carro propio y además del transporte público y otras opciones, cuenta con la alternativa de conducir un vehículo siempre que lo necesite, pensarán, ¿para qué quiero uno propio? En Canadá la gente gasta US$10.000 al año en su carro, un dinero que puede invertir en otras cosas”, resalta Cooley.

Esto, de acuerdo con la directiva de la CSA, tiene grandes impactos para las ciudades, como la reducción de los vehículos en circulación y la congestión, así como el descenso de las emisiones, entre otras. Por ejemplo, se estima que un carro compartido, es capaz de sustituir entre 9 y 13 particulares. Además, cada persona produciría entre el 34% y 41% menos de emisiones de efecto invernadero.

“La mayoría de ciudades tiene el objetivo los vehículos en circulación para mejorar aspectos como la congestión, los sistemas de tránsito o la salud de sus ciudadanos. Es por esto que son las mismas autoridades las que deberían decirle a las personas que hay otras opciones a tener carro propio”, indica Cooley.

‘CARSHARING' EN EL PAÍS

Según la Asociación de CarSharing, aunque el mayor desarrollo de esta tendencia se registra en lugares como Europa o Norteamérica, en Latinoamérica también se ha presentado un importante avance.

En este sentido, aunque países como México o Brasil han tomado la delantera en su desarrollo, en Colombia, aunque muy recientes, también ha presentado importantes desarrollos.

“En Colombia desde el 2015 se venían presentando proyectos relacionados con el modelo de CarSharing, sin embargo, solo hasta finales del 2016 se dieron a conocer las compañías que ofrecerían el servicio”, señala Otálora.

En este sentido, el directivo de Vaya afirma que “el crecimiento ha sido significativo, un promedio del 15% en los últimos 6 meses, y en la actualidad tenemos más de 200 afiliados. El aumento en la cantidad de usuarios y reservas nos ha llevado a incrementar nuestra flota y a añadir nuevas categorías que nos permitan cubrir la demanda y requerimientos de los clientes en tamaño y funcionalidad de los vehículos”.

Otro ejemplo en la industria es el de Car B, una empresa que nació hace dos años tomando el ejemplo que se estaba desarrollando en Barcelona y aplicándolo al país.
“Salimos al mercado a finales de 2016 y en 2017 hicimos la reestructuración y nos aliamos con Seat, Codensa y Éxito. Ahora tenemos 10 estaciones en Carulla, otros 10 puntos en parqueaderos privados de Bogotá, y contamos con 110 usuarios y 5.000 que han hecho el proceso de registro”, resalta Zulma Guzmán, su fundadora y CEO.

Estas dos marcas se suman a otras como Emobi o Float Carshare que ofrecen los servicios de arriendo de carros por horas en Colombia y que son reflejo de la acogida que ha tenido la tendencia en el país.

Aunque, eso sí, las firmas resaltan que la situación en Colombia no es la más propicia para su desarrollo. “Es complicado por la confianza, lo que nos obliga a tener fuertes filtros para la aceptación de los usuarios. Además, tenemos que jugar con las reglas, con las que no se puede parquear en la calle –como en otras ciudades– y los carros también tiene pico y placa. Lo cierto es que para la Alcaldía de Bogotá es un tema que no le interesa. En Medellín sí que nos han preguntado. El crecimiento de usuarios es impresionante y sí hay mucho interés pero hay demasiadas barreras y muy poco apoyo”, afirma Guzmán.

“La baja cultura en el alquiler de vehículos y las tarifas económicas de los medios alternativos de transporte han sido una gran barrera para el conocimiento y divulgación del CarSharing en Bogotá”, apunta por su parte Otálora.

Con todo, Cooley afirma que aunque esta no sería la única alternativa para mejorar los problemas de las ciudades, puede jugar un rol decisivo. “El CarSharing es popular porque soluciona problemas de las ciudades y es crucial para reducir los costos. Nosotros creemos que esta tendencia debe jugar un rol fundamental entre la movilidad actual y la que se aplicará en el futuro”, concluyó.

Rúbén López Pérez

Compartir