1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Negocios

Competencia, lo más inquietante para las empresas en A. Latina

Estudio de Marsh ubica este factor entre los principales riesgos que se perciben en la región. En Colombia, mientras tanto, prima el temor a los cambios regulatorios.

Preocupación empresas

¿Cuáles son las 10 principales áreas de riesgo de su organización?

Fuente: III Benchmark de Gestión de Riesgos en Latinoamérica, realizado por Marsh Risk Consulting

POR:
Portafolio
abril 06 de 2018 - 08:29 p.m.
2018-04-06

Los riesgos asociados a la competencia y el mercado, las finanzas y la regulación son los que más preocupan a las empresas latinoamericanas, con un importante auge de los relacionados con talento humano, la reputación y la continuidad de negocio.

(Lea: ¿Por qué les cuesta tanto a las empresas dar un salto a la transformación digital?)

Así lo revela el III Benchmark (análisis comparativo) de Gestión de Riesgos en Latinoamérica, realizado por Marsh Risk Consulting, en el cual consultó a los gerentes de riesgos de 294 organizaciones de gran tamaño en la región, llegando a cubrir 20 sectores económicos y 10 países, entre ellos Colombia. Las encuestas y sesiones con grupos focales se realizaron entre abril y junio del 2017, pero apenas acabaron de salir los resultados.

(Lea: Guerra comercial le costaría a la economía mundial 470.000 millones de dólares)

El estudio marca un contraste con el del 2015 (el anterior en que se había hecho la misma indagación) en la medida en que antes figuraba lo ambiental en el top 5 y ahora no.

Juan Carlos Llano, Líder de Riesgos de Marsh en Colombia, explica que no quiere decir que haya dejado de preocupar sino que perciben que la competencia les puede acabar el negocio más rápido mientras que lo ambiental se muestra como algo manejable.

Las respuestas de los colombianos mostraron que estos les dan los primeros lugares al riesgo regulatorio, el riesgo de competencia y mercado y los riesgos financieros. Este último ítem tiene una explicación en las fluctuaciones de las tasas de cambio, del precio internacional de las materias primas, y la gestión de cartera y de créditos. Pero le dan todavía más importancia a la inestabilidad jurídica, en particular porque muchas requieren de licencias ambientales y consultas con comunidades, dos temas que han sido bastante controvertidos en el país en los últimos años. Pero además, los asusta la posibilidad de que llegue un competidor con ideas disruptivas que les quiten clientes o que su producto pierda vigencia ante nuevas demandas del mercado por otros productos.

Llano pone como ejemplo la aparición de Tosta’o: hace tres años no existía y hoy día le está dando un vuelco al mercado y generando preocupación a otras cadenas de café. “Y eso puede pasar en cualquier negocio”, advierte el experto.

En el país, el cuarto puesto lo comparten los riesgos que amenazan la continuidad del negocio y los relativos a la reputación corporativa, mientras que la quinta casilla es ocupada por las dificultades para reclutar y retener el mejor talento humano (ver recuadro).

Llano resalta que hay fuertes diferencias con la percepción dentro de la encuesta a nivel mundial, en la cual se nota una gran preocupación por los riesgos políticos, como reflejo del temor que ocasionan las tensiones de Estados Unidos con China, Rusia y Corea del Norte, entre otras, máxime cuando se avizora una posible guerra comercial. En ese nivel global tampoco hay que perder de vista los riesgos financieros por la volatilidad de las acciones, las tasas de cambio y los precios de los commoditties. El riesgo climático aparece igualmente, dados los desastres ocurridos por los huracanes en el Caribe y los terremotos.

MADUREZ EN LA GESTIÓN

Por otra parte, el Benchmark indagó por la manera como las compañías latinas están gestionando sus riesgos y mostró que el 40% cuentan con un nivel de madurez medio en este campo.

Para la medición se utilizaron cinco niveles, desde el más básico (1) hasta el más desarrollado (5). El 2 corresponde a empresas que tienen formulado su plan de gestión de riesgos, 3 a las que ya lo aplican, 4 a las que lo han interiorizado como parte de su cultura organizacional y el último hace referencia a las que lo tienen optimizado, con un nivel de compromiso en todos los niveles de la empresa.

En Colombia, las instituciones más avanzadas en el tema son las financieras y los sectores de minería y energía.

Pero el país tiene aún mucho camino, sobre todo en comparación con Brasil y México, que son las naciones más avanzadas en este aspecto.

Al preguntarles a las empresas cuáles son sus principales retos en cuanto a esa gestión, el 51% contestó que la incorporación a la cultura y valores de la organización. Esto se da “porque muchas veces solo buscan cumplir un tema normativo y la idea es que la organización esté convencida. Entonces, para que usted desarrolle cualquier tema cultural en una organización, los primeros que deben estar comprometidos son la alta dirección, la junta directiva, el presidente y su primer nivel de gerentes”, sentencia Llano.

El 46% mencionó el desafío de que esto se visualice como un tema de cumplimiento y no de estrategia y el 46% que la falta de conocimientos claves sobre su importancia y el valor que reporta.

El 35% afirma no valorar las oportunidades de la gestión de riesgos, y dentro de las que sí lo hacen, solo el 40% cuenta con metodologías formales para aprovecharlas.

Compartir