1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Negocios

El carrocero que le cambió la cara a la industria boyacense

Armando Gutiérrez ha dedicado más de cinco décadas a construir soluciones eficientes para el transporte de pasajeros, basando su éxito en la innovación.

Armando Gutiérrez, fundador de la compañía Autobuses AGA, que inició labores en 1977.

Armando Gutiérrez, fundador de la compañía Autobuses AGA, que inició labores en 1977.

Cortesía Paola González

POR:
Portafolio
marzo 05 de 2018 - 09:48 p.m.
2018-03-05

Entre chasises, soldadura, tapicerías, acero, moldes, pintura, maquinaria y decenas de dedicados operarios que trabajan para fabricar novedosas carrocerías de bus, han transcurrido los últimos 52 años del empresario boyacense Armando Gutiérrez Acevedo, un emprendedor que, desde mediados de los años sesenta, tenía claro que quería desarrollar en su región una industria sostenible dedicada a la movilidad.

(Lea: Bavaria logra semilla colombiana de cebada)

En 1965, el sueño del empresario comenzó a cobrar forma con la construcción de la primera carrocería para bus fabricada en Boyacá. Él, quien reparaba los autobuses estadounidenses que circulaban en esa época, le apostó a un ambicioso proyecto: fabricar una carrocería totalmente industrial hecha por manos boyacenses y adaptada a las necesidades del transporte colombiano. Hasta esa época, ponerle la carrocería a un chasis de camión era un proceso artesanal en el país.

(Lea: Los Tres Elefantes se crecen y llegan a Boyacá

Desde aquel proyecto, que marcó el comienzo de una larga carrera para perfeccionar los detalles de carrocerías para bus, Gutiérrez ha entregado todos sus esfuerzos al desarrollo de la industria de la movilidad desde Duitama (Boyacá), rodeado de equipos talentosos dispuestos a innovar.

AGA
Armando Gutiérrez, fundador de la compañía Autobuses AGA, que inició labores en 1977.
VIDEO: PAOLA GONZÁLEZ

En este municipio también echó raíces en la década de los setenta la Ciudadela Parque Industrial de Duitama, en la que Gutiérrez fundó la compañía que lleva las iniciales de su nombre -Autobuses AGA de Colombia-, después de haber trabajado como socio de Carrocerías Muisca durante once años.

(Lea: Universidad de Boyacá recibe acreditación institucional internacional

Además, en ese mismo Parque -en el que participaron otros empresarios de la región-, nuevas compañías comenzaron a moldear el clúster metalmecánico carrocero de Duitama. Entre esas firmas hay proveedores de aceros de alta resistencia, de espumas de poliuretano, de arneses eléctricos, fabricantes de tapicerías, entre otras.

Ahora, tras 41 años de operaciones enfocados en abastecer la creciente demanda de buses de transporte municipal para empresas como Copetrán, Expreso Bolivariano, Flota Libertadores, entre otras, don Armando -como lo llaman los más de 150 colaboradores de Autobuses AGA- sabe de sobra que innovar sin descanso y rodearse de los mejores para fabricar autobuses ha sido la clave para hacer la diferencia en un entorno en el que la competencia cada vez es más dura.

Desde hace dos años la compañía tomó la decisión de arrancar un proyecto sin precedentes en Colombia: fabricar el primer autocar integral -o autoportante-. ¿En qué consiste? Normalmente, en esta parte del mundo, los chasises se importan y las empresas desarrollan la carrocería, pero AGA decidió hacer el proceso de forma diferente y fabricar un monocasco (superestructura del bus) a la que le fueron implementados elementos mecánicos como motor, transmisión, ejes, suspensión, frenos, entre otros. Es decir, hizo el proceso al revés de lo que se había visto por décadas.
“De la frontera de México para abajo, somos pioneros en presentar esa forma de hacer un bus. Al hacer un autocar autoportante no solo se reduce el peso del vehículo, sino que bajan los costos y se puede mejorar el bus con tecnología para transportar con más comodidad a las personas”, asegura Gutiérrez.

Tener la posibilidad de optimizar este autobús significa implementar modernos sistemas de seguridad, para contribuir a que haya menos riesgo de mortalidad en caso de accidente. También, es necesario incorporar una superestructura que cumpla la norma R66 de Naciones Unidas y que tiene la homologación de Idiada, el instituto independiente de pruebas más completo de Europa para la industria automotriz.

AGA

Proceso de ensamble adelantado en la planta de Aga.

Héctor Sandoval

INNOVACIÓN COLECTIVA

El proyecto del autocar autoportante fue desarrollado conjuntamente con iNNpulsa Colombia, entidad adscrita al Ministerio de Comercio, Industria y Turismo. A través de una convocatoria abierta por iNNpulsa, a la que se presentó Autobuses AGA de Colombia, el Gobierno contribuyó con la mitad de los recursos para financiar esta iniciativa. AGA puso el monto restante.

AGA

Autobus ensamblado en la planta de Aga.

Héctor Sandoval

“Con este proyecto estamos dando el primer paso para llevar nuestro autocar autoportante a rodar en las carreteras del mundo. Con la homologación europea que hemos obtenido de resistencia al vuelco, podemos vender este producto en muchos países. Además, como lo hemos hecho por décadas, le apuntamos al mercado interno”, cuenta Gutiérrez mientras camina por el área de innovación de su empresa y presenta el autobús pintado de color bronce, que cuenta con un sofisticado sistema para facilitar el ingreso para personas en situación de discapacidad, así como un interior con lujosos acabados.


Héctor Sandoval
Especial para Portafolio

Compartir