Administradores de negocios prefieren la tecnología financiera sobre la banca y la consultoría | Emprendimiento | Negocios | Portafolio
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Emprendimiento

La tecnología financiera: una de las carreras con más futuro en el mundo

Los salarios representan una menor preocupación para aquellos que buscan ser agentes de la disrupción.

Tecnología y computación. No es una sorpresa que las habilidades en la tecnología sean demandadas en la próxima década. Lo importante es desarrollar el “pensamiento computacional”, es decir, la capacidad de generar estrategias y códigos para grandes canti

Archivo Portafolio.co

123rf

POR:
Financial Times
mayo 01 de 2017 - 01:26 p.m.
2017-05-01

Antes de ocupar su lugar en la Escuela Wharton, Neha Goel siguió una convencional trayectoria profesional anterior a la Maestría en Administración de Negocios (MBA, por sus siglas en inglés), trabajando como consultora en la firma de servicios profesionales Deloitte.

Después de graduarse, sin embargo, ella se unirá al mundo más arriesgado de la tecnología financiera, o 'fintech', con un empleo en el equipo de asociaciones de móviles de Braintree, una compañía 'startup' que permite a los servicios basados en aplicaciones -como Airbnb, Uber y Facebook- aceptar pagos de los clientes.

Goel descubrió la tecnología financiera a través de su empleo en Deloitte, aconsejando a los negocios en el Internet y ‘enamorándose’ de lo que ella llama la "libertad y la tenacidad" de las empresas 'startup'.

"Servir de consultora fue fantástico, pero tuve que dejar atrás las recomendaciones y no llegué a verlas implementadas", comentó Goel. Ella también se sintió atraída por la tecnología financiera "porque ofrecía trepidantes innovaciones con dramáticos y rápidos resultados".

Numerosos fundadores de tecnología financiera acudieron a escuelas de negocios. Los ex alumnos de MBA de Insead incluyen a Giles Andrews, el británico fundador de Zopa, la plataforma de préstamos de igual a igual (P2P, por sus siglas en inglés), y a Taavet Hinrikus, el estonio director ejecutivo de TransferWise, el mercado de transferencia de divisas en línea. Jeff Lynn y Carlos Silva desarrollaron conjuntamente el plan de negocios para Seedrs, la empresa de financiación colectiva, como parte de su programa de estudios de MBA en la Escuela de Negocios Saïd de Oxford.

Actualmente, a medida que los fundadores de tecnología financiera expanden sus empresas, ellos están regresando a las escuelas de negocios para encontrar personal calificado. Alrededor de una quinta parte de las contrataciones de la clase del MBA internacional de la IE Business School en Madrid el año pasado fue realizada por empresas de servicios financieros. Las empresas de tecnología financiera representaron el 5 por ciento de las contrataciones, un aumento de ninguna el año pasado.

Un informe de Goldman Sachs de 2015 calculó que 4,7 billones de dólares en ingresos por servicios financieros corrían el riesgo de ser desplazados por grupos de tecnología financiera. Los graduados se sienten atraídos por estas jóvenes empresas de rápido crecimiento en donde sus decisiones cuentan y en donde los destacan como miembros vitales del equipo, comentó Irina Zilbergleyt, directora de talento y carreras de IE.

Según Zilbergleyt, la tendencia expone a los bancos de inversión y a las empresas de consultoría a competencia. "Una de las mayores preocupaciones de adquisición de talento de los grandes bancos es la pérdida de talento a la tecnología financiera y a otras empresas de tecnología".

Nick Hungerford, un graduado de MBA y fundador de Nutmeg, el servicio de gestión de patrimonio en línea, regresó al Reino Unido directamente desde el campus de la escuela de posgrado de negocios de Stanford en Silicon Valley para lanzar su compañía en 2011.

Ocho de los 78 miembros de Nutmeg son graduados de MBA, incluyendo a dos gerentes de producto, a su director de mercadeo, y al arquitecto y al ingeniero jefes. "La belleza de un MBA es que te enseña a ser analítico", comentó Hungerford.

Él citó el ejemplo de Aidan McGinley, el arquitecto jefe de Nutmeg y líder del equipo de ingeniería, quien fue contratado después de completar su MBA en la escuela de negocios del Imperial College.

Hungerford declaró que McGinley automatizó lo que solía ser un proceso completamente manual para probar aplicaciones de software, resultando en un ahorro para el negocio del 25 por ciento en los costos de servidor.

Otro partidario es Niels Turfboer, quien ocupó importantes posiciones en ABN Amro e ING antes de completar un MBA conjunto, dividido entre un año en IE y un año en la Escuela de Negocios Stern de la Universidad de Nueva York. Él se interesó en las compañías 'startup' de tecnología que intentaban trastocar los mercados en los que operaban sus antiguos empleadores, y ahora es director gerente para el Reino Unido y Benelux de Spotcap, una empresa con sede en Estados Unidos que ofrece préstamos en línea a pequeñas empresas.

"Es una cuestión de simple economía: éste es un mercado en crecimiento", comentó Turfboer.

Es improbable que los graduados de un MBA se incorporen a empresas de tecnología financiera esperando ganar altos salarios. Muchos, particularmente aquellos que han trabajado en el sector de capital privado, entienden que las compañías 'startup' funcionan de manera diferente, declaró Hungerford de Nutmeg.

"En el Reino Unido, la gente está mucho menos familiarizada con tener una remuneración basada en acciones que en efectivo y un bono, pero no entre los magísteres de administración, quienes poseen la comprensión de que las acciones pueden ser una recompensa más valiosa", agregó.

Entre otros atractivos para los graduados de un MBA se cuenta la oportunidad de ver de cerca cómo establecer y manejar una empresa de tecnología financiera.

Slava Kremerman, un graduado de Insead y ex consultor de estrategia de Aon, trabajó para Hungerford en Nutmeg durante tres años, pasando por varios roles importantes y recibiendo apoyo de mentores, antes de dejar la compañía para fundar un servicio de emparejamiento de trabajos en línea para maestros sustitutos llamado Zen Educate.

"Slava era uno de estos tipos que trabaja 15 horas al día", comentó Hungerford. "El trato era que, si él venía a trabajar para Nutmeg, yo a cambio le enseñaría cómo comenzar un negocio".

Goel muestra un poco del mismo fervor ‘misionero’ en su entusiasmo por su trabajo. "La calidad mediocre de los servicios financieros representa un enorme problema", comentó.

"La tecnología financiera, en su núcleo, trata de mejorar el sistema en su totalidad, fomentando la inclusión financiera. Y sí, también existe un impulso por volverlo más moderno y 'cool', mientras estamos en ello".

Compartir