1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Emprendimiento

Máquinas de ordeño que cambiaron el agro

La firma local Durordeños, que empezó fabricando repuestos en el 2006, espera comenzar a exportar los aparatos a Perú y Panamá.

Lorena Mojica, subgerente de Durordeños, y su esposo Carlos Zárate, gerente general de la compañía.

Lorena Mojica, subgerente de Durordeños, y su esposo Carlos Zárate, gerente general de la compañía.

Mauricio Moreno/EL TIEMPO

POR:
Portafolio
octubre 09 de 2017 - 10:38 p.m.
2017-10-09

En 2006, Carlos Zárate, con un hijo recién nacido, tomó la decisión de renunciar a su trabajo para montar su propia empresa. Aunque parecía una locura en aquel momento, su esposa Lorena Mojica, lo apoyó con el fin de empezar a vender repuestos para las máquinas de ordeño en la Sabana de Bogotá.

(Lea: Las compras de Colanta siguen en aumento)

Este técnico industrial y conocedor de metalmecánica, se dio cuenta que tanto los repuestos como los apartos eran importados y que él podía fabricarlos con insumos nacionales.

(Lea: Cero arancel para 3.400 productos de importación

“En 2008 elaboré la primera máquina y caí en cuenta que se podía vender a un precio inferior al de las importadas, para que fuera más asequible para los campesinos, por lo que el precio de una comprada en el exterior está en cerca de $9 millones, mientras que las nuestras tienen un promedio de $4 millones. Acto seguido, tuvimos que hacer con mi esposa un voz a voz, de finca en finca, para que se diera a conocer el aparato. La clave fue insistir en el argumento que la productividad se les aumentaba 20% con este mecanismo, comparado a la forma tradicional de ordeñar las vacas”, explicó Carlos Zárate, gerente general de Durordoñez. Este mismo fue premiado por Citi Colombia como el Microempresario del Año 2017.

Después de haber tenido un gran acogida a nivel nacional, la firma colombiana aspira a llegar a los mercados peruanos y panameños. Sin embargo, las innovaciones de la compañía no se detienen aquí, dado que esperan para finales de año tener lista la primera máquina de su portafolio con paneles solares, con el fin de reducir los costos energéticos de los campesinos.

“A esto también le queremos sumar la posibilidad de adquirir tanques de enfriamiento a bajo costo, para que no se pierda la leche”, manifestó Zárate, quien ya ha vendido más de 360 máquinas en total.

Compartir