Empresas

Llegar a la Florida, uno de los proyectos de Avena Cubana

La cadena de comida rápida que lleva tres décadas en el mercado también planea fortalecerse en el segmento institucional y tener presencia en Barranquilla.

Aristóbulo Rojas, presidente de la cadena de comidas Avena Cubana, explica el interés de la marca por explorar más el segmento institucional.

Empresas Por: Portafolio

Instalar puntos de venta en clínicas y hospitales, montar un nuevo centro de producción en Bogotá, llegar a la ciudad de Barranquilla y hasta la internacionalización, hacen parte de los planes que tiene la cadena de comida Avena Cubana.

La marca, que celebra 30 años en el mercado, tiene 158 puntos de venta en Bogotá, Cali y Medellín.

El presidente de la empresa y uno de sus fundadores, Aristóbulo Rojas, explica los planes de la marca en Estados Unidos.

¿Cómo nació la cadena?

Avena Cubana la creé con mi esposa, Blanca Cecilia Hernández. Desde 1987 empezamos vendiendo productos de queso y de cuajada; el sitio se llamaba Leonard Deli. La avena apareció como a los cinco años y fue un éxito. Estamos cumpliendo 30 años. El nombre lo cambiamos y lo asociamos al concepto tropical y de frescura.

¿En qué parte montaron el primer punto de venta?

Empezamos en los supermercados Cafam, en Bogotá. En este momento estamos con todas las grandes superficies. Nuestro primer local estuvo en el barrio Quirigua.

¿Cuántos operan hoy?

En este momento tenemos 158 en Bogotá, Cali y Medellín. Nos han hecho ofertas para ir a Barranquilla, pero estamos analizando esa oportunidad, porque implica el montaje de una planta de producción, debido a que los productos nuestros tienen como característica la frescura, sin el uso de ningún preservante. Eso es lo más representativo de la empresa y lo tenemos claro desde el primer día que iniciamos.

¿Cuántos locales se concentran en Bogotá?

Podemos estar hablando del 70%. El resto está entre las otras dos ciudades. Nos hemos ubicado dentro de las grandes cadenas.

¿Qué tan cercana es la opción de ir a la cuarta ciudad?

Lo que nos ha detenido es la inversión que estamos haciendo en Bogotá, en una nueva planta. Tenemos dos edificios, pero adquirimos un terreno en donde se consolida toda la operación en una sola planta planificada desde el origen con todas las exigencias. La construcción va en un 80% y espero que esté lista en el primer semestre del 2018. Tenemos claro que Barranquilla es una buena opción por el crecimiento que ha tenido como mercado.

¿Cuáles son las previsiones del 2018?

Creo que podemos llegar a nuevos segmentos institucionales. Así como hemos entrado a las torres empresariales, también hemos buscado puntos para estar cerca a las universidades, otro nicho clave.

Ahora, consideramos que podemos buscar oportunidades en clínicas y hospitales. Esa puede ser la solución para clientes que buscan economía en este tipo de productos.
Íbamos a entrar a la Florida (EE. UU.), pero nos dimos cuenta de que todavía teníamos nichos por conquistar en Bogotá.

¿Cómo es lo de la Florida?

La embajada de Estados Unidos nos invitó a participar en un programa que apoya a empresas con potencial en ese país, denominado SelectUSA. Hemos hecho estudios, testeos y revisión de los aspectos jurídicos.

Ese es un mercado cambiante que requiere una respuesta rápida de la empresa al cliente.

Hemos ido a varias reuniones y han analizado nuestro modelo de negocio. La primera recomendación es que la palabra ‘cubana’ no se incluya porque no es estratégico un nombre que se asocie a un origen determinado.

¿En que fase están?

Ya nos dieron toda la información tributaria y de negocios en cada uno de los estados. El que más nos conviene es la Florida por la presencia de los latinos.

¿Qué otras opciones tienen en el exterior?

Panamá es otra alternativa. Hemos visitado ese país y creemos que hay oportunidades. Igualmente, estamos haciendo un contacto con un empresario de Brasil que está interesado en promover en ese país la comercialización de nuestra avena, pero de forma más industrial. Esas son posibilidades que se han analizado.

¿Han estudiado la posibilidad de crecer por franquicias?

Ya hubo una expansión de 30 años y la franquicia es muy interesante para los que están comenzando porque les permite capitalizar muy rápido su inversión.

¿Cuál ha sido la estrategia en estos días en que ha decaído el consumo?


Hemos ampliado el portafolio porque el bolsillo de los consumidores ha estado resentido. Los buñuelos de $1.000 son bien recibidos en estas circunstancias.

Pese a la complejidad del año, ¿van a crecer?

Sí, este año vamos a crecer cerca de 2%, en tanto que inauguramos 22 nuevos puntos de venta.

¿Cómo es el consumidor de Avena Cubana?

A todos los estratos les gustan nuestros productos y en esa medida procuramos que la oferta, los precios y los locales sean iguales para todos los clientes.

¿Cuántos empleos genera?

Somos más de 500 personas en total. Por local, tenemos entre dos y tres personas por turno, dependiendo del movimiento que haya.

Constanza Gómez G.
congom@portafolio.co