Empresas

‘Habrá recuperación, pero no se sabe cuándo la veremos’

Esto opina el presidente en Colombia de la consultora internacional EY, Édgar Sánchez, quien es optimista sobre el 2018. La firma creció 14% en el 2017 y espera incrementar sus ingresos en 12% en el nuevo año.

EY

Empresas Por: Redacción Portafolio

Los “empresarios no deben perder de vista que detrás de las nubes está el sol y, no siendo optimistas desinformados, también tenemos que forjar una opinión de que si está lloviendo llevo mi paraguas, pero sé que la lluvia no va a durar todo el rato”. Con estas palabras, Édgar Sánchez, presidente de la consultora internacional EY en Colombia (antes Ernst & Young), advierte que las compañías no se pueden quedar inmóviles ante los momentos difíciles que ha atravesado la economía nacional, pues una demora en la acción les puede salir caro. El experto habló con Portafolio acerca del panorama que se avizora.

¿Cómo va su negocio?

El 40% de la operación de EY es la auditoría, lo cual no depende de cómo vaya la economía, porque no es opcional decir que este año se hace o no una auditoría, pero sí se va apretando, porque la gente no está dispuesta a pagar más y nosotros a nuestra gente, en cambio, no le podemos decir que no le aumentamos.

¿Y el resto de su portafolio?

También está la parte de asesoría tributaria. Con los cambios legislativos que ha habido diría uno que va bien, y es cierto que ha sido positivo, pero no como se esperaba, porque el Gobierno se ha demorado mucho en sacar el detalle de la parte normativa y toca esperar.

Después, viene la consultoría, que es más discrecional. En esta tenemos dos líneas: una, la gerencial, que está frenada porque así como el Gobierno comenzó a reducir presupuestos de inversión, los clientes también. La mayoría están diciendo que no están cancelando sus proyectos, sino esperando, lo cual es bueno, pero en esa espera se nos fue todo el 2017 y si no se hace nada, la recuperación después va a ser muchísimo más larga.

La otra consultoría es de transacciones, donde la historia sí es muy distinta. Se refiere a fusiones y adquisiciones de compañías, que para nosotros es un negocio que crece casi al 20%. Desde hace años hemos tenido la presencia de fondos de capital que invierten máximo a 5 o 7 años en una firma, la arreglan y la ponen a funcionar, y esto ha movido el mercado.

¿Cuánto crecieron los otros ítems?

En la gerencial estamos por debajo, en un 5%; asesoría tributaria se incrementa en 11% a 12% y en auditoría no se ha crecido en facturación aunque sí en horas de trabajo.

¿Cuánto pesa cada área?

Impuestos puede ser alrededor de 25% de la facturación y las otras dos consultorías son otro 25%: transacciones puede pesar más o menos un 10% y la consultoría normal es el resto.

¿Cuál es el crecimiento general?

En el 2017, crecimos 17% en general, con facturación de $225.000 millones.

¿Qué tan optimista es sobre el 2018?

Yo no tengo dudas de que la recuperación viene; el lío es cuánto nos va a tomar empezar a verla.

¿Cuánto crecerán?

La meta es de alrededor de 12%, lo cual cumpliríamos mirando los distintos clientes y sectores, aunque depende también de temas macroeconómicos. Toca conocer qué tanto peso tienen las elecciones. Muchos clientes dicen que hablemos después de eso. Acostumbrémonos a que tenemos que salir adelante y si no empezamos temprano, no lo vamos a lograr.

Si las cosas están difíciles, ¿cómo crecer tanto?

Aunque sí hay gente que ha dicho que el mercado en algunos casos se ha endurecido, Colombia sigue siendo atractiva para los fondos de capital y para empresas del exterior, porque así como en el 2017 para el país hubo incertidumbre, no se han dejado de mover cosas hacia adelante; tenemos que ser conscientes de que esto es un ciclo y el asunto es ver cuándo se acaba y cuándo empezamos a hacer una tendencia.

¿Qué de nuevo tiene la empresa?

Una de las cosas prioritarias dentro de nuestra agenda y donde estamos viendo que los clientes están pidiendo mucho es la parte digital y de tecnología. En esto también buscamos explicarles qué significa ser digital, porque si les preguntamos a 20 consultores, dan 20 definiciones, y yo creo que –aunque a veces eso pueda pasar– hay que entender cuál definición es la que el cliente está buscando, para que tampoco termine con algo que no le sirve.

A las grandes organizaciones les estamos ayudando con el gobierno de datos, porque ya no es una limitación dónde guardar la información, como hace 15 o 20 años, cuando comprar un disco duro era una inversión muy alta. Hoy día, el costo está en poder capturar los datos de manera continua y sacarles inteligencia.

¿La tecnología cómo ha transformado su empresa?

Completamente, porque la consultoría, si no es transformacional no tiene valor, se vuelve un gasto y no una inversión. Nuestro enfoque no es solo dar recomendaciones, sino acompañar la ejecución. Incluso, también contratamos por resultados y si estos no se dan, el pago es distinto, o una modalidad en la que se comparten los beneficios del cambio.

¿Qué planes tienen a futuro?

Ya llevamos 54 años en Colombia. Empezamos atendiendo a multinacionales presentes acá y hace unos 15 años, por todo el crecimiento del país y el cambio en su economía, vimos que teníamos una capacidad adicional: el conocimiento y la experiencia global de la firma aplicados para atender el mercado local. Hoy, hay 1.500 personas en Colombia, mientras que a nivel internacional sumamos 250.000 integrantes.

Nuestro plan es convertirnos en el mejor aliado de negocios de nuestros clientes en los diferentes campos que atendemos, porque a veces la gente viene por ejemplo por una asesoría tributaria, pero además requiere un plan de inversiones con una transformación, donde le digamos si necesita una mejor estructura de gobierno corporativo.