Empresas

Tecnoglass Inc. va tras US$500 millones de facturación en 18 meses

La firma local sortea con éxito los aranceles impuestos por EE. UU. al aluminio. En el 2017, sus ventas se acercaron a US$315 millones.

Christian Daes, presidente operativo de la empresa colombiana Tecnoglass Inc.

Empresas Por: Portafolio

El efecto negativo que tuvieron las coyunturas electorales y económicas en la construcción en Colombia y Estados Unidos, sus principales mercados, le pasó cuenta de cobro a Tecnoglass Inc., la empresa colombiana de ventanas y perfilería metálica que cotiza en el Nasdaq de Nueva York y que ayer presentó informe público de su operación durante el 2017. Sin embargo, su presidente operativo, Christian Daes, no se queja y dice que el 2018 pinta como el mejor año en historia de la compañía.

(Lea: Tecnoglass buscará crecer 20% en ventas en el próximo año

¿Qué destaca del balance?

Primero, que ya sale un reporte totalmente limpio, sin ninguna debilidad material. Eso es importante porque somos una empresa nueva en el mercado de valores, con menos de cuatro años y acá no es fácil llegar a los estándares que tienen compañías de 50 y 60 años.

(Lea: Tecnoglass adquirió por 35 millones de dólares a GM&P B

Además, obtuvimos la certificación SOX, que es una ley muy estricta de controles financieros, lo cual es como si nos graduáramos. Aparte de eso, los resultados del 2017 terminaron bien y el 2018 luce muy promisorio. Esperamos crecer entre 20 y 30 por ciento.

(Lea: Tecnoglass ya aseguró los negocios del 2017

¿Sí crecieron lo que esperaban?


El 2017 fue un año muy difícil porque en Estados Unidos hubo un bajón, tal vez por las elecciones de finales del 2016 y en Colombia también, en la capacidad de despachos que podíamos hacer.

Se vendía mucho, pero como uno no reporta sino lo que alcanza a facturar, no fue como lo esperábamos. A pesar de eso fue un año decente y nos sirvió además para terminar de consolidarnos.

¿Cuánto crecerán en el año 2018?

Hemos reportado que vamos a crecer de 315 a 360 millones de dólares en ventas, pero incluso sería mas porque estamos siendo conservadores en las proyecciones, ya que es preferible ir ajustando hacia arriba, y no prometer cosas que no podamos cumplir.

¿Qué los impulsará?

El mercado americano ha estado muy fuerte y el colombiano despertó nuevamente. Mientras que el año pasado se despacharon por ejemplo $100.000 millones para edificios en Colombia, este será el doble. Por eso, en el 2017, EE. UU. tuvo casi el 80% de la facturación y Colombia bajó a menos del 17%, pero este año crecerá.

¿Qué planes tienen?

Son muchos, a corto plazo, pero no pueden ser anunciados sino cuando se hagan y a través de la bolsa.

¿Alguna línea nueva de negocios?

Son varias. Una que esperamos estará facturando antes de junio o julio, es inyectar aluminio; va a ser muy rentable porque consumiremos la mayoría de nuestra producción. Además, hay otra integración vertical sobre la que todavía no puedo hablar.

¿Cómo es eso de inyectar aluminio?

Hay piezas que no son perfiles y no se estruyen, como las manijas de las puertas, caparazones y piezas de aluminio fundidas. Es algo que esperamos poner a funcionar pronto porque tenemos la necesidad y va ser muy rentable.

¿Los afectan los aranceles al acero y aluminio en Estados Unidos?

Claro que sí, pero vemos que todos los proveedores, incluso los locales en EE. UU., están teniendo que subir los precios porque también recibían materiales de fuera, debido a que ese país no produce suficiente aluminio para su consumo interno; esto quiere decir que estaríamos en igualdad de condiciones.

Obviamente, uno como empresario no entiende por qué meterle arancel a Colombia cuando tenemos un déficit comercial con EE. UU. y Trump lo que busca es que haya equilibrio. De todas maneras, la ministra (de Comercio) nos comentó que Colombia iba a aplicar para alguna exención y creo que la logrará.

Ustedes venden a futuro, ¿les toca sostener precios?

Yo lo que vendo a EE. UU. de aluminio es muy poco. Llevo ventanas, y a estas no les pusieron arancel.

¿Acaso estas no son hechas de ese material?

Estas entran en una posición diferente por ser un producto fabricado. Ellos no les pusieron –por ejemplo– arancel a las ollas, sino al aluminio. En el caso nuestro, exportamos 13 millones de dólares en aluminio para allá, en las posiciones que ellos pusieron la tarifa y todos nuestros clientes ya aceptaron el aumento parcial.

En algunos casos lo asumimos mitad y mitad, y en otros el 60 por ciento ellos y 40 nosotros, pero todo el mundo aceptó el aumento, porque el mercado se está moviendo hacia arriba.

¿Cómo ha reaccionado el precio internacional del aluminio?

Ha bajado en estos días porque la pregunta es a dónde va a ir ese aluminio.

¿Es decir que esto antes los está beneficiando?

Nosotros nunca perdemos, porque somos optimistas, porque siempre buscamos cómo darle la vuelta al asunto y, tercero, no podemos sentar a quejarnos; eso no resuelve el problema.

¿Cómo evolucionan su participación en el mercado norteamericano?

Todo está para que este sea el mejor año para la firma, porque ya tenemos todas las ventas hechas, ademas de que el primer trimestre va a ser fabuloso, 30 a 40 por ciento mejor que el año pasado, y el segundo trimestre pinta mejor.

¿Cómo va la incursión en otras plazas?

Hemos empezado a vender en Perú, estamos cerca de hacer negocios muy grandes en Paraguay, nos ha ido muy bien en Panamá y seguimos haciéndolo bien en países de Centroamérica, como México.

¿Ese mercado es nuevo?

Sí, nos queremos meter a América Latina.

¿Adónde más entrarían?

Estamos tratando de hacer nuestro primer negocio en Italia, pero el mercado norteamericano está tan desarrollado y creciendo tanto para nuestros productos, que nos está tomando casi todos nuestros esfuerzos.

Tanto así que en los próximos 18 meses pensamos mover despachos por US$500 millones por primera vez en la historia de nuestra compañía, y lo mejor es que todo el panorama pinta para que esa cifra siga subiendo.

INGRESOS SOLO CRECIERON 3,1% DURANTE EL 2017

Según el balance presentado ayer ante los accionistas, el grupo empresarial tuvo en el 2017 ingresos por US$314,5 millones, con un incremento del 3,1% con respecto al 2016.
Su utilidad neta fue de US$5,7 millones y el Ebitda ajustado de US$62 millones.

En el cuarto trimestre de ese año, la compañía percibió por ventas totales US$84,3 millones, que comparados con US$80,3 millones del mismo trimestre del 2016 significaron un incremento del 5,0%. La facturación en Estados Unidos, su principal mercado, creció 24,6%, a US$63,8 millones, en ese mismo periodo.