Empresas

KnightSpeed Moving ofrecerá franquicias

Julián Correa, emprendedor colombiano, fundó la empresa de mudanzas en Estados Unidos hace cinco años y hoy ya es una de las organizaciones ícono en la Florida. Entre sus planes está llegar a Colombia.

Julián Correa, fundador y presidente de KnightSpeed Moving.

Empresas Por: Javier Acosta

Aunque Julián Correa nació en Miami y hoy reside allí, lleva en la sangre lo que es ser un emprendedor colombiano.

Luego de vivir los primeros 17 años de su vida en Colombia, Correa decide estudiar su carrera universitaria en la Florida, donde funda su negocio de mudanzas, KnightSpeed Moving, que hoy es un ejemplo para los jóvenes menores de 30 años, como él.

Portafolio habló con Julián sobre la compañía que fundó y sus planes para seguir creciendo en Estados Unidos a través del modelo de franquicias.

¿Cómo es el detrás de cámaras de la creación de Knight Speeds Moving?

Básicamente comencé como estudiante en Orlando y el negocio nació como un servicio para estudiantes.

Era algo que hacíamos los fines de semana, ayudando a otros estudiantes a hacer las mudanzas. Y con eso competimos en un concurso estilo Shark Tank.

Y aunque no ganamos, ya teníamos el plan de negocios el cual permitió montar la empresa desde el 2013.

Entonces, mientras me graduaba de administración y finanzas, trabajaba medio tiempo. Cuando obtuve el título, trabajé en otro lugar unos meses y en el 2016 hicimos nuestra primera ronda de inversión, que fue cuando me pude dedicar tiempo completo a la empresa.

Hoy en día no solo ofrecemos servicios para estudiantes sino para toda la ciudad, hacemos también trasteos para compañías. Estamos en varias ciudades y creciendo.

¿Cómo llegó a vivir a Estados Unidos?

Yo nací en Miami por decisiones de mis papás, luego a los seis meses de edad me fui a Bogotá y a los 17 años regresé a Estados Unidos.

¿Siempre quiso ser emprendedor?

Desde chiquito hacia negocios con pequeñas cosas. Vendía dulces, servicio de limpieza de carros, de jardines y así nació KnightSpeed.

Porque lo que yo sabía hacer era prestar servicio al cliente y de esa idea salió el negocio. Hoy en día ya tenemos 30 empleados.

¿En qué consiste su modelo de hacer mudanzas?

Al principio yo solo contrataba amigos míos, entonces eran solo universitarios, y eso es lo que más le llamaba la atención a la gente. Eso es porque la industria de las mudanzas no tiene muy buena fama y se conoce por tener gente que no le importa mucho su trabajo y, a veces, eso se ve en el trato con los objetos. Lo que nosotros hacemos es prestar un servicio totalmente enfocado en la experiencia del usuario.

¿Cuáles son sus planes para seguir expandiéndose?

El plan, por ahora, es consolidar las la presencia en donde estamos, y luego queremos montar un modelo de franquicia. La idea es venderlas al recién graduado, al emprendedor joven que pueda con el reto.

¿Se ha planteado la posibilidad de traer el negocio a Colombia?

Mucha gente me lo ha dicho. Es una posibilidad interesante. Pero vamos paso a paso.

¿Ha habido gente que quiera replicar el modelo?

Hasta ahora ningún empleado ha querido replicar exactamente el modelo, pero sí he tenido a bastantes personas que me dicen que han crecido en su carrera profesional aprendiendo de lo que hemos hecho nosotros.

¿Por qué ha sido tan exitoso su negocio?

Generalmente, es un negocio que tiene mala fama y no se ven muchas compañías nuevas y la nuestra es una marca divertida y creativa. Otra razón es nuestra página web, que es una de las pocas donde se puede hacer la reserva totalmente por Internet. Nos estamos adaptando al mercado de hoy en día.

Además de la ronda de inversión de 2016, ¿han visto la posibilidad de hacer más?

En este momento estamos en otra ronda de inversión y estamos buscando socios estratégicos que también están en la industria. Estamos en la mitad de las negociaciones.

Además de las mudanzas, ¿han visto la posibilidad de entrar a otro negocio?

Sí, acá la gente vende muebles o cosas que tengan viejas en su casa y pasa un camión pequeño para recoger eso; ahí vemos una oportunidad. Otro servicio interesante es el de productos para las mudanzas como cajas plásticas. La idea es ir incluyendo más servicios.

¿Cómo está el ambiente para que un latinoamericano cree empresa en Estados Unidos?

Es relativamente fácil. Hay muchos programas que ayudan a entrar al mercado. Por ejemplo, yo estoy en el programa Small Business Administration, que es dirigido a los latinos y les da recursos a los emprendedores para crecer.

¿El caso de KnightSpeed ha inspirado a otros latinos a crear empresa en Estados Unidos?

Sí. He tenido gente en la universidad que han hecho proyectos sobre mi negocio. También dicto conferencias en mi universidad sobre el emprendimiento. Y realmente ha habido muchos latinos con los que he conectado, les he dado confianza para crecer en el país.

¿Qué consejos les da a esos emprendedores?

Con Internet todas las paredes se tumbaron, no hay limitaciones; puedes vender productos o servicios sin ningún problema. Ahora es más fácil llegar a la gente y darse a conocer.

De alguna manera, ¿su negocio no hubiera prosperado si no hubiera sido por Internet?

Actualmente es muy fácil montar una página web para vender productos. Sin embargo, salir adelante con un negocio requiere bastante trabajo, un buen enfoque, optimismo y un poco de suerte.