Empresas

Dueño de Refisal cosecha frutos de la reconversión

Aunque los ingresos de Brinsa crecen entre 5% y 6%, su Ebitda subió el año pasado un 20% y en el 2018 espera que lo haga al 14%.

Karen Brazdys, gerente General de Brinsa,

Empresas Por: Portafolio

La empresa Brinsa, cuyos productos emblemáticos son la sal Refisal y el blanqueador Blancox, está terminando un proceso de modernización y reconversión industrial que comenzó hace varios años. Esto le ha permitido obtener una muy buena rentabilidad que supera con creces el ritmo de incremento en los ingresos.

Su gerente General, Karen Brazdys, explica cómo ha ocurrido esto y cuáles son las bases para un crecimiento más modesto pero sostenido en los próximos años.

(Lea: Refisal, al negocio de los condimentos)

En el 2014 dijeron que duplicarían la operación al 2018. ¿Lo lograron?

No, cuando uno mira crecimientos agregados del 2013 al 2017, en cifras fue de algo más del 5%, pero nosotros cerramos el año pasado creciendo un 6% y vendimos algo más de 502.000 millones de pesos. Tuvimos un buen año. Hemos venido en una transformación tratando de organizar la casa y dejar unas buenas bases cimentadas para poder crecer. Y en términos de rentabilidad crecimos el 20% de Ebitda.

(Lea: $65.000 millones será la inversión en Refisal y Blancox para incrementar su producción

¿Venían de qué cifras?

Al mirar del 2013 al 2016, el Ebitda estuvo estable en alrededor de $88.000 millones, sin crecimiento, y en el 2017 pasamos a $106.000 millones.

¿Y como pinta el 2018?

Pretendemos seguir teniendo un desempeño similar en ventas, aunque en rentabilidad es más complejo por venir de un salto grande. La idea sería que esta creciera a niveles del 13% a 14%, que no es despreciable.

(Lea: Refisal y Águila Light se unen para promover otra forma de beber cerveza

¿Qué están haciendo?

Venimos en un proceso de reconversión tecnológica y modernización que le está entregando a la compañía eficiencias en costos. De ahí los resultados en utilidad superiores a la venta.

Por ejemplo, en modernización, pusimos en operación una caldera en julio del año pasado, que nos trae beneficios en costos, nos da total autonomía en consumo de energía y vapor, y tiene menores emisiones, por lo cual ambientalmente es más amigable. La refinería de sal alcanza mayor eficiencia, de manera que producimos una tonelada de sal con 40% menos de consumo de vapor.

¿Y en sus otras áreas?

En la parte de cuidado del hogar, venimos efectuando ajustes. En la planta de químicos, el año pasado hicimos una reconversión a una planta de electrólisis que pasa a dejar de utilizar mercurio, teniendo en cuenta que en el país este paso lo tienen que dar las empresas máximo al 2023, en tanto que nosotros cumplimos desde el 2017 y estamos contentos.

¿Qué otras inversiones vienen?

Nosotros venimos desde 1994, cuando un grupo de inversionistas le compró Alcalis al Estado, una operación que era bastante precaria y que no venía con mucha inversión; ya llevamos más de 20 años invirtiendo.

¿Qué falta por hacer?

Estamos revisando apenas todas las inversiones que requerimos para soportar el crecimiento a largo plazo.

¿Cuántas líneas de negocios tienen?

Son dos: una en la cual llegamos con química básica a la industria en el país y otra de consumo masivo que llega al mercado con dos marcas: Refisal y Blancox.

¿La línea de química qué provee específicamente?

Son productos que se utilizan para la limpieza de equipos o para blanquear telas; es un negocio más B2B (corporativo).

¿Cuánto pesa cada línea?

Va por terceras partes iguales entre industria, sal y cuidado del hogar.

¿Y cuál crece más?

Crecen en proporciones similares, porque todos tienen motivadores distintos. Por ejemplo, somos proveedores de la industria petrolera y uno ve que con el incremento del precio internacional del crudo hay un mejor desempeño de este sector; la gran ventaja de Brinsa es tener negocios tan distintos.

El de consumo masivo lo partimos en dos, porque son motivadores distintos y uno ve que el negocio industrial crece con la industria, mientras que el de sal lo hace al ritmo del aumento de la población.

¿Cómo se innova en el negocio de sal?

En Brinsa venimos apostándole a las sales de mayor valor agregado, como la marina, la parrillera y la del Himalaya, que obviamente tienen un precio promedio superior.

¿Y en cuidado del hogar?

Ahí tenemos un portafolio distinto, con el blanqueador Blancox, que es el producto más reconocido, el lava-losa y el desmanchador.

¿Habrá nuevas líneas de negocio o expansión hacia otros mercados?

Por ahora no. En este momento tenemos dos plantas por fuera: en Costa Rica, desde el 2007, y en República Dominicana, desde el 2008.

¿En qué mercados están?

En Colombia, Panamá, Costa Rica, República Dominicana, Puerto Rico y Curazao. Las exportaciones corresponden al 5% de la facturación total.

¿Qué planes tienen?

El año pasado estuvimos organizando la casa, sentando bases, porque la idea es hacer una revisión estratégica de cuál es la proyección de la compañía al 2022 o 2027; en eso estamos.

La gente deja de usar sal por salud, ¿eso se refleja en el mercado?

No, nuestro mercado crece con la población, al 1,1% en el país. La sal también se necesita porque el cuerpo requiere de socios para funcionar y a través de ella también le llega a la gente el yodo y el flúor, que sirven para la tiroides y la salud dental. Y las ventas no se han afectado porque adicionalmente tenemos otras referencias con valor agregado, como sales de origen –del Himalaya y de Hawaii– así como la sal Vital, baja en sodio.

PONEN EL FOCO EN TIENDAS


En el negocio de cuidado del hogar, según Brazdys, la entrada de las tiendas de descuento marcó un cambio duro porque estas potencian la posición de marcas propias, y los almacenes de cadena, que son los más afectados, responden sacando las suyas. Esa guerra de precios pone en dificultades a los productores que tienen nombres posicionados.

En su caso, lo que ha hecho es reforzar el canal tradicional constituido por supermercados y tiendas de barrio. “De alguna manera tú te tienes que acercar mucho más al mercado. Nosotros tenemos una buena presencia en el canal tradicional y toca reforzarlo; ese no es un jugador, ni son 10, sino que son múltiples y se trata es de acompañarlos”, explica la directiva.