Empresas

Nissan también falsificó datos de emisiones y combustible

Según la automotriz japonesa, empleados de la compañía habrían manipulado los datos.

Nissan suministrará 4.500 carros para Olímpicos de Río 2016

Empresas Por: Portafolio

Nissan Motor Co., la automotriz japonesa que el año pasado estuvo involucrada en un escándalo de inspección de vehículos, dijo que descubrió algunos casos de irregularidades que involucran la falsificación de datos de emisiones de gases y consumo de combustible.

La falsificación de datos, que ocurrió en 19 modelos en cinco plantas en Japón, se descubrió cuando la compañía llevaba a cabo un control interno sobre los empleados que realizan la inspección final de los vehículos, señaló Nissan el lunes en su sede de Yokohama. El incidente no derivará en un llamado a revisión de vehículos.

(Lea: China estudia prohibir vehículos que usan combustibles fósiles)

Aunque las pruebas no estaban en línea con la normativa del gobierno japonés, el incidente, basado en lo que se ha divulgado, podría no ser tan amenazante como el escándalo de las emisiones que involucró a Volkswagen AG.

Las pruebas de emisiones de vehículos alcanzaron prominencia a nivel mundial después de que se descubriera que el fabricante de automóviles europeo instalaba dispositivos en sus vehículos diésel que le ayudaron a superar los estándares. Las autoridades alemanas todavía están investigando al fabricante de automóviles.

(Lea: Estados Unidos demanda a Fiat Chrysler por emisiones diesel

Daimler también está bajo investigación y ambos fabricantes enfrentan demandas en Alemania y Estados Unidos.

Durante los controles, Nissan descubrió que los empleados falsearon los datos de temperatura y humedad en la cámara de prueba y manipularon los datos de emisiones de monóxido de carbono y dióxido de carbono. El fabricante contrató a una firma de abogados para investigar más a fondo el asunto.

(Lea: Volkswagen llega a un acuerdo con EE. UU. sobre el fraude de los motores diésel

El anuncio de Nissan, después de un escándalo por las inspecciones que llevó al retiro de aproximadamente 1,2 millones de vehículos el año pasado, es el más reciente de una serie de escándalos de fabricantes de autos que incluyen a Mitsubishi Motors Corp. y Subaru Corp. que han hecho mella en la reputación del sector manufacturero de Japón.

Las acciones de Nissan perdieron un 4,6 por ciento en Tokio, la mayor caída desde noviembre de 2016, antes de que la compañía realizara una conferencia de prensa el lunes. La acción ha perdido un 11 por ciento de su valor este año.

Renault, que es el mayor accionista de Nissan, cayó hasta un 2,6 por ciento al comienzo de la sesión, para luego revertir parte de esas pérdidas.

Hiroto Saikawa, de 64 años, dijo el año pasado que él y otros ejecutivos de la automotriz se rebajarían sus sueldos en forma voluntaria después de que el escándalo por la inspección de automóviles llevara a la empresa a llamar a una revisión de vehículos en Japón y una reducción en su proyección de ganancias.

Nissan suspendió los registros de vehículos en Japón luego de que el gobierno considerara que el proceso de inspección era defectuoso. Los trabajadores no autorizados para certificar vehículos aprobaron la inspección final en la última etapa de las líneas de ensamblaje y ese proceso puede haberse remontado a 1979 en su planta de Tochigi, según un informe del año pasado de Nissan y un bufete externo asignado para investigar.

El año pasado, Kobe Steel Ltd. dijo que vendió a más de 500 compañías productos que no pasaron las pruebas de control de calidad. Subaru, que admitió haber adulterado los registros de datos de emisiones para equiparar el kilometraje presentado al gobierno, también estuvo involucrado en una controversia similar a la de Nissan. Yasuyuki Yoshinaga dejó el cargo de máximo ejecutivo de Subaru este año.

Nissan rescató a Mitsubishi Motors en 2016 después de que se descubriera que la compañía había falsificado las estimaciones de kilometraje de varios de sus vehículos. El presidente de Suzuki Motor Corp., Osamu Suzuki, dejó el cargo de CEO después de que el fabricante de automóviles admitiera haber utilizado métodos de prueba de consumo de combustible no aprobados en 2016.