Empresas

Cerveza Heineken se fortalece y prepara su producción local

En tres años, la marca ha logrado triplicar el volumen comercializado. La empresa construye su planta en Sesquilé.

Heineken

Empresas Por: Portafolio

El portugués Raúl Filipe Dos Santos Simao, country manager de Heineken Colombia, explica la tarea que ha hecho la marca premium de cerveza en el país para lograr en los últimos tres años triplicar su volumen en el mercado.

Dice que la compañía, de origen holandés, tiene más planes de crecimiento gracias a la planta de Central Cervecera de Colombia, en Sesquilé (Cundinamarca), cuya construcción entra en su recta final.

(Lea: Despega estrategia de Heineken en Colombia). 

¿Cómo opera hoy la marca en el país?

El modelo que tenemos para manejar el negocio en Colombia en realidad tiene varios componentes: Postobón y CCU (Compañía de Cervecerías Unidas), nuestro socio chileno de muchos años, que tiene varios mercados en América Latina. De ese joint venture entre es que resulta CCC (Central Cervecera de Colombia).

Esta empresa se está desarrollando en Colombia y Heineken cuenta con un modelo de trabajo de sus marcas a nivel global que pasan, precisamente, por una licencia para que pueda desarrollar nuestras marcas acá.

Por otra parte, está el acuerdo de distribución, de comunicación, de innovación entre los tres socios, después del cual le permite desarrollar la marca Heineken como tal, con otras marcas de su portafolio global. En este caso tenemos Tecate y Sol, ya en Colombia. Entonces, mi rol es, muy mano a mano con el equipo de gerencia de CCC, desarrollar el negocio. Al mismo tiempo, estoy muy enfocado en traer todo el know how.

¿Cómo va la planta?

La planta es un proyecto de Central Cervecera y va a llegar un día en que, se supone, las marcas Heineken van a poder ser producidas en ella. Por eso es importante todo lo relacionado con la calidad de la cerveza, los procesos de producción, la forma como manejamos los ingredientes.

Heineken empezó a producirse en Holanda y ahí fue creada, pero hoy en día está presente en 192 países y muchos de ellos tienen su producción local.

Lo interesante es que en cada país, independiente de la forma como se está manejando el negocio, los procesos son los mismos para garantizar que el producto sea igual.

Queremos que el consumidor pueda disfrutar siempre del mejor sabor, sin importar si está en Holanda, Chile o Singapur. Eso es lo que siempre buscamos y Colombia no puede ser una excepción.

¿Cuándo estará lista la fábrica?

Ese tema es manejado por CCC. No sabría decir exactamente, la verdad es que estamos en la parte final del proyecto.

¿Será este año?

Lo que CCC cree es que va a ser este año, ese es el plan. Pero en estos proyectos, con una inversión tan grande y con los estándares de calidad que se buscan, conectando eso a la idea de que la apuesta es de largo plazo, un mes o dos no hacen la diferencia.

Es clave que la planta se concluya y que los equipos estén bien capacitados. Para nosotros y los socios la calidad debe ser respetada. En todo caso, no está previsto que Heineken empiece a producir localmente este año. Por ahora, la cerveza se trae de Holanda.

¿Qué implica producir localmente?

Tener una producción local nos permite ser mucho más flexibles. Por ejemplo, toda la estrategia de empaques puede ser adaptada al país, queda mucho más fácil hacerlo así que depender de una planta que está produciendo para todo el mundo, donde uno tiene menos flexibilidad. Hay aspectos importantes con los que uno puede garantizar que se atienden las necesidades del consumidor de la mejor manera.

¿Hay algo planeado para el mercado colombiano específicamente?

Todavía estamos en eso. No está definido, pero seguro que lo vamos a hacer. Sabemos que en América Latina no todo es igual, las costumbres y los hábitos de consumo del colombiano son diferentes.

El punto principal es todo el proceso para garantizar la calidad y el sabor, como debe ser en todos los mercados. Tenemos expertos y nuestros maestros cerveceros que viajan por todo el mundo capacitando en esos temas.

¿Cómo analiza el mercado colombiano?

Estamos observando, como tendencia, que el consumidor está en el proceso de apertura a cosas distintas. Antes estaba acostumbrado a una o dos marcas y el rol de Heineken, en su segmento premium, es traer esa diversidad. Desde el 2015 hasta el 2018, vamos casi que a triplicar nuestro volumen. Ese es un buen síntoma que el consumidor colombiano está dispuesto a probar, no solo en cerveza, sino en otros sectores.

¿Ese aumento coincide con el anuncio de la construcción de la planta?

Sí, desde el 2015, cuando empezamos esa forma de trabajar entre el equipo de Postobón, el de CCU y el de Heineken, estamos muy contentos. Tenemos una visión de largo plazo; a nosotros nos interesa mucho más las grandes tendencias. Lo que sentimos es que tenemos las condiciones para seguir y, quizás, triplicar dentro de los próximos tres años el volumen, no solo de la marca principal, sino del resto del portafolio.

¿A quién le han quitado mercado?

Es una buena pregunta, porque el mercado no está creciendo mucho y nuestro crecimiento debe venir de otras marcas. El consumidor colombiano está en la tendencia de probar, creemos mucho que cada vez más va a desarrollar su repertorio de marcas y en otros mercados. Entre México y Chile, el promedio es de 6 a 7 marcas de cervezas por consumidor. Aquí está entre dos o tres; en EE. UU. el promedio es de 12 o 13.

Constanza Gómez G.
congom@portafolio.co