1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Empresas

Bayer decidió eliminar la marca de Monsanto

Una vez que se ejecute la compra, la cual se completaría este mismo jueves, la firma alemana sí mantendrá los nombres de sus productos.

Bayer - Monsanto

EFE

POR:
Portafolio
junio 05 de 2018 - 08:06 a.m.
2018-06-05

El grupo farmacéutico y de agroquímica alemán Bayer anunció en las últimas horas que suprimirá la marca Monsanto, después de la adquisición del gigante estadounidense de semillas y pesticidas.

“Bayer seguirá siendo el nombre de la empresa. Monsanto, como nombre de empresa, no se mantendrá”, anunció la compañía alemana, que quiere cerrar definitivamente la fusión este jueves.

(Al fin, Bayer logra la compra de la estadounidense Monsanto por US$66.000 millones). 

Eso sí, la nueva compañía conservará los productos de Monsanto, como el Roundup, uno de los herbicidas más usados del mundo pero acusado de ser nocivo para la salud.

Según Liam Condon, responsable de la división agroquímica de Bayer, los empleados del grupo estadounidense “están orgullosos de sus productos”. También explicó que hace algunos años Monsanto pensó en cambiar de nombre pero finalmente renunció “por cuestiones de costo”, aseguró.

Bayer sí mantendrá el nombre de otras marcas muy conocidas entre sus clientes agricultores como Dekalb (semillas de maíz y colza), Seminis (semillas hortícolas) o De Ruiter (semillas hortícolas).

El abandono de la marca Monsanto es una manera para el grupo alemán de distanciarse de un nombre que ha sido objeto durante años de protestas no sólo de ecologistas, sino también de grupos de agricultores. Monsanto se ha visto mezclado en varios procesos judiciales por cuestiones de salud o de efectos nocivos para el medio ambiente atribuidos a sus productos.

Por otra parte la compra de Monsanto por US$63.000 millones, un monto sin precedentes para un grupo alemán al adquirir una compañía extranjera, es un momento histórico para Bayer, cuyo objetivo es reforzar considerablemente su división agroquímica, la segunda en importancia por detrás de la farmacéutica.

Para financiar la operación, Bayer anunció el domingo una ampliación de capital de 6.000 millones de euros y una deuda de más de US$30.000 millones, lo que este lunes llevó a la agencia de calificación Standard and Poor’s a rebajar su nota de crédito a largo plazo de ‘A-‘ a ‘BBB’.

El anuncio de la fusión, en mayo de 2016, es el resultado de la apuesta de Bayer por una agricultura cada vez más intensiva, en un planeta que alcanzará 10.000 millones de habitantes en 2050, pero que no tiene tierras cultivables suficientes para alimentarlos.

La nueva entidad superará a sus competidores del sector recientemente fusionados, ChemChina, asociado con el suizo Syngenta, y Dow con DuPont, dos compañías estadounidenses.

AFP

Compartir