1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Empresas

Dos piedras en el zapato en Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea

Régimen de licores y biocombustibles para vehículos podría entrabar la ratificación del acuerdo come

POR:
marzo 28 de 2011 - 01:47 a.m.
2011-03-28

El Tratado de Libre Comercio (TLC) entre la Colombia y la Unión Europea (UE), negociado en español e inglés, comenzará a ser traducido a las otras 21 lenguas del bloque comunitario, paso previo al proceso de ratificación por el Consejo y el Parlamento europeos. Sin embargo, el embajador de la UE en Colombia, Fernando Cardesa, advirtió que persisten dos problemas que, según lo acordado, no se han resuelto. Esto, comentó, podría demorar la entrada en vigencia del TLC, en el que también participa Perú. ¿Se prevén inconvenientes para la ratificación del TLC? En este momento hay dos problemas de política comercial que no están resueltos, sobre la base de lo que está establecido en el acuerdo: en Colombia existe un régimen de comercialización de licores supeditado a normas específicas y particulares de cada departamento, un régimen que yo diría cuasi anárquico. Hay departamentos que prohíben entrar licores de origen nacional o extranjero, otros no, otros ponen una fiscalidad (tarifa) más alta, otros, más baja. ¿Y cuál es el problema? Que el compromiso establecido en el acuerdo es que se regulará un régimen uniforme, y hoy por hoy no existe, y que no sea discriminatorio con los licores extranjeros, de la UE, en este caso. ¿Cuál es el otro problema? El de los biocombustibles para vehículos. La normativa colombiana no es clara y, además, está sujeta a constantes modificaciones. Este es un tema que también hay que arreglar, con una norma cuyo objetivo sea mejorar el contenido de combustibles de tipo biocombustible y que sea compatible con las capacidades técnicas de los motores y con el parque automotor. Hay un compromiso del Gobierno colombiano de que esa racionalización se va a hacer. Si al Consejo no le ‘cuadra’ algo, ¿habría que renegociar el acuerdo? No, más que renegociar es esperar que la totalidad del acuerdo esté conforme a la realidad. En el caso de los licores, hay un compromiso de que el Gobierno establecerá un régimen uniforme y no discriminatorio. Hoy, ese régimen no es ni lo uno ni lo otro. ¿Y esto impediría que el TLC entre en vigencia? Sí, lo que puede suceder es que el Consejo condicione su ratificación a que esas condiciones se han cumplido. ¿Hay preocupación por eso? La negociación del acuerdo concluyó en mayo del año pasado y no hay una normativa uniforme. Estamos preocupados por eso, porque el acuerdo hay que aplicarlo en su integridad. El asunto es que se arreglan esos problemas o no hay ratificación. El acuerdo ya fue rubricado por los jefes negociadores de la UE, Colombia y Perú ¿Qué sigue? Lo que sigue es la traducción a las lenguas oficiales de la UE, que durará dos o tres meses. El texto estará perfeccionado para el procedimiento de ratificación aproximadamente a finales de mayo o principios de junio. ¿Y después? La UE lo presenta para su ratificación al Consejo, que se pronuncia primero, y al Parlamento Europeo. ¿Cuál es la expectativa? Que el Consejo se pronuncie en octubre o noviembre de este año y que el Parlamento lo haga, bien a finales de 2011, lo cual no es muy presumible, o en enero-febrero del 2012. Si no hay inconvenientes, ¿cuándo regiría el acuerdo? Normalmente estos acuerdos entran en aplicación o el primero de enero del año siguiente o el primero de junio siguiente; lo más probable es que sea el primero de junio del 2012, aunque, si las cosas fueran muy bien y hubiera tiempo para todo, podría ser el primero de enero próximo.

Compartir