1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Empresas

Expertos rechazan postura de la Contraloría en cuentas de Reficar

Los contadores afirman que la información financiera se ajusta a la normatividad internacional y que así lo debería reconocer el organismo de control.

Reficar

Reficar reseñó un movimiento por impairment de $1,5 billones, como resultado de un menor valor contable para la generación de efectivo. 

Archivo particular

POR:
Portafolio
junio 26 de 2018 - 09:19 p.m.
2018-06-26

Gran malestar ha generado entre el sector contable del país la última actuación de la Contraloría General, al no aprobar el ejercicio financiero del 2017 del complejo industrial Reficar.

Para el Colegio Nacional de Contadores las cuentas de propiedad, planta y equipo, así como por el cálculo del impairment (prueba de deterioro de los activos) que registró el complejo industrial en su reporte financiero, se ajustan a las normas internacionales NIIF.

(Lea: Reficar rechaza denuncia de la Contraloría sobre informe financiero)

Portafolio consultó al gremio sobre el tema, y su vocera, Flor Estela Quiroga, señaló que preocupan las contradicciones de uno y otro lado, y asegura que la instancia que debería entrar a dirimir la disputa es la Junta Central de Contadores.

Sin embargo, recalcó que una firma de auditoría como EY, que desarrolla una revisoría fiscal amparada en las normas NIIF, no debería tener problemas en darle el visto bueno al informe financiero, como fue el caso de Reficar para el ejercicio del 2017.

(Lea: Denuncian irregularidades en pleito internacional por Reficar

Incluso evidenció que las mismas normas NIIF tienen procedimientos que evitan precisamente que se maquillen las cifras o se alteren los estados contables. “Este es un tema de debate al interior del gremio”, reiteró.

Así mismo, señaló que queda en el ambiente la duda de cómo el organismo de control, que vigila el manejo de las cuentas en las entidades del Estado, realiza sus auditorías contables.

(Lea: Contraloría asegura que contabilidad de Reficar fue maquillada

INFORMACIÓN CON NORMAS ACEPTADAS

Al consultar con voceros de la firma auditora sobre la opinión negativa a los estados financieros de la refinería, hechas por el organismo de control, estos señalaron que por cláusula de confidencialidad no podían emitir información del caso de su cliente.

Sin embargo, en la misiva que entregó EY junto al informe financiero, y a la cual tuvo acceso Portafolio, indica que “los estados financieros presentan razonablemente, en todos sus aspectos de importancia, la situación financiera de la Refinería de Cartagena S.A. al 31 de diciembre de 2017, los resultados de sus operaciones y los flujos de efectivo por el año terminado en esa fecha, de conformidad con las normas de contabilidad y de información financiera aceptadas en Colombia y ciertas normas emitidas por la Contaduría General de la Nación”.

Así mismo, Reficar en su comunicado subraya que las cuentas se realizaron “con sujeción estricta a las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF)”.

Además, la administración de Reficar indicó, en el mismo texto, que el pasado 22 de junio elevó una solicitud de revisión al informe final de la Contraloría, con el propósito que se reconsideren los argumentos entregados por la compañía durante la auditoría financiera y deje sin efecto la opinión negativa a los estados financieros.

DESARROLLO DE LA POLÉMICA

En su informe de cuentas, la refinería indicó que como resultado de su operación del 2017, obtuvo una utilidad por $48.094 millones (en balance positivo), frente a los $2,4 billones de pérdidas reportadas en el 2016.

Y que para lograr esta ganancia, el complejo industrial reseñó un movimiento por impairment de $1,5 billones, como resultado de un menor valor contable para la generación de efectivo, que pasó de $21,6 billones en 2016 hasta $20,6 billones en 2017. Así mismo, a pesar de que la refinería registró mayores pérdidas en costos, el citado movimiento permitió un aumento desde $21,7 billones hasta $22,7 billones. Para trazar el valor del impairment, la refinería indicó que se calcularon una serie de variables con base en los volúmenes de cargas de crudo y producción de combustible, un margen bruto de refinanciación y una tasa real de descuento del 6%, determinada bajo la metodología para Costo Promedio Ponderado de Capital (Wacc, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, el ente de control fiscal advirtió que la empresa habría utilizado para el cálculo de la tasa de descuento Wacc fechas no precisas, que afectan el resultado de la operación.

El cálculo del impairment fue calificado por la Contraloría, a través de un comunicado, como de “un posible sesgo de la dirección de la empresa, entendido como falta de neutralidad en la preparación de la información”.

Incluso el órgano de control reiteró horas más tarde, en otra nota de prensa, que “no es coherente que teniendo estas pérdidas brutas ($52.838 millones) y con costos operativos superiores a $740.000 millones, la empresa muestre una utilidad neta positiva, todo gracias a un ajuste contable”.

Ante la primera aseveración, Reficar, a través de un comunicado, recalcó que “los estados financieros fueron revisados y auditados por la firma EY, quienes emitieron una opinión sin salvedades ni limitaciones, razón por la cual reflejan razonablemente la situación financiera, los resultados de las operaciones y los flujos de efectivo de la compañía”.

Mientras la Contraloría se mantiene en su afirmación de que los estados financieros de Reficar presentan incorrecciones en el ejercicio contable del 2017, la refinería y los contadores insisten en que la entidad debe revisar el proceso bajo las normas NIIF.

Compartir