1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Empresas

Exportar pieles, el nuevo reto de Cueros Vélez

‘Hay que pensar positivo porque el negativismo es contagioso’ afirma el presidente de
la marca, Juan Raúl Vélez.

Juan Raúl Vélez

Juan Raúl Vélez, presidente de Cueros Vélez.

Foto: Cámara Lúcida.

POR:
Portafolio
abril 20 de 2017 - 07:39 p.m.
2017-04-20

Inaugurada la planta para la producción de pieles en el municipio antioqueño de Amagá, Cueros Vélez empieza la tarea de conquistar mercados internacionales para esa línea. Los primeros contactos los ha hecho en Estados Unidos, Italia y Australia. La meta es copar el total de la capacidad de 30.000 unidades, ya que el consumo interno es del 50 por ciento.

La firma de origen familiar hizo esta inversión por 55.000 millones de pesos confiada en la buena marcha de los negocios y la mejoría de la actividad industrial en el país. “Uno no se puede quedar quieto pensando que la situación está mala, porque entonces cómo se revierte la situación. Hay que pensar con optimismo”, aseguró Juan Raúl Vélez, presidente de la compañía.

Lea: (Cueros Vélez inaugura hoy una planta en Amagá). 

¿Qué significa para ustedes la inauguración de esta planta?

Significa la cúspide de lo que podemos hacer en la integración vertical. No es la cúspide para la empresa, porque el trabajo apenas empieza con la misión de copar la capacidad de producción. Es un reto grande porque genera 30.000 pieles mensuales y Vélez consume apenas 15.000. Así que tenemos que colocar en el mercado de 10.000 a 15.000 pieles que ya empezamos, afortunadamente, con un programa de exportación.

¿Qué contactos han hecho?

La semana pasada hicimos unas ventas a Estados Unidos. Esta semana a Australia y la próxima a Italia.

Lea: (Cueros Vélez fortalece su línea de precios bajos). 

¿Qué diferencia tiene esta producción frente a la oferta tradicional?

Básicamente, la diferencia puede estar en los acabados. Lo nuestro es de mayor valor agregado y esto incluye producto para muebles, tapicería, marroquinería y calzado. Ese valor agregado está expresado en la suavidad de la piel. No es lo mismo la piel para calzado que para un bolso. Todo depende de lo que necesite el cliente.

¿Y qué expectativas de negocios tienen?

Espero que desde junio y hasta finalizar el año, la planta quede al tope, con las 30.000 pieles mensuales.

Lea: (Cueros Vélez se fortalece en el país). 

¿Tienen posibilidades de ampliación?

No. De hecho, al principio pensamos solamente en producir 10.000 pieles, pero por el tema de la planta de tratamiento de aguas residuales y los permisos, era difícil ampliarla. Por eso, de entrada, decidimos hacerla sobredimensionada para las necesidades de Vélez.

¿Qué aporta en lo ambiental?

Este es un sector estigmatizado porque en la informalidad los vertimientos van a los ríos y contaminan las aguas. Quisimos ser muy cuidadosos en eso y por eso tenemos la última tecnología. Esta planta cumple las últimas normas ambientales del mundo.

¿Cómo queda catalogada dentro de la industria?

Como una de las más modernas de Latinoamérica y como la más moderna del país. En la región, se destacan fábricas de este tipo en México, Brasil y Argentina.

¿Esta infraestructura reemplaza otro centro de producción?

Antes no empezábamos desde la piel cruda. La comprabamos, la mandábamos curtir en otro lado y nosotros terminábamos el proceso hasta lograr el acabado de la piel. Teníamos una planta en Medellín al frente de la empresa, donde está la sede, y nos trajimos todo para acá.

¿Cuál es la proyección en exportación de cuero?

Para el próximo año está entre 14 y 16 millones de dólares. Este año no creo que pasamos de 4 a 5 millones de dólares. El crecimiento se verá en la medida en que nos conozcan los clientes. En este momento nos han hecho pedidos de prueba porque quieren ver la calidad y el cumplimiento.

¿Cómo ve la coyuntura tras las caídas en la producción industrial y las ventas del comercio en febrero?

Yo creo que hay que pensar positivo porque el negativismo es contagioso. Sin duda, el primer trimestre fue duro pero hay que trabajar mucho esperando siempre lo mejor. Uno no se puede quedar quieto pensando que la situación está mala, porque entonces cómo se revierte la situación. Hay que pensar con optimismo.

¿Cómo estima el comportamiento de las tiendas para este año?

Esperamos crecer en las tiendas un 18 por ciento finalizando el año.

¿Cómo avanzan en los nuevos formatos?

Ya tenemos tres Vélez Home, donde incursionamos en muebles y objetos de decoración, pisos, paredes y tapetes de cuero. Tenemos dos desde octubre del año pasado y hace dos meses abrimos en el centro comercial Viva Barranquilla. Por ahora vamos a mirar qué aprendemos antes de abrir más.

¿Y cómo está la internacionalización de la marca?

Tenemos tiendas en Guatemala, México, Costa Rica, Panamá y Perú.

¿Tienen planes de expansión?

Tenemos muchas solicitudes de franquicias en España, Portugal y Chile, pero no nos gusta mucho el modelo. Preferimos hacerlo directamente.

¿Entonces consideran esos mercados para entrar directamente?

Por ahora tenemos que mejorar muchas cosas internamente para seguir con nuevos mercados internacionales. Queremos consolidar los que tenemos y abrir más tiendas en Perú y en México. Ese es el foco del negocio en cuanto a tiendas por fuera.

¿Los negocios industriales y comerciales a cuánto ascienden?

Tenemos todo bajo una razón social. El año pasado ascendieron a 348.000 millones y este año esperamos crecer entre un 18 y 20 por ciento.

¿Está confiado en una mejoría en los negocios para lo que resta del año?

Sí. Tengo fe de que van a mejorar y trabajamos para que se dé. Si me quedo esperando lo peor no hago nada. Como dice por ahí un dicho, si la gente está llorando no se ponga a llorar también, véndale pañuelos.

Compartir