1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Empresas

La divulgación del impacto climático toma impulso entre las grandes empresas

Es una buena idea presionar a las compañías para que sean más transparentes sobre los riesgos.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron,

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha sido uno de los líderes en la defensa del Acuerdo de París tras la salida de Estados Unidos.

EFE/Philippe Wojazer

POR:
Portafolio
diciembre 15 de 2017 - 08:09 p.m.
2017-12-15

Más allá de las costas del río Potomac, donde el compromiso estadounidense con la lucha contra el cambio climático sigue en entredicho, se está acumulando evidencia de que el impulso político hacia la acción ha alcanzado un punto crucial.

(Lea: Hasta 0,35% del PIB sería para cambio climático

Una señal prometedora que surgió de la cumbre One Planet celebrada este año cerca de París fue la promesa de 225 instituciones financieras de comenzar a pedirles cuentas a las compañías más contaminantes.

(Lea: ‘Los costos del cambio climático los debemos pagar entre todos’

Inversionistas de ocho de los principales gestores de activos, fondos de pensiones, aseguradoras y principales fondos de riqueza soberana del mundo, así como 20 bancos globalmente sistémicos, lo respaldaron. Se unirán a Climate Action 100+ para presionar a las compañías para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y mejorar la divulgación y supervisión de las amenazas relacionadas con el clima.

(Lea: Sembrar para restaurar, modelo que gana terreno

El cambio climático retiene tres tipos de riesgos para las firmas. A corto plazo, habrá consecuencias si los gobiernos toman en serio el cumplimiento de sus compromisos contraídos en virtud del Tratado de París de limitar los aumentos de temperatura a 2ºC. Si lo hacen, habrá costos para las compañías que no cumplan.

El riesgo mucho más serio a largo plazo es que los gobiernos no actúen o hagan demasiado poco demasiado tarde. Medir el impacto potencial en las consecuencias de los eventos catastróficos que hipotéticamente se producirían después, junto con las consecuencias sociales y económicas, no será fácil. Pero la amenaza de que éstos sean más frecuentes es real.

Se pronostica que las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero aumentarán un 2% a un nivel récord este año, impulsadas por el crecimiento económico de China, según el Global Carbon Project. Esto pone fin a un período de tres años con casi ningún aumento de las emisiones.

El efecto alarmante sobre el medio ambiente es innegable. Esta semana, un informe de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica estadounidense reveló que el permafrost en el Ártico se está descongelando más rápidamente que nunca, y el agua de mar se está calentando y derritiendo al ritmo más rápido en 1.500 años. Las implicaciones para las compañías de seguros a corto y mediano plazo son obvias.

Un tercer riesgo es que los avances en la tecnología ecológica ocurran más rápidamente de lo que se piensa. Si bien esto ofrece enormes oportunidades para aquellos empresarios que puedan mantener el ritmo, podría ser desastroso para aquéllos que no.
Las compañías de combustibles fósiles se quedarían con activos bloqueados, lo cual pondría en peligro su viabilidad comercial.

No existe un marco legal vinculante para hacer cumplir la divulgación sobre estos temas. Pero el hecho de que muchas de las principales instituciones financieras del mundo estén preparadas para impulsar una mayor transparencia, es alentador. ExxonMobil – la compañía cotizada de gas y petróleo más grande del mundo – se comprometió a cumplir. Anteriormente, intentó activamente ocultar las preocupaciones sobre el daño que están causando las emisiones de carbono. El hecho de que ahora prometa cumplir con las divulgaciones muestra que aún es posible movilizar a las grandes compañías para enfrentar el cambio climático, incluso aunque Trump sea tan explícitamente hostil hacia la agenda.

El cálculo del impacto probable será inexacto y la información provista inicialmente tendrá una utilidad diversa. Pero para ciertas categorías de compañías, los tres principales riesgos serán importantes para el balance final.

Por lo tanto, no se trata sólo de los activistas que luchan por la desinversión de las compañías más contaminantes quienes tienen interés en una mayor divulgación sobre las implicaciones del cambio climático. Los accionistas ordinarios también deben saberlo.

Hacer que sea más difícil para las compañías ignorar el costo de su huella de carbono podría ser un factor que las obligue a reducirlo. Éste es un ejercicio de transparencia y presión de grupo que tendrá consecuencias a largo plazo.

Compartir