1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Empresas

Las lecciones que deja el paro de pilotos, luego de 51 días

Sindicatos creen que los aviadores demostraron que el ejercicio de la huelga en Colombia sí es posible y que le dieron una lección de dignidad al país.

Avianca

CEET

POR:
Portafolio
noviembre 10 de 2017 - 04:33 p.m.
2017-11-10

El paro de pilotos de Avianca, que terminó este jueves y que se convirtió en la huelga más larga del sector aeronáutico de Colombia y la más extendida en la historia de la aviación comercial mundial, deja grandes lecciones al país.

Una de ellas tiene que ver con la urgencia de desarrollar políticas para mejorar la conectividad aérea de Colombia, dependiente de una compañía. 

(Lea: La tensa asamblea en la que se decidió el fin de la huelga de pilotos). 

“El paro de pilotos de Acdac evidenció la dependencia del país frente a la operatividad aérea que está en su mayoría concentrada en Avianca y que prende las alarmas en torno a la normatividad y los vacíos jurídicos que no permitieron declarar el servicio de transporte aéreo como un servicio público básico esencial, que pusiera en su momento freno a la huelga y evitara la afectación de la economía nacional, sumiendo al país en una crisis y dejándolo en manos de los promotores del paro y las decisiones de la empresa. Estos aspectos ponen sobre la mesa discusiones de fondo que deben traer beneficios para la conectividad aérea y que el Gobierno Nacional y los gobiernos locales pongan el ojo en un tema de gran importancia para la economía del país y para el desarrollo y fortalecimiento del sector turismo”, señaló Cotelco, horas después de conocerse la decisión de Acda de levantar el paro que ajustó 51 días.

Para Francisco Maltes, miembro de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), la mayor enseñanza y ganancia de fondo de este paro es que se demostró, que pese a los obstáculos es posible el ejercicio de la huelga en Colombia.

“Los pilotos dieron una lección de dignidad al país, que mostró su voluntad política, y que les permitió exponer una cara contraria a la que mostró la empresa llena de arbitrariedad, de chantaje y de persecución”, indicó Maltes.

El representante de los trabajadores agregó que los pilotos colombianos obtuvieron varios triunfos con este paro, que servirán como ejemplo para los demás empleados del país.

“En primera instancia hay que destacar que hay un fallo que niega la posibilidad de que la empresa contrate pilotos extranjeros. Esto está claramente consagrado en el Código Sustantivo del Trabajo, lo que quiere decir que el esquirolaje está prohibido en el país y los pilotos lo reafirmaron con su lucha”.


Para Maltes, el segundo triunfo tiene que ver con un fallo de las autoridades judiciales en el sentido que se debe reintegrar de manera inmediata todos los pilotos que fueron despedidos de una manera arbitraria por la empresa.

“ESTE PARO ES UNA GUERRA QUE NADIE GANA Y TODOS PIERDEN”

Sin embargo, para Jorge Manrique, director del Departamento de Derecho Laboral y abogado de la Universidad Externado de Colombia, este paro lo que dejó fue grandes insatisfacciones para los trabajadores sindicalizados porque se quedaron sin nada.

“A pesar de que los pilotos buscaron una salida decorosa con la firma del acta en la Defensoría del Pueblo, se llegó a un punto muy alto de conflicto y sin embargo no llegaron a ningún acuerdo. Todo fue un esfuerzo muy grande que no fructificó”, indicó Manrique.

Para él, la lección más grande que deja este paro es que las partes, durante un conflicto laboral, deben ser más razonables en sus posiciones, ya que en esta huelga, se mostraron perspectivas muy extremas en las que finalmente no hubo ganador.

“Este paro fue una guerra que nadie ganó y todos perdieron”, agregó Manrique.

De acuerdo con el experto en derecho laboral, pese a que teóricamente el paro ya terminó, el conflicto continúa porque hay unas demandas en marcha como la declaratoria de ilegalidad en la Corte, en la sala de casación laboral, y el tribunal de arbitramento.

Javier Acosta
@javaco18
Portafolio.co

Compartir