1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Empresas

Corona divide el mando para responder a retos de su industria

Carlos Enrique Moreno, cabeza de la ‘holding’, expresó que el 2017 ha sido un año de crecimiento casi nulo.

Carlos Enrique Moreno, presidente de la Organización Corona.

Carlos Enrique Moreno, presidente de la Organización Corona.

Cortesía Corona

POR:
Portafolio
agosto 24 de 2017 - 09:33 p.m.
2017-08-24

Durante seis años la Organización Corona, uno de los conglomerados más importantes del país, venía planeando una sucesión en la línea de mando de la división encargada de sus emblemáticos productos para el hogar y la construcción.

Ayer anunció, finalmente, que Carlos Enrique Moreno continuará como presidente de la holding, pero no será más cabeza de Corona Industrial, donde, desde octubre lo sucederá Jaime Alberto Ángel.

Corona Industrial está compuesta por cuatro negocios: baños y cocinas; superficies, materiales y pinturas; insumos industriales y manejo de energía, y la cuarta es la de ‘mesa servida’ (vajillas). Pero además están los Almacenes Corona y una división comercial. En este momento invierte 400 millones de dólares en una planta de cemento.

La Organización Corona, por su parte, actúa como matriz de ella, igual que de Sodimac Colombia y es propietaria de las inversiones del grupo en Falabella de Colombia y el Banco Falabella.

Moreno habló con Portafolio acerca de lo que viene para la compañía.

¿Por qué se da el relevo?

Yo llevo ya 16 años en Corona y, con la junta directiva, veníamos hace rato trabajando un plan de sucesión que se concretó ayer (miércoles) en el negocio industrial. Durante todos estos años nos hemos reinventado varias veces y la renovación del liderazgo es uno de los temas inherentes a esta organización.

¿Cómo eligieron a quien lo sucederá?

Yo me siento realizado y feliz de que sea Jaime Alberto Ángel mi sucesor en Corona Industrial. Él es un impresionante ser humano y se caracteriza ademas por los resultados. Una parte importante de lo que viene haciendo Corona en innovación se lo debe a él y a su gente. Lleva 35 años en la compañía, fue uno de los que comenzó el negocio de nanotecnología, con Nexentia, y uno de los principales promotores del negocio de cemento.

¿Por qué pasar de uno a dos presidentes?

Ahora con el negocio de cemento, más la parte internacional y los retos de transformación, el manejo se había vuelto muy complejo, entonces lo analizamos y un consultor nos recomendó separar estos temas. Además yo ya estoy entrado en años –tiene 64–.

¿Cómo preparó el relevo con Ángel?

En varias juntas se conversó cómo sería la estructura. Él lleva 35 años en la organización, la conoce como nadie, y llevamos seis años trabajando juntos. Es un empalme facilísimo.

¿Qué retos vienen?

Uno es la transición, y seguir consolidando los negocios por fuera, continuar con el montaje de la planta de cementos que va muy bien (ya una parte importante de los equipos han sido fabricados y están en proceso de importación) e incursionar en otros negocios de los cuales ya hablará Jaime. Fuera de eso, seguir adelante con los negocios de comercio que tenemos con nuestros socios de Falabella, en una relación de más de 25 años que va muy bien.

¿Para qué usarán el medio billón de pesos de la emisión de bonos que anunció Sodimac?

Se quiere un financiamiento de largo plazo, aprovechando que ahora hay tasas bajas de interés.

¿Cómo va la planta de cemento?

Se trata de una planta de 1 millón 350.000 toneladas nominales de capacidad y queda en Sonsón (oriente lejano de Antioquia). Ya tenemos todos los permisos, está en construcción y esperamos abrir a principios del 2019.

¿Por qué meterse en un negocio como ese, donde hay gigantes operando?

Nosotros entramos también con un monstruo muy grande, que es cementos Molins, con plantas en España, Túnez, Bangladesh, Argentina, Uruguay, Bolivia, México y ahora en Colombia.

¿Cómo va el 2017?

Tenemos una fuerza comercial, una red de distribución, una cantidad de productos y una clara preferencia de los consumidores, pero la economía no está pasando su mejor momento. No quisiera entrar en el detalle de cifras, pero en general en los negocios de comercio los crecimientos son muy bajos, en algunas líneas industriales son positivos y hay algunos con decrecimientos pequeños.

¿Cómo ve el resto del año?

Espero que las noticias que ha dado el Gobierno, en cuanto a reactivación, se vuelvan realidad. Es necesario que se impulsen sobre todo las obras públicas, que se destraben las 4G y que haya decisiones que jalonen la demanda agregada. Además, tiene que haber una lucha frontal contra el contrabando y el lavado de dinero, porque lo que se está dando en la calle en estos temas yo no recuerdo haberlo visto nunca.

¿Cómo es eso?

El contrabando de zapatos y ropa es impresionante. En el mismo tema cerámico uno ve importaciones a precios que hacen pensar que hay situaciones irregulares.

¿Qué han hecho contra eso?

De eso se ha hablado con el Gobierno y la Dian, y se nota interés en trabajar el tema, pero casi garantizaría que no hay actividad económica en Colombia que no esté siendo distorsionada por el contrabando y el lavado de dinero.

Compartir