Nuevo aire a la producción de maíz amarillo en áreas cafeteras | Empresas | Negocios | Portafolio
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Empresas

Nuevo aire a la producción de maíz amarillo en áreas cafeteras

Desde el 2002 está vigente el programa ‘Café y maíz, pareja feliz’, promovido por el gremio, como al

POR:
marzo 21 de 2011 - 11:45 a.m.
2011-03-21

El ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, anunció que impulsará, en las zonas en donde se adelanten programas de renovación cafetera, las siembras de maíz amarillo.

El funcionario explicó que esos cultivos de maíz serán transitorios mientras los nuevos cafetales comiencen a producir.

Para este año, de acuerdo con la Federación Nacional de Cafeteros, se renovarán 120.000 hectáreas, por lo que el Ministro espera que en este mismo número crezca el área maicera.

Sin embargo, este programa, llamado Café y maíz, pareja feliz, que fue lanzado a finales del 2002, reportó un área sembrada de 29.404 hectáreas en 2003 y 38.114 en 2004, tanto en las áreas de renovación como en los cafetos jóvenes.

Ahora, el área se ha estabilizado en unas 72.000 hectáreas sembradas, sólo en las zonas cafeteras; sin embargo, con la expectativa de renovación de 120.000 hectáreas para este año, el área maicera podría llegar a las 100.000 hectáreas.

“Es decir, crecería en unas 30.000 hectáreas”, dijo Henry Vanegas, gerente de la Federación Nacional de Cultivadores de Cereales y Leguminosas (Fenalce), quien asegura que este sería el máximo, pues las 20.000 hectáreas restantes se dedicarían a otros cultivos como fríjol y tomate (de mesa y de árbol), para la seguridad alimentaria de las familias cafeteras.

No obstante, por cuestión de mercado, se prevé que no crecerían mucho las áreas sembradas con fríjol, pues esto afectaría el precio en las centrales de abasto y, de paso, la rentabilidad de los cultivadores de café.

En cuanto a la disponibilidad de semillas, Fenalce destacó que el país cuenta con un inventario suficiente que le permitiría llegar a por lo menos medio millón de hectáreas sembradas.

Los proveedores del insumo son, entre otros, el mismo gremio de los cerealeros y otras casas comerciales como semillas Pioneer (de Dupont), Semillas Valle, Pacific Seeds, Dekalb (de Monsanto) y Syngenta.

La idea de reimpulsar el cultivo del maíz amarillo en la zona cafetera obedece al incremento de las importaciones del cereal, que comenzaron a notarse desde el 2002, cuando sumaron medio millón de toneladas, mientras que la producción local era de un millón. Hoy, se produce casi lo mismo.

“Colombia tiene tierras, experiencia y zonas con vocación maicera”, destacó el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo.

Con híbridos, hasta ocho toneladas por hectárea

El Profesor Yarumo, cabeza del ‘ejército’ de extensionistas de la Federación Nacional de Cafeteros, recomendó el uso de semillas híbridas para la zona cafetera, las cuales han sido desarrolladas para este propósito. “Tenemos las llamadas FNC 3056 (maíz blanco) y la FNC 318 (maíz amarillo), con las que pueden recogerse hasta ocho toneladas por hectárea. Pero, eso sí, deben trabajarse las áreas desyerbando y fertilizando muy bien para lograr esta productividad”, destacó el profesor Yarumo.

En general, en las zonas cafeteras en renovación, donde quiera ponerse en marcha el programa de siembras de maíz, deben tenerse 25.000 sitios por hectárea y dejar dos semillas en cada uno, para lograr 50.000 plantas. Esto demanda 15 kilos de semilla por hectárea.

En Colombia, el promedio de productividad es de 1,5 toneladas por hectárea para las siembras de maíz amarillo tradicional y de 4,1 toneladas para el sistema tecnificado.

JUAN CARLOS DOMÍNGUEZ

Redacción Economía y Negocios


 

Compartir