1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Empresas

Tratado de Libre Comercio con Colombia tiene contra las cuerdas a Barack Obama

En el Senado advierten que se bloquearán nombramientos de altos funcionariosdel sector comercio. H

POR:
marzo 17 de 2011 - 02:01 a.m.
2011-03-17

El Tratado de Libre Comercio (TLC) con Colombia terminó sumándose a la abultada lista de problemas con los que lidia el presidente Barack Obama, que pasan por la crisis de Oriente Medio, la batalla por el presupuesto y ahora el tsunami en Japón.

En el diluvio de presiones (con columnas y editoriales, cartas de ex funcionarios, ‘zares’ antidrogas y legisladores), el mensaje más reciente, y más serio, es de 44 senadores republicanos que amenazaron con frenar la ratificación del acuerdo con Corea del Sur –que la Casa Blanca desea tener firmado antes de julio– y con bloquear la confirmación –que debe hacer el Senado– de cualquier funcionario en el área de comercio que sea nombrado por el Presidente.

En el caso presente, nada más y nada menos que el Secretario de Comercio, pues el actual, Gary Locke, ya fue nominado para ser el próximo embajador ante China y se especula que Obama piensa reemplazarlo con el representante comercial, Ron Kirk.

Palabras mayores, pues, en la práctica –y por cuenta de Colombia–, Obama tiene paralizada toda su agenda comercial. Una con la que había prometido duplicar las exportaciones en 5 años y generar cientos de miles de nuevos empleos.

En los últimos dos meses, los republicanos han organizado dos audiencias en el Congreso, cuyo fin no ha sido otro que atacar a la Casa Blanca por evitar un compromiso específico con los TLC de Colombia y Panamá.

Más aún, cada vez que ha testificado en el Congreso un funcionario de esta corporación que tenga algo que ver con las relaciones internacionales –Hillary Clinton (Estado), Timothy Geithner (Tesoro), Arturo Valenzuela (Estado)–, el tema vuelve y aparece.

Y hoy, de hecho, continúa la tormenta con dos audiencias más en la Cámara de Representantes, donde el TLC con nuestro país, algo de por sí inédito, será el tema central.

La primera, ante el Subcomité de Comercio, y la segunda, en el Subcomité para el Hemisferio Occidental. La explicación de la dura disputa es sencilla: Obama quiere sacar ya el TLC con Corea y dejar a Colombia y Panamá para después, mientras se les hacen ajustes que los vuelvan más defendibles ante los sindicatos, tan importantes en su reelección.

Los republicanos –y algunos demócratas– no creen que el Presidente cumplirá con su palabra de enviar los tratados más adelante en el año.

“Los republicanos tienen claro que es un tema frente al que Obama es vulnerable, pues de por medio están los sindicatos”, dice Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano.

Se buscan salidas
Sobre el papel, el ‘impasse’ tiene varias posibles soluciones. Una, que la Casa Blanca haga un compromiso concreto –casi que firmado- de que someterá los acuerdos este año, pase lo que pase. Otra, que podría ser Troya, es que el Presidente envíe el tratado con Corea con el rótulo de “o toman este o ninguno”.

Lo cual pondría a los republicanos en la incómoda posición de decirle no a otro gran aliado y a los empresarios, a rechazar un acuerdo tres veces más grande que el colombiano.

Sergio Gómez Maseri
Corresponsal de EL TIEMPO

Compartir