1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Empresas

Un japonés presidirá Mazda en Colombia

Nobuyuki Sato será el nuevo timonel de la marca nipona que busca lograr mayor participación de mercado local y mantener la buena relación construida con las cadenas de concesionarios y sus clientes.

Nobuyuki Sato, nuevo presidente de Mazda de Colombia.

Nobuyuki Sato, nuevo presidente de Mazda de Colombia.

Cortesía Mazda

POR:
Portafolio
marzo 13 de 2018 - 09:59 p.m.
2018-03-13

Nobuyuki Sato, quien, lleva más de 32 años en Mazda Motor Corporation, asumirá el cargo de presidente de Mazda de Colombia a partir del primero de abril de este año.

El directivo reemplaza en el cargo a Fabio Sánchez Forero, quien ha estado presente durante los 35 años de la filial en el país y dirigiendo los destinos de esta empresa insignia durante los últimos 12 años. Sánchez continuará vinculado a Mazda de Colombia en calidad de asesor, con el fin de facilitar y apoyar la transición.

(Lea: Toyota y Mazda hacen alianza para desarrollar carros eléctricos)

Sato es graduado de Relaciones Industriales de la Universidad Rikkyo, de Japón, y durante tres décadas ha integrado y liderado diferentes áreas de la compañía, como ventas, planeación y operaciones.

En su más reciente cargo, se desempeñó como Gerente General adjunto de la división global de ventas y marketing y Gerente General del departamento de operaciones para el mercado americano, en el cual conoció de cerca la operación de Mazda de Colombia.

(Lea: Llega al mercado Kyoto Motors, como vitrina Mazda

Mazda colocó el año anterior en el mercado colombiano 18.700 unidades y registró un crecimiento del 3,1 por ciento, con lo cual se ubicó como la quinta marca más vendedora del país.

En el primer bimestre de este año mantiene el mismo lugar, con 2.897 unidades vendidas.

(Lea: ‘Mazda seguirá creciendo a dos dígitos a nivel local’

“Estoy muy emocionado de estar en Colombia, es un privilegio liderar una de las marcas más valoradas por los colombianos. Continuaremos con este camino de éxito, forjado por un equipo de excelentes profesionales en Colombia, consolidando a Mazda como una de las marcas más apreciadas por los colombianos y posicionando nuestros vehículos en los primeros lugares en cada uno de los segmentos en los que participan”, destacó Nobuyuki Sato, durante una entrevista con Portafolio.

¿Cómo se explica su decisión de venir a Colombia?

Diría que es mi último desafío al cabo de una larga carrera profesional en Mazda. En la actualidad tengo 56 años y me interesa asumir el liderazgo en una compañía que valora inmensamente al mercado colombiano.

Tener un japonés en la presidencia de la empresa en el país significa un cambio importante.

Entiendo que se vea así porque hemos tenido solo dos presidentes en más de tres décadas de presencia en el país, ambos colombianos. Pero estos procesos son usuales en estas empresas, de manera que la nacionalidad de quien esté a la cabeza no significa un cambio de rumbo, pues lo que importa es la experiencia.

Además, seguiré con el mismo equipo y contaré con la asesoría de Fabio Sánchez, mi antecesor en el cargo.

¿Qué impresión tiene de la operación de Mazda en Colombia?

Muy buena. Heredo un equipo excelente que ha sido muy exitoso. Tenemos una marca muy fuerte y nos hemos concentrado, y seguiremos haciéndolo, en cultivar las mejores relaciones con nuestra red de distribución y con los clientes.

¿Qué pueden esperar los usuarios de Mazda hacia el futuro?

Que seguiremos ofreciendo un buen producto y respondiendo al reconocimiento que tenemos aquí, que supera al de otros mercados en los que participamos.

Estamos en un sector muy competido y hemos logrado crecer con éxito gracias a la innovación que nos caracteriza.

Sus ventas han crecido en el país, en medio de un mercado en descenso. ¿Por qué?
En el pasado, cuando teníamos la planta y esta era una economía cerrada, alcanzamos una participación de mercado cercana al 30 por ciento.

Eso nos permitió desarrollar una importante red de concesionarios que es clave para explicar por qué, gracias a los vehículos que lanzamos, conseguimos vender más.

¿Qué planes tienen para seguir creciendo?

Mantener la estrategia de los últimos años y cuidar los precios, especialmente la volatilidad en la tasa de cambio para evitar saltos innecesarios. Vamos a combinar valor con innovación.

Otras marcas están aumentando su portafolio de vehículos utilitarios (SUV). ¿Ustedes también?


Tenemos una familia pequeña, pero muy robusta, para diferentes segmentos: desde la CX-9 que está en lo más alto de la gama hasta la CX-3. Nuestro desafío es el tema de impuestos, pues en este caso estamos sujetos a un arancel del 35 por ciento, lo que nos hace menos competitivos que otras marcas que traen su producto de lugares con los cuales hay una desgravación total o parcial.

¿Le preocupa que no exista un tratado de libre comercio entre Colombia y Japón?

Sin duda. En comparación con México, Corea del Sur, Estados Unidos o Europa, estamos en desventaja con respecto al acceso en el mercado colombiano.

Es verdad que tenemos plantas en algunos de esos países, pero en ellas no fabricamos todo el portafolio que ofrecemos aquí. Por eso seguimos de cerca la marcha de esas negociaciones y esperamos que concluyan con éxito.

¿Qué tan importante es Colombia para Mazda?

Desde el punto de vista de los números absolutos, el tamaño es relativamente pequeño. Pero en cuanto a penetración y tradición, es un mercado clave.

Además, aquí sucede algo que es imposible en mercados más grandes como es una relación muy cercana con los concesionarios y con los usuarios de Mazda. Eso nos da un conocimiento de primera mano que es único y que utilizamos en otros países.

¿Cómo va su adaptación a Colombia?

Aparte de la barrera del lenguaje, que es mi principal limitación, tengo muy buena impresión de este país y su gente. Aspiro a conocerlo mejor y a lograr que Mazda siga siendo una marca querida y familiar entre los colombianos.

Compartir