1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Negocios

En el país hay trabas para adoptar nuevas tecnologías: Andi

El vicepresidente de este gremio cita por ejemplo que para manejar drones hay que ser piloto, más otros factores.

Santiago Pinzón, vicepresidente de Transformación digital de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi)

Santiago Pinzón, vicepresidente de Transformación digital de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi).

Cortesía Andi

POR:
Portafolio
junio 07 de 2018 - 09:53 p.m.
2018-06-07

Un exceso de regulación y cargas impositivas altas hacen que las empresas retrasen la aplicación de nuevas tecnologías a sus procesos productivos. Así lo señala Santiago Pinzón, vicepresidente de Transformación digital de la Andi, en entrevista con Portafolio, quien hace un análisis de cómo va el país en digitalización.

(Lea: Empresas y los retos con la transformación digital)

¿Cómo enfocan ustedes sus esfuerzos?

Queremos que Colombia y los empresarios sean digitales, y para esto la esencia es el cambio de mentalidad. La tecnología es un habilitador, una herramienta, una manera de hacer las cosas diferentes, pero si no cambia el chip y el liderazgo en las organizaciones, tanto del sector público como del privado, usted no logra aprovechar las tecnologías emergentes en toda su dimensión.

(Lea: ‘La transformación digital no es una moda’

Desde la Andi lo que buscamos es trabajar cinco factores: gobierno digital, conectividad digital, economía digital, ecosistema digital y talento digital. El objetivo es que Colombia, con sus productos y servicios, se pueda insertar en las cadenas globales de valor.

¿Y cómo vamos?

(Lea: Los roles claves de la transformación digital

Nosotros entregamos una encuesta recientemente, donde les preguntamos a los empresarios varios temas para saber qué están haciendo en transformación digital.
La primera pregunta era ¿conoce qué es la Cuarta Revolución Industrial? En el 2016 el 43% sabía qué era, y en el 2017 aumentó al 65%.

Otro interrogante fue ¿usted tiene en su mente cuándo su negocio va a ser digital? En el sector manufacturero el 26% nos dijo que su negocio va a ser digital en dos años y el 58% que en cinco años, mientras que en servicios el 43% dijo que en dos años y el 45% que en cinco años.

También indagamos ¿por qué emigrar a la transformación digital? El 77% sostuvo que por nuevos modelos de negocios, 66% por los expectativas de sus clientes, 58% por las nuevas tecnologías, 36% porque los competidores en su linea lo están haciendo, 33% porque llegaron modelos disruptivos y toca aplicarlos.

Finalmente, cuando uno pregunta si tienen una estrategia de transformación digital, en el sector manufacturero el 48% dice que sí y en el de servicios, el 61%.

¿Eso cómo muestra la evolución frente al 2016?

Cuando hicimos la encuesta del 2016 no habíamos separado manufactura y servicios.

¿Y qué hay diferencia por tamaños?

Lo que pasa es que en Colombia más del 95% de las empresas son entre pequeñas y medianas.

Lo interesante es que si usted no hace un cambio de mentalidad no importa el tamaño. Avianca dice, por ejemplo, que es una compañía digital que vuela aviones.

Pero sí hay diferencia entre pequeñas y grandes al asimilar la tecnología.

Es cierto, en el sentido de las barreras para la transformación digital. Al preguntar al respecto, 74% dijo que la mayor barrera es la cultura, otra de las respuestas es falta de mentalidad (50%), y al interrogar si es que falta liderazgo solo el 45% lo acepta así.
Incluso, preguntamos qué tipo de inversión hacen. El 39% hace una inversión de entre 50.000 y 100.000 dólares.

¿Qué falta hacer en el país en este campo?

Si no estamos haciendo un cambio de chip es porque, por ejemplo, hay problemas con la regulación y la normatividad. Si usted quiere impulsar la agroindustria, pero tiene que ser piloto para volar un dron y ese aparato debe cumplir unos requisitos que son más altos que en cualquier otro país del mundo, no va a tener la apropiación tecnológica para usar esa tecnología en aspersión, pero además en Colombia está prohibido descargar lo que lleva un dron. Entonces, los drones se manejan mucho como diversión, pero no de manera productiva.

Otro tema importante es el talento. Uno no puede seguir formando la gente por el cargo, sino por las habilidades. No hay una generación dispuesta a esperar cinco años para graduarse cuando los cargos son sencillamente técnicos; se requiere una disrupción en los modelos educativos.

¿Qué hay que cambiar?

En drones, tiene que cambiar la Resolución 002. Además, las cargas del 4% al consumo de datos más el IVA de 23% en dispositivos inteligentes, lo cual entró con la reforma tributaria y generó serios problemas en renovaciones de celulares.

En términos de gobierno, Colombia tiene 53.000 trámites y solo el 2% son electrónicos, es decir 870 más o menos. Además, hay problemas en logística porque son 140 peajes y solo 41 están digitalizados. Apenas 10 puertos cuentan con escáneres electrónicos; está el tema del regulador convergente (una sola autoridad para televisión y telecomunicaciones) y tienen que sacar la subasta de 700 MHz, si quieren mayor velocidad de Internet.

Estas son razones para que, por ejemplo, el comercio electrónico solo puntúe un 3% acá.

¿Qué hace la Andi para que todo eso mejore?

Buena parte del tema tiene que ver con poner las íes sobre los asuntos regulatorios y normativos.

Colombia tiene que mejorar también en tener varios ecosistemas digitales, por ejemplo, pero como país tiene que ser más competitivo en lo digital y no hostil, como ha venido ocurriendo en los últimos años.

El país está mucho mejor con los cables submarinos, tenemos más computadores por persona y acceso a banda ancha, pero por ejemplo no todos tienen 4G y estamos lejos del 5G.

Si usted quiere jugar en las grandes ligas, que son las cadenas globales de valor, debe tener una economía digital, y ahí es donde si el ciudadano no se adapta y evoluciona, le van a hacer disrupciones en las diferentes manifestaciones y va a perder mercado.

Compartir