1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Negocios

Sobre la mesa, segunda planta de regasificación en el Caribe

La obra que se localizaría en el Golfo de Morrosquillo, sería uno de los temas a tratar por el próximo Gobierno. Su montaje dependería de la entrada en operación de la terminal de Buenaventura, así como de la producción de los campos pendiente de gas.

Planta regasificadora

La planta regasificadora de Barú esta en capacidad de atender la demanda nacional.

Cortesía Spec

POR:
Portafolio
abril 01 de 2018 - 07:53 p.m.
2018-04-01

Un proyecto que encabeza la lista de tareas, y que encontraría encima de su escritorio el nuevo ministro de Minas y Energía, una vez se posesione el próximo 7 de agosto, es el de la segunda planta de regasificación en la costa Caribe, que estaría localizada en el Golfo de Morrosquillo.

Lea: (Canacol le apuesta más al gas en operación 2018).

El complejo, que sería el tercero en el país, si se suma la regasificadora del Pacífico, tendría la misión de importar gas de los mercados de EE. UU., en caso de que los proyectos de producción offshore y onshore no logren atender la demanda para este combustible en el territorio nacional.

“El tema debe ser objeto de análisis para el próximo gobierno. La viabilidad desde ser estudiada por el nuevo ministro de Minas. Pero el proyecto no deja de ser prematuro”, señaló Ricardo Ramírez, director de la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme).

El funcionario reiteró que primero se debe dar tiempo para establecer que la producción local pueda atender satisfactoriamente la demanda.

“Si al final de la próxima década, entre el 2027 y el 2030, no hay oferta que asegure atender la demanda, no queda otra opción que comenzar a pensar en una tercera planta”, precisó Ramírez.

El director de la Upme afirmó que por esta razón se debería comenzar, desde el 2020 o 2021, a estudiar el tema para iniciar el diseño del proyecto en el 2025. “Habría un compás de espera de dos años para establecer cuál es el futuro en cuanto a proyección de producción y oferta”, dijo.

E insistió en señalar que, antes de la segunda planta de la costa Caribe, debe quedar en operación la del Pacífico en Buenaventura.

MÁS PRODUCCIÓN LOCAL

Por su parte, Orlando Cabrales Segovia, presidente de la Asociación Colombiana de Gas Natural (Naturgas), señaló que la citada entidad ha recalcado de forma teórica, que si no se mejora la oferta de gas a largo plazo “eventualmente se pensaría en el desarrollo de una tercera planta de regasificación”.

El dirigente gremial indicó además que si no se toman medidas eficaces y efectivas, y en distintos niveles para incentivar las exploración local, abriría la puerta a una regasificadora en el Golfo de Morrosquillo.

Pero aclaró que “ con el nivel de recursos del país, se debería estar haciendo, no incentivando ni hablando de una mayor importación, sino de cómo se puede hacer más por la producción local”.

La contratación para cerrar los estudios, así como para establecer las condiciones para el montaje de la obra, se realizaría a través de un proceso licitatorio abierto, el cual se llevaría a cabo a partir del 2026.

El director de la Upme y el presidente de Naturgas coincidieron en señalar que el nuevo jefe de la cartera minero energética con su equipo técnico entraría a definir las especificaciones técnicas del complejo.

CARACTERIZACIÓN DE LA PLANTA

Las características y especificaciones técnicas de una regasificadora en el Golfo de Morrosquillo serían muy similares a la infraestructura que opera en Barú, y que desarrollaría la de Buenaventura.

Cabe recordar que el complejo que ya funciona en la costa Caribe posee un muelle de 760 metros de longitud, y tiene la capacidad de aportar 400 millones de pies cúbicos por día de gas, para atender una generación termoeléctrica con capacidad de 2.000 megavatios.

Así mismo, su inversión fue de US$150 millones. Como obra complementaria, posee un gasoducto de 10 kilómetros que conecta la terminal con el Sistema Nacional de Transporte (SNT).

El nuevo ministro de Minas y Energía, previo estudio, y si se amerita su montaje (por los argumentos ya expuestos), entraría a definir la capacidad de regasificación, así como de almacenamiento, que tendría el complejo.

Así mismo, dejaría en claro, si este almacenamiento se realiza en un buque, como sucede con el complejo de Barú, o si por el contrario se monta un sistema para tal fin en tierra para mantener al combustible de forma líquida a una temperatura menor a los 160 grados centígrados en grandes tanques con revestimiento.

GASODUCTO JOBO - MARIQUITA

Con el tema de una posible planta de regasificación en el Golfo de Morrosquillo, toma más fuerza el proyecto para el montaje del gasoducto Jobo - Mariquita - Bogotá.
La obra garantizaría la confiabilidad en el suministro de gas, tanto residencial como industrial, en el occidente del país. Las empresas Canacol y EPM trazaron los lineamientos en un documento de trabajo para la construcción del gasoducto, que se denominaría del Noroccidente.

La obra, que hace parte del Plan Transitorio de Abastecimiento de Gas Natural, elaborado por la Upme, busca no solo cerrar el anillo para el abastecimiento de este combustible por esta región del territorio nacional, sino además fortalecer el punto de distribución de Mariquita para distribuir de manera efectiva y eficaz la oferta en el centro del país.

El proyecto del gasoducto del Noroccidente, cuya longitud sería de aproximadamente 508 kilómetros, plantea una ejecución en tres tramos. El primero conectaría el campo Jobo con el nodo Medellín, lo cual representa una distancia aproximada en línea recta de 264 kilómetros, que cruzaría los departamentos de Córdoba y Antioquia.

“Luego seguiría el tramo entre el nodo Medellín y el nodo Mariquita, con una distancia en línea recta aproximada de 139 kilómetros, a través de los departamentos de Antioquia, Caldas y Tolima”, explica el documento de la Upme.


Alfonso López Suárez
Redacción Portafolio

Compartir