1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Negocios

Barajan estrategias para bajar el precio de los vinos

Sustituir la oferta con líneas de menor precio y calidad, dejar de traer marcas y vender medias botellas, entre las propuestas.

Allan Esquenazi

Allan Esquenazi, gerente comercial de Wine&Co.

Crédito: Wine&Co.

POR:
Portafolio
mayo 21 de 2017 - 08:24 p.m.
2017-05-21

Los importadores y comercializadores de vino se ‘juegan sus cartas’ para responder a la caída en el consumo que esperan por cuenta de los mayores impuestos que fijó la reciente ley de licores.

Así lo explica Allan Esquenazi, gerente comercial de Wine&Co, quien dice que una de las alternativas ha sido sacrificar calidad para ajustarse a las nuevas condiciones de precios. Considera que, a estas alturas, el impacto real en el precio no se puede medir porque importadores representativos se abastecieron antes de que entrara en vigencia la nueva estructura impositiva. Sin embargo, agrega que en algunos vinos ya se notan los incrementos, por lo que actualmente hay un distorsión en el mercado.

Lea: (El vino también es 'blanco' de los falsificadores).

En el trabajo con los proveedores, la compañía concretó con el Grupo Faustino de España la comercialización de tres vinos (Tempranillo, Verdejo y Rose) de su bodega Condesa de Leganza, “cuya relación precio calidad es lo mejor que podemos encontrar dentro de nuestro portafolio”, afirma.

Lea: (Los vinos no quieren un 'trago amargo' con la ley de licores).

Esta nueva línea está en el país desde hace más de tres semanas. Inicialmente, se ofrecerá en los restaurantes y no estará en grandes superficies.

El otro canal de venta para estos vinos es un Club de Amigos que creó la compañía hace unos años cuando empezó a aumentar el consumo en casa, ante fenómenos como el endurecimiento de sanciones a quienes manejan en estado de embriaguez.

Lea: (¿Por que el vino importado sigue siendo caro, a pesar de que paga bajos impuestos?).

REALIDAD DE PRECIOS

Hasta el año pasado, cerca de un 80 por ciento del consumo de vino en los restaurantes estaba entre $75.000 y $100.000 (botella) pero con la nueva ley casi todos quedaron por encima de $100.000. Por lo tanto, Wine&Co busca llenar el espacio de los $70.000 a $100.000 pero con vinos superiores.

En una cadena, por ejemplo, los de precios baratos, que antes eran de $20.000 hoy valen $38.000, sostiene el empresario, al tiempo que advierte que en esas circunstancias se le cierra de nuevo la puerta del mundo del vino a los consumidores de estrato 3 que habían dejado de limitar la presencia de vinos y espumantes en su mesa, para celebraciones especiales.

“Vemos un cambio tremendo y radical, dentro del consumo de vinos. El amante de la bebida debe decidir entre sacrificar calidad o incrementar el gasto y se está notando más lo primero. Eso, unido a que volverá a ser mirado como propio de las élites”, dijo.

En ese sentido, advierte que la industria ve cómo se echa a perder el trabajo de los últimos 20 a 15 años, en el que se promovió la democratización de la bebida en Colombia.

Y así como la empresa ha traído líneas acordes a la nueva realidad, por lo mismo, también ha tenido que dejar de importar marcas. Eso ocurrió con una de Argentina y otra de Nueva Zelanda. En el caso de esta última, la botella pasó de $170.000 a $270.000 en restaurantes. “Traeremos un producto más económico de la misma bodega para estos lugares y va a estar en los $170.000, pero de más baja calidad”, explica.

El gerente comercial de Wine&Co indica que también se importarán las medias botellas del productos del Grupo Faustino, para atender a aquellos que prefieren sacrificar volumen pero no calidad.

“Para agosto, tendremos el Faustino VII en tinto y blanco por media botella. Antes no le creíamos a esa presentación, porque el costo es más alto”.

Mientras se decanta el tema de los precios, Esquenazi dice que los comercializadores deberán hacer esfuerzos para que antes de octubre el mercado se acople al nuevo escenario, con el fin de que las alzas no tome por sorpresa a quienes compran tradicionalmente en el último trimestre.

Igualmente, expresa que desde ya hay expectativa sobre la suerte que tenga el vino en los regalos corporativos, dado que se había vuelto protagonista de ese negocio en los últimos años.

Compartir