Inversión

Mipymes crecieron más que el PIB en el segundo trimestre

La encuesta de percepción de desempeño empresarial muestra un incremento de 4% en su producción, aunque en las ventas e inversión bajaron 2%.

El emprendimiento innovador debe ayudar a lograr una mayor competitividad, que debe traducirse en prosperidad y más ingresos.

Inversión Por: Portafolio

El miércoles, el Dane dio a conocer que en el segundo trimestre el Producto Interno Bruto del país creció 2,8% y este jueves, la Asociación de Medianas y Pequeñas Empresas (Acopi), destacó que el incremento de su producción en el mismo periodo fue del 4%, según la última encuesta de percepción sobre el desempeño empresarial.

En entrevista con Portafolio, la presidenta de ese gremio que representa el 30% del PIB nacional, planteó los puntos que les harían falta para mejorar sus resultados a futuros.

(Lea: Así podrá ayudar a las Mipymes y obtener rentabilidad). 

¿Qué resalta de la Encuesta de Desempeño Empresarial?

En producción se dio un crecimiento de 4% comparado con el mismo trimestre del 2017 y las ventas decrecieron 2%, pero hubo un equilibrio en el resultado final por cuenta de la disminución de los costos, porque la inflación mas baja nos ha permitido adquirir materia prima e insumos a buenos precios.

¿Cómo se comportó la inversión?

Decreció 2%, pero yo no le doy una lectura negativa. Por el contrario, en los tres años previos, la inversión de las mipymes, sobre todo en adquisición de maquinarias, en nuevas sucursales o plantas de producción, aumentó significativamente.

¿O sea que ahora están aprovechando esa inversión?

Totalmente. En capacidad de producción por un lado, pero también hay gente que ha hecho reconversión tecnológica para ahorrar costos de servicios públicos y energía.

¿Qué más observaron?

A pesar de que el índice de generación de empleo en general ha ido desmejorando, las mipymes siguen apostándole a mantener las plantas de personal que normalmente traen y esto se explica porque si se despide a una persona, para después vincularla cuando se reactiven las ventas, el proceso productivo se puede ver afectado, debido a que las nuevas personas necesitan una curva de aprendizaje.

¿Normalmente no tienen contratos a término fijo?

No, en la mayoría prima el contrato laboral directo, que es del 60%; por prestación de servicios es 28% y sigue el contrato de pasantías con 3%. Algo muy importante es que no necesariamente son los empresarios quieren contratar por prestación de servicios, sino que a los jóvenes les gusta tener cierta libertad y mantener el control de su tiempo.

¿Los sorprendió algo?

El tema de innovación. Por lo general, la pequeña y mediana empresa no invierte lo suficiente en ello, pero en esta ocasión resultó que se incrementó sustancialmente. En el segundo trimestre del 2017, el 22% dijo que invertía en innovación y ahora fue el 54%.

¿A qué se debe eso?

Lo que pasa es que ahora se encuentra una gran oferta para el sector empresarial. Por ejemplo, un sistema general de regalías para el tema de innovación, un iNNpulsa y un PTP (Programa de Transformación Productiva) que está tomando muchos recursos; Colciencias está también trabajando más de la mano con las regiones sobre este asunto, y todo eso confluye en los Consejos Territoriales de Tecnología e Innovación, que tienen una dinámica muy importante. Lo otro es que las universidades antes iban cada una por su lado, pero aprendieron a trabajar en equipo.

¿Hay alguna razón más?

Cuando comenzaron los primeros programas de innovación, nosotros nos los perdíamos porque no estábamos preparados, pero ya hoy, así como el empresario hace planeación, tiene el tema de innovación en su radar y le sale más económico acceder a esos recursos de cofinanciación y acompañarse por la institucionalidad con un aporte, en vez de hacerlo solo.

¿Cómo mejorar el ambiente para las mipymes?

En la pregunta acerca de los temas que más le preocupan al sistema empresarial están la falta de demanda, la reforma tributaria y la inestabilidad en las regulaciones.

Adicionalmente, los costos de la carga normativa, porque se supone que el empresario tiene que saber manejar sus procesos productivos y las ventas, lo cual es cierto, pero, ¿qué pasa cuando hay un sistema regulatorio tan complejo?

¿Cómo los afecta la regulación?

En el tema laboral, hablamos de una incidencia en costos de 53% al 56% del valor total de la nómina, porque si se tiene un empleado, se debe pagar sistema de seguridad social, darle uniforme, darle vacaciones, pagar parafiscales...

¿Entonces sugieren más elasticidad en contratos?

Ese tema ya se está tocando. Si se pone a monitorear otros países más desarrollados, hay un grado de flexibilidad mayor.

¿Cuál es la alternativa?

Ligar el salario a la productividad. Actualmente, si se trabaja bien, regular o mal, no importa. No tenemos un sistema que premie la productividad realmente. El empleado que se le mida a dar más tiene que ganar más.

¿Y en el tema fiscal?

Tenemos, por un lado, una carga muy compleja. Si se hace el trámite sin ayuda, como persona, se puede incurrir en errores que complican la vida, y es peor para el sector empresarial.

Por ejemplo, en el ítem de información exógena se puede tener 60 cosas diferentes y hay información que se repite de otros formularios y hay que digitalizarla, desperdiciando una gran cantidad de tiempo.