1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Negocios

Publirreportaje

Las regiones productoras de los agro-carburantes

El biodiésel se fabrica en 8 sitios estratégicos del mercado colombiano y el bioetanol en el Valle del Cauca y en los Llanos Orientales

El  biodiésel  se  fabrica  en  8 sitios  estratégicos  del mercado colombiano y el  bioetanol  en  el  Valle  del  Cauca  y  en los Llanos Orientales

         

POR:
Portafolio
agosto 27 de 2018 - 12:00 a.m.
2018-08-27

La producción y uso de biocombustibles en el país se remonta hacia el año 2005, cuando el Gobierno Nacional dio inicio a las políticas orientadas a incentivar esta actividad en Colombia.

En esa oportunidad la directriz emanada por el ejecutivo, advierte un reporte de Procolombia, se orientó a promover una alternativa de desarrollo productivo para la ocupación formal del suelo, contribuir a la generación de empleo, diversificar la canasta energética y del país, y convertir a Colombia en un exportador de biocombustibles.

De acuerdo con los estimativos oficiales, en la Nación hay unas 7,4 millones de hectáreas aptas para el desarrollo de agro-carburantes, dichas tierras no afectan bosques naturales.

Por el momento, el mercado colombiano ha centrado su producción de esta clase de combustibles ecológicos principalmente en el etanol y el biodiesel, a partir de dos insumos agrícolas que tienen la más alta eficiencia energética del mercado como son la caña de azúcar y la palma de aceite.

Bioetanol en la canasta energética

Con respecto a la producción de bioetanol, Juan Carlos Mira, presidente de la Asociación de Cultivadores de Caña de Azúcar de Colombia (Asocaña), precisa que esta actividad es resultado de una política pública de desarrollo rural, ambiental y energética, la cual contribuye a la generación de empleo formal y a la diversificación de la canasta energética del país.

Gracias a esa política gubernamental y a la inversión del sector privado que asciende a 900 millones de dólares en 7 destilerías, Colombia es hoy el tercer país productor de bioetanol en América Latina, después de Brasil y Argentina, con una producción anual de aproximadamente 367 millones de litros registrada en 2017, destaca Mira.

De las siete destilerías actuales, cuatro de ellas se encuentran ubicadas en el Valle del Cauca, generando empleos, desarrollo a lo largo de la cadena de la agroindustria y riqueza en las regiones de su área de influencia.

Un ejemplo de ello es la importante dinámica que generan en los circuitos económicos al demandar gran cantidad de servicios e insumos de fabricación nacional, teniendo en cuenta que menos del 10 por ciento de los insumos consumidos por las destilerías son importados.

Jorge Bendeck Olivella, presidente de la Federación Nacional de Biocombustibles de Colombia (Fedebiocombustibles), sobre el particular corroboró que “actualmente se encuentran en producción seis ingenios de Bioetanol en Valle del río Cauca, los cuales tuvieron una producción total para el año 2017 de 400.000.000 de litros aproximadamente”.

El directivo gremial además observa que: “Con la entrada de la planta Bioenergy en los Llanos Orientales, se puede aportar un 20 por ciento adicional de capacidad instalada para la producción de Bioetanol”.

De acuerdo con los datos que tiene Fedebiocombustibles, los ingenios encargados de la producción de Bioetanol son: Mayagüez, Providencia, Incauca, Manuelita, Risaralda y Riopaila.

Walfredo Linhares, presidente de Bioenergy, reconoce que con la entrada en operación de esta planta la capacidad instalada en Colombia actualmente es de 2,1 millones de litros de etanol día, lo cual representa un óptimo escenario para el cumplimiento de la demanda local de biocombustibles.

La región de los llanos (Meta), zona en la que se encuentra ubicada la planta de producción de etanol de Bioenergy “El Alcaraván”, con una capacidad instalada para producir 504.000 litros de etanol al día, se proyecta como una importante despensa de biomasa que permitirá consolidar al país como fuente de energías renovables, enfatiza Linhares.

Biodiésel en la línea vegetal

Actualmente este biocarburante líquido producido a partir de los aceites vegetales de palma, girasol, soya y colza, entre muchos otros, y de grasas y sebo de origen animal, siendo estas las materias primas más utilizadas en el mundo para su elaboración.

Las propiedades que tiene son prácticamente las mismas que las del gasóleo (gasoil) de automoción en cuanto a densidad y número de cetano. Además, presenta un punto de inflamación superior. Por todo ello, puede mezclarse con el gasóleo para su uso en motores e incluso sustituirlo totalmente si se adaptan éstos convenientemente.

Hoy por hoy en Colombia se produce en 12 empresas, que se abastecen de 67 núcleos palmeros ubicados en las zonas norte, central, oriental y sur occidental de país, indica Bendeck.

Las plantas productoras de biodiésel están localizadas 3 en Santa Marta, 1 en Codazzi, 1 en Barranquilla, 1 en Galapa, 1 en Facatativá, 2 en Barrancabermeja, 2 en San Carlos de Guaroa y una en Castilla la Grande.

Beneficios ambientales

El Bioetanol colombiano tiene características excepcionales, porque ayuda a mitigar los efectos del calentamiento global, ya que reduce en un 74 por ciento de las emisiones de Gases Efecto Invernadero (GEI) en comparación con los combustibles fósiles.

Estos resultados son producto del estudio de Análisis de Ciclo de Vida contratado por el Ministerio de Minas y Energía y realizado por EMPA de Suiza, el Centro de Producción más Limpia de Medellín y la Universidad Pontificia Bolivariana.

El bioetanol producido por la agroindustria de la caña de Colombia, reduce anualmente la emisión de 1,45 millones de toneladas de GEI responsables del calentamiento global.

Al mezclarlo con la gasolina, mejora su calidad y la del aire que respiran los colombianos.
En el caso del biodiesel, los vehículos que funcionan con este biocombustible reducen las emisiones de dióxido de carbono, los hidrocarburos no quemados, el material particulado y el monóxido de carbono.