1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Negocios

Metro de Medellín le apunta con fuerza al negocio inmobiliario

Esta apuesta comenzará a hacerse más notoria con el metrocable de El Picacho, que se cierra para ofertas de privados el 25 de septiembre.

Tomás Andrés Elejalde, gerente del Metro de Medellín.

Tomás Andrés Elejalde, gerente del Metro de Medellín.

Abel Cárdenas/Portafolio

POR:
Portafolio
septiembre 12 de 2017 - 08:09 p.m.
2017-09-12

Hasta el próximo 25 de septiembre, los oferentes interesados tendrán la oportunidad de presentar sus propuestas para el metrocable de El Picacho, en el cual la Alcaldía de la ciudad invertirá casi 300.000 millones de pesos.

(Lea: ‘El Gobierno debe dar el paso hacia la energía eólica’

Este proyecto, que se entregaría en 18 meses, hace parte del plan maestro de expansión del Sistema Masivo de Transportes del Valle de Aburrá, que contempla 19 nuevos corredores para complementar los actuales y generar una mejor movilidad entre los barrios de esta urbe. Se construirían hasta el año 2030, con un costo aproximado de 15 billones de pesos para pasar de 1,2 a 1,7 millones de usuarios por día, según el gerente del Metro, Tomás Elejalde.

(Lea: Renovación urbana vía metro

Pero el metrocable de El Picacho, aparte de unir el centro de la capital antioqueña con la parte más alta de la comuna centro occidental, marcará también el primer uso de las Alianzas Público-Privadas (APP) por la empresa y el avance de una apuesta más agresiva de su parte en una línea de negocio, que habían atendido de manera tímida: el negocio inmobiliario.

(Lea: ¿Quién señalizará el metro de Medellín?

Hasta el momento, el Metro posee 520 locales que explota comercialmente en las estaciones y los bajos del viaducto.

Para el 2017, el presupuesto de esta firma que se ha convertido en símbolo de los antioqueños se acerca a 1,5 billones de pesos, incluyendo tanto el funcionamiento como la inversión en ampliación de sus redes y servicios. De ese valor, poco más de medio billón de pesos se cubre con taquilla, siendo otra fuente importante los aportes del Municipio de Medellín.

En la actualidad, cuenta con tres líneas de negocio: tecnología (explotación de servicios a través de su tarjeta de recaudo ‘Cívica’), conocimiento (consultorías) y gestión urbana.
Entre todas, pesan un 3,8% en sus ingresos. Pero la intención es que al año 2020 comiencen a significar un 11%, con especial énfasis en la parte inmobiliaria, que hace parte del campo del área de gestión urbana.

“Incluso, queremos ser mucho más ambiciosos, porque si nos están marcando el camino de que puede ser hasta el 40%, vemos un margen bastante importante ahí y no podemos quedarnos”, dijo Elejalde.

Añadió que si bien las empresas transporte masivo urbano no necesariamente son máquinas de hacer dinero para entregarles a sus accionistas, sí tienen un gran impacto socioeconómico y socioambiental, y mantienen una lucha por la autosostenibilidad, con el fin de que el Estado no tenga que subsidiar el uso.

El gerente de Desarrollo de Negocios de la misma compañía, Carlos Ortiz, señala que, por ejemplo, el Metro de Madrid genera el 26% por áreas diferentes al mismo transporte, el de Santiago de Chile el 20% y el de Hong Kong el 40%.

ASÍ SERÍA LA ALIANZA

Ya hay pensados 20 proyectos de este tipo, tanto en lotes propios del Metro como en otros que se adquirirían siguiendo el trazado de las rutas futuras.

El potencial de pasajeros (entre 60.000 y 70.000 por estación) que a la vez se convertirían en clientes de los espacios comerciales o de oficinas –porque los ingresos comunican los comunican– es la gran fortaleza y el case principal del Metro, al lado de los lotes y el diseño de los proyectos.

Mientras tanto, los privados aportarían los recursos para la construcción.
“Estamos estableciendo las formas a nivel jurídico, financiero y contractual de cómo hacer esto”, explica Ortiz.

Por su parte, Elejalde les salió al paso a las críticas que se han hecho a la manera como se ha llevado la puja por el metrocable de Picacho indicando que en los otros cinco cables hechos en la ciudad no ha habido tacha por falta de transparencia y tampoco en este. De hecho, aunque la contratación pudo ser directa, se sacó a concurso.

“Como todos los proyectos de infraestructura, y sobre todo cuando estos no son muchos en el país, generan altísimo interés de los proponentes e incluso hay algunos que utilizan estrategias de comunicación para ‘bombardear’ el proceso de contratación, lo cual no es bueno para nadie, ni siquiera para los proponentes, porque ellos deben competir es con una buena oferta, no con este tipo de manejos”, anotó al mencionar que ha habido acompañamiento de Contraloría y Procuraduría.

Por otra parte, el Gerente del Metro anunció que ya casi llegan 22 trenes que compraron, con inversión de $380.000 millones de recursos propios en buena medida, y el resto con créditos comerciales contraídos con la banca local.

Otra buena noticia es que desde hace dos años este sistema oscila en un punto de equilibrio, al comenzar a dar utilidades. En el 2016 fueron más de $154.000 millones y en el 2017 se estiman en $19.000 millones, debido a la inversión que debe hacer en la reposición de equipos.

Compartir