1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Negocios

¿Por qué la mayoría de los colombianos no se afilian a sindicatos?

Entre las razones está el hecho de que los jóvenes cambian con frecuencia de trabajo, por lo que formar parte de una organización sindical no es una opción.

Miles de personas salieron a las calles en una jornada de protesta nacional convocada por los sindicatos para pedir al presidente Juan Manuel Santos un cambio en su política económica y social.

Las huelgas generan serios inconvenientes en la vida de los ciudadanos.

Archivo particular

POR:
Portafolio
octubre 26 de 2017 - 02:54 p.m.
2017-10-26

¿Por qué las organizaciones sindicales han perdido relevancia en Colombia? ¿Por qué los jóvenes no se sienten atraídos a formar parte de estas organizaciones? No es fácil dar respuesta a estos interrogantes que son recurrentes en la academia y los medios de comunicación, pues existe una multiplicidad de factores que inciden en esta situación, pero planteo a continuación elementos que pueden aportar en este análisis.

(Lea: Colombia sin garantías de derechos sindicales

En primer lugar, debemos tener presente la involución porcentual que ha vivido el sindicalismo en Colombia. En los últimos cincuenta años han disminuido su proporción de manera dramática. En la actualidad, los trabajadores sindicalizados no alcanzan el 5% del total de los trabajadores activos, mientras que en el año 1965 los llegaban al 13,4%. Es un descenso bastante diciente y demuestra que este tipo de organización viene perdiendo fuerza y relevancia.

(Lea: ‘En Colombia, tenemos éxito en los sindicatos’

¿Qué pasó para que los sindicatos pasaran de ser movimientos que jalonaban cambios en el régimen laboral colombiano, a ser organizaciones estancadas con baja capacidad de representación de los empleados?

(Lea: Sindicatos cedieron en sus propuestas

Por una parte, las huelgas generan serios inconvenientes en la vida de los ciudadanos. Durante los últimos cinco años el país ha vivido los paros de transportadores de carga, transporte aéreo, taxistas, educadores, la rama judicial, la salud. Todos ellos son servicios públicos esenciales, y el cese de actividades afecta la calidad de vida de los ciudadanos. Mientras tanto, formas de acuerdo entre empleadores y empleados, distintas a las convenciones colectivas, se han consolidado como mecanismos para llegar a acuerdos entre empleados y empleadores. Así, no hace falta la existencia de una organización sindical ni los costos que representa para sus afiliados.

Por otra parte, el sindicato es un tipo de organización que resulta anacrónico frente a los cambios en el modelo laboral. Un ejemplo: frente al crecimiento modelo de teletrabajo, en el que los empleados no tienen contacto con sus pares, ni comparten espacios, horarios, jefes, las reivindicaciones propias del sindicalismo pierden vigencia.

Otro ejemplo: La tercerización laboral, frente a la cual el empleado presta sus servicios a través de una empresa intermediaria, afecta la posibilidad de agrupación por parte de los trabajadores.

También resulta anacrónico para los trabajadores jóvenes, quienes tienen menos arraigo por una empresa, incluso por su país cuando de desempeño laboral se trata. Les atrae la posibilidad de reubicarse geográficamente y cambian con frecuencia de trabajo, por lo que formar parte de una organización sindical no es una alternativa que muchos de ellos consideren.

Finalmente, los sindicatos se han consolidado como organizaciones que ofrecen privilegios a sus líderes, los cuales son difíciles de entender para los ciudadanos no sindicalizados. El permiso sindical, por el cual los líderes sindicales son eximidos de realizar sus labores de manera parcial o total. El fuero sindical y del fuero circunstancial, les ofrecen condiciones privilegiadas frente a los trabajadores no sindicalizados.

Cuando se presentan controversias laborales con amplia divulgación en el país, cobra relevancia la confrontación histórica entre el trabajo y el capital. La comunidad tiende a identificarse con empleadores o con trabajadores de acuerdo con el rol que desempeñen en la sociedad. Para Aristóteles el ser humano es un ser social, que se une a otros que le son semejantes. El sindicalismo hoy tiene el reto de generar empatía entre los trabajadores y de adaptarse a los cambios de nuestra sociedad si pretende mantenerse como organización relevante y representativa.

Jaime Cerón Coral
Especialista en derecho laboral

Compartir