1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Negocios

Las condiciones que puso Superindustria en el negocio de Terpel y ExxonMobil

La SIC impuso otros condicionamientos con el propósito de preservar la competencia en el mercado, como la obligación de levantar las exclusividades por 4 años en la distribución y exhibición de lubricantes en estaciones de servicio identificadas con su logo.

Terpel

Archivo Portafolio.co

Archivo Portafolio.co

POR:
Portafolio
febrero 16 de 2018 - 11:01 a.m.
2018-02-16

A través de la resolución 9915 de 2018, la Superintendencia de Industria y Comercio condicionó la compra del negocio local de combustibles de ExxonMobil por parte de la distribuidora Terpel, al considerar que incurre en posición dominante y pone en riesgo la libre competencia.

(SIC frena la compra del negocio de combustibles de ExxonMobil por parte de Terpel).

La decisión de la Superintendencia de Industria y Comercio se conoce luego de que Terpel anunció la semana pasada que había obtenido un crédito puente con diferentes bancos colombianos por 1,72 billones de pesos (603 millones de dólares) para la adquisición de ciertas operaciones de downstream de ExxonMobil en Colombia, Perú y Ecuador.

"Con el fin de cumplir la orden de que Terpel nunca adquiera el negocio de combustibles de ExxonMobil, la Superindustria autorizó que este sea transferido de manera inmediata y provisional a un tercero, quien se encargará de la posterior venta del negocio de combustibles de ExxonMobil a un comprador definitivo", dijo el regulador en un comunicado.

Según la entidad, dicha operación deberá cumplirse en un plazo improrrogable no superior de nueve meses. "Con la decisión de la Superindustria, se garantiza que se preserve la competencia, tanto en la cadena de valor de distribución de combustibles líquidos vehiculares derivados del petróleo, como en los distintos mercados de lubricantes involucrados", explicó.

En tanto, la SIC condicionó la compra del negocio de lubricantes a que Terpel venda su planta de producción en Colombia y de las marcas Máxter y Máxter Progresa, lo que se deberá hacer en un plazo máximo de nueve meses.

Además, el regulador le impuso a Terpel otros condicionamientos con el propósito de preservar la competencia en el mercado, como la obligación de levantar las exclusividades por 4 años en la distribución y exhibición de lubricantes en estaciones de servicio identificadas con su logo.

Terpel dijo en un comunicado que no ha sido notificada de la decisión de la superintendencia, por lo cual no emitirá aún una declaración al respecto. La distribuidora de combustibles es filial de la chilena Empresas Copec y tiene operaciones en Colombia, Panamá, Chile, Ecuador y República Dominicana.

Compartir