1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Lo que marca la diferencia

Alejandro Vélez Goyeneche
POR:
Alejandro Vélez Goyeneche
abril 11 de 2014
2014-04-11 12:33 a.m.

Sorprendentemente, Emilio Sardi, en su columna ‘Contraste’, publicada en Portafolio, armó toda una diatriba, un tanto resentida y sobre todo extemporánea, sobre la reacción de los gremios agrícolas a los TLC.

A Sardi lo vimos en algunas de las rondas negociadoras del TLC con EE.UU., junto con el empresario Germán Holguín; este último, con señorío y caballerosidad, esgrimía ante el Gobierno argumentos técnicamente sustentados en defensa de las farmacéuticas nacionales que representaba y cuya labor fuera infructuosa ante el accionar del Gobierno.

En contraste, el señor Sardi, en su calidad de vocero de la empresa de la cual es Vicepresidente y concuñado de su propietario, no participaba en ninguna mesa de discusión, pues solo representaba intereses particulares.

Lo que desconoce Sardi es que en el TLC con EE.UU., cuya decisión de negociar fue del Gobierno, la SAC y sus afiliados plantearon muchas objeciones, no escuchadas, y que fue el sector agropecuario el que logró demorar el TLC más de un año, dada la claridad de sus planteamientos.

Se olvida también de que el único sector que logró mecanismos de defensa como salvaguardias fue el agropecuario, gracias a la gestión de la SAC y sus gremios. Además, el agro consiguió los mayores plazos de desgravación.

Omite él que fueron los gremios agropecuarios los que obtuvieron plazos muertos y algunos contingentes defensivos.

Será por ello que entre los resultados obtenidos por las condiciones impuestas por el Gobierno a su sector agropecuario se crearon, como instrumento de ajuste, programas como el Agro Ingreso Seguro, hoy Desarrollo Rural con Equidad.

Todo ello, logrado a pesar de lo que dice Sardi, con seguro conocimiento de causa, en el sentido de que “Colombia ponía a aceptarlos (los acuerdos) a un batallón de burócratas incompetentes, en quienes era tan evidente la falta de deseo de defender el interés nacional como la ausencia de objetivos”.

Tan claros fuimos que el presidente de la SAC dio por terminada la negociación en el 2006 con la siguiente frase: “El TLC con EE. UU. impone difíciles condiciones al sector agropecuario, pero si el Gobierno cumple con lo que se comprometió, el acuerdo será manejable”.

No ha sido lánguida la institucionalidad agropecuaria en calificar los acuerdos, tampoco lo fue al blindar sus instrumentos de política en negociaciones previas como con el Mercosur, o en posteriores con la Unión Europea, Canadá y Corea, en las que nunca vimos a Sardi.

En cuanto a la Alianza Pacífico, desde que era el Foro Arco del Pacífico, la SAC ha manifestado abiertamente su rechazo al contenido del acuerdo por brindar oportunidades solo a los pretendidos socios, pero lo ha hecho con argumentos técnicos, fundamentado en la transparencia de defender intereses transversales sectoriales y no particulares, que es lo que marca la diferencia.

A lo mejor, los resultados anteriores alcanzados, a pesar de las malas negociaciones realizadas, en algunos casos, por el Gobierno Nacional, es lo que irrita al doctor Sardi. No podemos culparlo por ello, entendemos su rencor e impotencia ante condiciones que decidiera el Gobierno.

Ni el doctor Sardi ni su empresa son ‘patéticos ni risibles’; todo lo contrario, son nacionales que, si bien son poco efectivos en su gestión de lobby, merecen nuestro apoyo ante las amenazas, aunque sientan rencor por la comparación de resultados. Lo inaceptable es que intente, a falta de alguien para agredir, enlodar instituciones respetables de sectores que desconoce y los cuales está lejos de poder defender.

Alejandro Vélez Goyeneche

Vicepresidente Técnico de la SAC

avelez@sac.org.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado