1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Andrés Espinosa Fenwarth

Política monetaria e inflación

La Ocde advierte en estudio del 22 de marzo que, dados los bajos niveles de inflación y expectativas

Andrés Espinosa Fenwarth
POR:
Andrés Espinosa Fenwarth
marzo 30 de 2011
2011-03-30 08:25 a.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c785bc27f1c.png

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo (Ocde) analizó recientemente los efectos del alza del petróleo y los precios de los productos básicos en la actividad económica y la inflación para concluir que su impacto es bajo o moderado en ambos frentes.

De mantenerse un aumento de 25 dólares en el precio del barril de petróleo calculado desde la crisis en Túnez y Egipto, el PIB de las poderosas economías que componen la Ocde podría caer 0,5 por ciento y la inflación podría elevarse 0,75 por ciento para el año 2012.
Cimentada en lo anterior, la Ocde advierte en su estudio del 22 de marzo que, dados los bajos niveles de inflación y expectativas inflacionarias que prevalecen en la actualidad, “la política monetaria no necesita reaccionar”.

La Ocde menciona que el impacto inflacionario de estas alzas depende de la habilidad de la autoridad monetaria para prevenir que las expectativas inflacionarias se desvíen de las metas fijadas.

La experiencia del año 2008 puede servir de ejemplo aleccionador, dado que el anclaje de las dichas expectativas en escenarios bajos se mantuvo en aquella ocasión, a pesar del alza del petróleo, que empujó a su vez hacia arriba los precios de los cereales y otros productos básicos.
El economista y Premio Nobel norteamericano Paul Krugman valida desde su perspectiva lo anterior, al afirmar en un artículo publicado la semana pasada que no es inusual ver “grandes incrementos en el precio de los productos primarios mientras la inflación general permanece baja, como ha sucedido últimamente en Estados Unidos”. “Sorprendentemente”, sostiene Krugman, “el precio al mayoreo de los productos primarios impactó poco el precio de la comida y ni hablar del precio general al consumidor”.
En Colombia vamos, al parecer, por el mismo sendero. Según el Departamento Administrativo de Estadística (Dane), el Índice de Precios al Consumidor (IPC) presentó una variación de 0,60 por ciento en el mes de febrero de este año, inferior en 0,23 por ciento a la inflación registrada en el mismo mes el año anterior. La inflación del mes de febrero es la más baja de los últimos 11 años.

En lo corrido del año, la variación en los precios al consumidor no supera el 1,52 por ciento; al tomar el año completo, de marzo del 2010 a febrero del 2011, el IPC fue de 3,17 por ciento.
La inflación se encuentra bajo control dentro del rango superior de la meta de largo plazo de 2 a 4 por ciento anual. Tras una notable reducción registrada desde finales del 2008, el promedio de los indicadores se ha mantenido bajo y estable, ubicado en el rango medio de la meta de inflación desde enero del 2010.

El pronóstico elaborado entre bancos y comisionistas de bolsa indica que la tasa de inflación sería de 3,61 por ciento para el final del año y de 3,42 por ciento para febrero del 2012.

Estos registros se sitúan dentro del rango meta de inflación del Banco Central. Mientras esto no varíe, sería recomendable mantener políticas expansivas en coordinación con los objetivos de crecimiento y desarrollo económico del Gobierno.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado