1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Andrés Oppenheimer
Análisis

Trump le dio la espalda a Puerto Rico

El presidente debería eximir a Puerto Rico del Acta Jones, que exige que solo buques de EE.UU pueden llevar carga de un puerto estadounidense a otro.

Andrés Oppenheimer
POR:
Andrés Oppenheimer
octubre 01 de 2017
2017-10-01 06:18 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb66cc31d6d.png

La respuesta lenta, desalmada y casi cruel del presidente Donald Trump a la crisis humanitaria que enfrenta Puerto Rico, después del huracán María, es inconcebible. Trump parece ajeno al hecho de que los 3,4 millones de puertorriqueños son estadounidenses, y en muchos casos, más patriotas que él.

Primero, hablemos de la respuesta tardía de Trump. Mientras que el presidente fue a Texas dos veces en el plazo de una semana, después del huracán Harvey, y viajó a la Florida cinco días luego del huracán Irma, la Casa Blanca recién anunció el pasado martes –ante una tormenta de críticas– que Trump visitará la isla mañana 3 de octubre. Eso es casi dos semanas después del huracán.

Pero eso es un detalle menor en comparación con la falta de interés que Trump mostró en los días que siguieron al paso del huracán María, el 20 de septiembre, a través de Puerto Rico.

En los cinco días que siguieron, después de que el huracán había dejado a toda la isla sin electricidad y a la mitad sin agua, Trump escribió solo un tuit sobre la tragedia de Puerto Rico: un mensaje al gobernador Ricardo Rosselló diciendo: “Estamos con ustedes”. En comparación, durante el mismo periodo, Trump escribió 17 tuits relacionados con su afirmación de que los atletas de la liga de fútbol americano NFL, que se arrodillan durante el himno nacional, no respetan la bandera de Estados Unidos.

Hay razones legítimas para preguntarse si Trump tiene credenciales para dar lecciones de patriotismo. “Una gran manera de demostrar respeto por la bandera es rechazar las ofertas de ayuda electoral secreta de agencias de espionaje de gobiernos extranjeros hostiles”, escribió irónicamente David Frum, el editor de la revista Atlantic, refiriéndose a las cálidas relaciones de Trump con Rusia.

Más al punto, fue totalmente insensible de parte de Trump iniciar un debate sobre el respeto a la bandera en medio de la tragedia de Puerto Rico. El cantante Marc Anthony tuiteó el 25 de septiembre: “Sr. Presidente, deje de hablar de la NFL y haga algo por nuestra gente en necesidad en Puerto Rico”.

Cuando finalmente Trump reaccionó ante las críticas, lo hizo con un tuit que sonó cruel. Trump escribió que Puerto Rico está en “graves problemas”, después del huracán María, y que sus miles de millones de dólares en deudas con los bancos de Wall Street “deben ser afrontados”.

Por supuesto, Puerto Rico está en quiebra, y debe llegar a un acuerdo con los bancos de Wall Street. Pero el tuit de Trump fue el equivalente de darle un sermón sobre la necesidad de comer más sano y hacer ejercicio a un paciente que llega a la sala de emergencia en estado crítico.

“Es inconcebible que en un momento como este, cuando los hospitales de Puerto Rico no tienen electricidad, la mitad de la isla no tiene de agua y la vida de la gente está amenazada por epidemias, el presidente esté preocupado por los intereses de Wall Street”, me dijo Edwin Meléndez, director del Centro de Estudios Puertorriqueños del Hunter College de Nueva York.

Meléndez me dijo que no ha podido hablar con su hijo y nieto en la isla desde que el huracán golpeó a Puerto Rico, hace ya casi una semana, y solamente o ha sabido que están a salvo gracias a un pariente que tuvo acceso a un teléfono satelital.

Lo menos que podría hacer Trump es enviar más ingenieros del ejército a la isla. Puerto Rico necesita batallones de ingenieros para restaurar los servicios de agua y electricidad, y para reconstruir carreteras y puentes.

Ademas, Trump debería eximir a Puerto Rico del Acta Jones, que exige que solo buques de bandera de Estados Unidos pueden llevar carga de un puerto estadounidense a otro. Esa ley estrangula la economía de la isla, y hace más difícil y costosas las tareas de reconstrucción.

Pero sobre todo, Trump debe entender que –le gusten o no los puertorri-queños– son ciudadanos estadounidenses. Más de 200.000 puertorriqueños han servido en las Fuerzas Armadas estadounidenses desde 1917, incluyendo 48.000 durante la Guerra de Vietnam (la misma guerra a la que Trump evitó ir, pidiendo cinco postergaciones consecutivas.)

¡Puerto Rico merece ser tratado mejor!

Andrés Oppenheimer
Periodista

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado