1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Augusto Galán Sarmiento
Análisis

A punta de mendigar no se va a lograr

¿El sector salud va a permitir que le metan nuevos goles? ¿Va a dejar solo a su Ministro en esta discusión que se viene?

Augusto Galán Sarmiento
POR:
Augusto Galán Sarmiento
julio 29 de 2018
2018-07-29 05:25 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c5f4e9dd341.png

El sector salud arrastra un déficit recurrente que se estima en una cifra cercana a tres billones de pesos anuales. Se ha contenido y estabilizado en ese punto con mucho esfuerzo, y el origen se halla en los recobros por servicios no cubiertos con recursos de la unidad de pago por capitación. De acuerdo con un estudio realizado por una EPS –eficiente y de calidad–, alrededor del 75 por ciento de esos servicios son pertinentes y requeridos por los pacientes. No están presupuestados, y esas atenciones son las que generan el impacto económico negativo que afecta a EPS e IPS y mantienen tensión por falta de pago entre ellas.

El próximo gobierno debe encontrar la fuente financiera para gestionar esas atenciones, que corresponden a las garantías individuales en desarrollo de la Ley Estatutaria en el país y que son prescritas por los médicos a través del Mipres. Las garantías colectivas se hallan financiadas.

En la reforma tributaria del 2012, el Congreso y el Gobierno eliminaron la cotización de los empleadores para la seguridad social en salud, en los sueldos superiores a los 10 salarios mínimos mensuales vigentes y se sustituyó esa parte de la financiación del régimen contributivo, con una porción del recaudo de un impuesto que nació entonces, denominado el ‘CREE’. Las finanzas del sector salud se afectaron y no entraron a sus arcas los mismos recursos que ingresaban por cuenta de la cotización parafiscal. Se estimó esa desfinanciación en unos 700 mil millones de pesos, que al parecer se viene saldando a cuentagotas.

La iniciativa para esa transformación de recursos parafiscales por fiscales surgió desde finales de la década pasada de un grupo de reconocidos economistas del país, apoyados por diversos gremios de la producción. La motivación, disminuir las cargas laborales a las empresas para generar más empleo formal. El resultado: se redujo la carga a las empresas; la afiliación al Régimen Contributivo creció en cuatro años apenas 10 por ciento; el sector salud vio afectada su financiación porque la sustitución no fue completa; el CREE desapareció en la siguiente reforma tributaria y esos recursos provienen ahora del Presupuesto General de la Nación, lo que lesiona el flujo de caja mensual que traía el sistema de salud con la lógica de la parafiscalidad.

Con el inicio de un nuevo gobierno, muchos en el sector se inquietan por algunas decisiones que se toman y por los mensajes que se escuchan. Al menos seis de los ministros designados provienen de diversos gremios privados. El Consejo Gremial Nacional, que agrupa a 21 de estos, presenta una propuesta de acciones y reformas para el “Presidente Duque y su equipo”, que contiene nuevamente el planteamiento de eliminar la cotización para salud de los empleadores, esta vez de todos los salarios.

Para sustituir esta nueva desfinanciación de la salud, el Consejo sugiere “Contemplar, en el corto plazo, una reasignación de los recursos del presupuesto desde otros sectores hacia la salud”. Traducido al español: que el Ministro de Salud se dispute con los demás sectores los recursos del presupuesto nacional. El balón quedaría en la cancha del Ministro de Hacienda para financiar el 66 por ciento de los recursos del régimen contributivo que hoy recauda alrededor de 23 billones de pesos anuales y que hace seis años era fondeado con las cotizaciones de empleadores y empleados.

En resumen, hoy hay un déficit cercano a tres billones de pesos anuales que se deben conseguir. Con la propuesta del Consejo Gremial Nacional, se requeriría obtener, además, recursos del presupuesto nacional y de las entidades territoriales por otros 10 billones anuales. ¿El espacio fiscal del país lo permite? Porque esos mismos gremios se oponen a que se establezcan nuevos impuestos.

¿El sector salud va a permitir que le metan nuevos goles? ¿Va a dejar solo al Ministro de Salud en esta discusión que se viene?

Al sistema se le exige que mantenga la población sana, asegure el derecho a la salud para los ciudadanos, gestione los riesgos de enfermar y establezca redes de servicios con calidad para restituir las condiciones de salud de las personas cuando las han perdido ¡Seamos serios, señores! Nada de eso se obtiene si no existen los recursos suficientes y oportunos. A punta de mendigar, no se va a lograr.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado