Super valiente | Opinión | Portafolio
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Augusto Galán Sarmiento

Super valiente

El sistema de salud colombiano se halla muy regulado e inter- venido. La injerencia del Estado es ne

Augusto Galán Sarmiento
POR:
Augusto Galán Sarmiento
marzo 06 de 2011
2011-03-06 08:49 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c5f4e9dd341.png

 

Valiente y responsable la decisión de la Superintendencia Nacional de Salud al revertir unas medidas sancionatorias adoptadas el año anterior por la pasada administración de la entidad contra Saludcoop, la EPS más grande del régimen contributivo en el Sistema General de Seguridad Social en Salud.
Digo que es una determinación valiente, porque no debió ser fácil tomarla ante un contexto como el del sector salud, en el cual algunos agentes y generadores de opinión parecen no quedar satisfechos si no ven los cuerpos tendidos en la arena, como si se encontraran en un circo romano. La animosidad de algunos en el sector, está llegando a extremos que pueden violentar el régimen jurídico colombiano.
Pero la medida, además, fue responsable porque los funcionarios de la Superintendencia de Salud se acompañaron de la Procuraduría General de la Nación, estudiaron el caso en detalle, con objetividad, se llenaron de razones, se ajustaron al derecho y asumieron así la decisión.
El documento conciliatorio es claro. La anterior administración de la Superientendencia se extralimitó y violentó el debido proceso de la investigación contra Saludcoop. Pero además, no tuvo consideraciones relacionadas con la naturaleza jurídica de la entidad y las excepciones de ley derivadas de esta última. Con la decisión, la actual dirección de la Superintendencia le evitó una multimillonaria demanda a la Nación, pero sobre todo, le retornó estabilidad jurídica al sector, pues las interpretaciones que los funcionarios le dieron a las normas en los fallos proferidos el año pasado, introducían factores de incertidumbre para los aseguradores e inclusive para los prestadores, por el establecimiento de precedentes que después se les aplicaran a ellos.
El sistema de salud colombiano se halla muy regulado e intervenido. La injerencia del Estado es necesaria sin lugar a dudas, si se quiere equilibrar el modelo para alcanzar los objetivos de cubrir a toda la población de manera equitativa, con buena calidad de las atenciones y costos racionales de las prestaciones. Propósitos que en algunas ocasiones pueden parecer contradictorios.
Pero la legislación, la regulación, la reglamentación y la vigilancia, no pueden generar inestabilidad jurídica y mucho menos abusos derivados de interpretaciones parciales o sesgadas por parte de los funcionarios. Las entidades rectoras del sector tienen una responsabilidad inmensa en esta materia, si quieren producir los incentivos correctos y direccionar a los agentes del sistema hacia los objetivos estructurales descritos en el párrafo anterior.
La ponderación y la responsabilidad de cumplir el debido proceso en el marco de una interpretación acertada de las normas, no exime a las entidades de vigilancia y control de su responsabilidad de investigar a todos los agentes del sistema de salud. De hecho, la Superintendencia en su decisión así lo expresa con propiedad para el caso de Saludcoop y de cualquier otra EPS.
Es más, una queja generalizada y fundamentada, es la precariedad que ha existido en la labor de vigilancia y control dentro del Sistema General de Seguridad Social en Salud. Pero esta función de la rectoría se debe cumplir de manera pertinente, con ánimo constructivo y con sentido pedagógico, que busque el fortalecimiento de los procesos para la mejor atención de los pacientes y para la prevención de los riesgos que pueden amenazar la gestión de las entidades y la sostenibilidad del propio sistema.
La idea de una vigilancia policiva, con garrote en mano, debe darle paso a un control instructivo que fortalezca la institucionalidad del sector, sin dejar de sancionar a quienes transgredan la ley y la norma.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado