1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Beethoven Herrera Valencia
columnista

Róterdam, primer puerto del mundo

Las nuevas terminales se han denominado con nombres de las princesas reales, y China adquirió para uso exclusivo un terminal dentro del puerto.

Beethoven Herrera Valencia
POR:
Beethoven Herrera Valencia
septiembre 03 de 2017
2017-09-03 04:12 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

Cuando se acabe de construir el moderno terminal automatizado de contenedores, el Puerto de Róterdam, principal punto de intercambio comercial entre Europa y el mundo, se habrá constituido en el puerto mundial de mayor tamaño.

Levantado sobre un brazo de 90 kilómetros del mar del Norte que ingresa en el territorio holandés, con 15 muelles construidos en las dos orillas del mencionado canal natural, el puerto moviliza 12,4 millones de contenedores al año y sirve a tres mil empresas que contrata a 175 mil trabajadores, y allí se conservan el antiguo muelle, desde el cual los holandeses migraban hacia norteamérica, y los astilleros para la construcción y reparación de buques, hasta los terminales modernos completamente automatizados.

La profundidad de calado del canal, así como la ausencia de oleaje en el mismo y su amplio diámetro, permiten anclar barcos de más de 20 mil contenedores, los cuales son sometidos a un moderno proceso de inspección para controlar el tráfico ilegal de armas, el contrabando (donde se producen los mayores hallazgos de productos ilegales) y el narcotráfico. Tras una selección basada en criterios de origen, recorrido y número de personas que hayan tenido acceso al contenedor, se seleccionan algunos para que un escáner digital, con alto nivel de precisión, haga la inspección.

Situada por debajo del nivel del mar, Holanda se ha visto históricamente obligada a ganar palmo a palmo su espacio vital, rescatándolo del mar, lo cual ha permitido forjar una tradición de ingeniería tan avanzada que el nuevo terminal, cuya construcción está próxima a concluir, cubre 125 km cuadrados, los cuales fueron rellenados con el sistema de dragado, con tierra y arena tomadas de las profundidades del mar del Norte en un lapso de solo cuatro años.

Aunque existía el temor de que, por el carácter automático de casi todos los procesos, hubiera una pérdida neta de empleos, las estadísticas muestran que las nuevas funciones de programación, control digital de los procesos, conducción de vehículos y revisión de equipos ha implicado una reconversión de empleados básicos hacia trabajadores más calificados. Esto ha significado el surgimiento de nuevos empleos, y la evidencia muestra que el puerto no emplea menos personas que hace 40 años. El nuevo puerto está a 24 metros sobre el nivel del mar, los cuales fueron rellenando con arena en aguas que alcanzaban hasta 18 metros de profundidad.

Las nuevas terminales se han denominado con nombres de las princesas reales, y China adquirió para uso exclusivo un terminal dentro del puerto. Además, cada una de las multinacionales tiene zonas francas, el funcionamiento de las grúas es robotizado, y como las puertas de ingreso están automatizadas, se ahorra tiempo.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado