1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Camilo Herrera Mora
columnista

De economía, paros y moda

No podemos permitir que las campañas electorales y  las posiciones políticas desdibujen los sectores económicos

Camilo Herrera Mora
POR:
Camilo Herrera Mora
octubre 03 de 2017
2017-10-03 10:18 a.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67313466d.png

La campaña política está afectando profundamente la economía. Comenzó diciendo que el país va mal, que estamos en crisis y ha causado que la confianza del consumidor y el inversionista se caiga de manera importante; ahora ha entrado a una segunda fase, en la cual los candidatos y las fuerzas políticas comienzan a mover sus bases, con sus liderazgos regionales y sectoriales, como ocurre con el sector de la moda.

Más allá de lo político y la política, el sector de la moda debe aprender a ser productivo, competitivo y propositivo. Hace unos años, los exportadores se quejaban por la revaluación; después, importadores y comerciantes, por la devaluación; hoy, por el contrabando y el lavado de activos, y en todos los casos, lo que el sector le ha pedido al gobierno de turno son protecciones, beneficios arancelarios y tributarios, demostrando que muchos son altamente dependientes de la estaticidad, en sus dos acepciones: depender del Estado y depender de estar siempre en el mismo estado de cosas.

Claro que esto no es generalizable porque hay muchos casos de empresas, empresarios, productos y marcas que han logrado superar la volatilidad del tipo de cambio, los cambios normativos y los entornos globales: Crystal, Mario Hernández, el jean sin bolsillos y Totto, en su orden, son casos que muestran que sí se puede.

¿Qué debemos hacer? Aprender tres cosas: no tenemos control sobre el precio del petróleo y, por ende, de la volatilidad del dólar; mucho menos sobre el clima, porque con ‘El Niño’, ‘La Niña’, los huracanes y terremotos no podemos hacer nada, sabemos que van a pasar, pero no cuándo. Finalmente, debemos reconocer que no somos buenos y comenzar a tomar decisiones como industria.

Por esto, no podemos permitir que las campañas las electorales y las posiciones políticas desdibujen los sectores económicos: la producción industrial debe estar al servicio de los consumidores, no de los políticos, y en este momento debemos defender, con más fuerza que nunca, la idea de una industria independiente y fuerte.

Debemos trabajar en capacidades, oportunidades y productividad, a sabiendas de que siempre habrá un político nuevo, una catástrofe ambiental y una impredictibilidad del tipo de cambio; debemos definir qué industria necesitamos tener y no cuál queremos tener, y esto lo debemos hacer desde las necesidades del consumidor y no de las industrias, menos desde las coyunturas electorales.

Comienza el pulso entre los sectores industriales, los sindicatos y los candidatos al Congreso y la presidencia, en el cual el mensaje sobre ‘la mala situación’ de la economía será el tono continuo, sin prestar atención a la verdad, sino a las percepciones que se deban crear para lograr unos votos a costa de promesas que no se van a cumplir porque son insostenibles, como las protecciones arancelarias, que son ilegales en el marco internacional.

Si quieren apoyar a un candidato u otro, eso está muy bien, pero recuerden que cuando este incumpla sus promesas con el argumento que el Congreso o el Gobierno no lo apoyó, usted ya habrá dado su voto y su dinero, y él seguirá en el poder, sentado en sus palabras incumplidas. Revisemos muy bien qué nos proponen y cómo nos demuestran que es verdad y posible: eso es la democracia.

Camilo Herrera Mora
Presidente de Raddar camiloherrera@raddar.net

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado