1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

La conveniencia del TLC con EE. UU.

Camilo Reyes
POR:
Camilo Reyes
octubre 20 de 2011
2011-10-20 03:22 a.m.

 

La aprobación del Tratado de Libre Comercio entre Colombia y EE. UU. es una muy buena noticia para los empresarios colombianos, quienes dependen de que las preferencias arancelarias, representadas en el Atpdea y otorgadas unilateralmente por EE. UU:, se renueven y le den continuidad y estabilidad a sus negocios de exportación.

Con el acuerdo recuperarán su capacidad de competir frente a otros países de la región, que exportan productos similares y se benefician de TLC ya en vigor, como Chile, Perú, México, Centroamérica y República Dominicana.

Para los inversionistas nacionales y extranjeros, que ven en la capacidad exportadora de nuestro país una buena oportunidad de negocios, y para quienes la estabilidad de condiciones las garantiza un tratado, el acuerdo hace una gran diferencia.

Para los trabajadores de nuestro país, que se beneficiarán de aproximadamente 380.000 nuevos empleos y de los avances en una agenda laboral recogida en el capítulo correspondiente del tratado, así como en el plan de acción acordado entre los presidentes Santos y Obama.

El tratado representa un acicate para el sector público y el privado colombiano para adelantar reformas indispensables en la competitividad y la productividad, y en particular en el sector de la infraestructura, en el que las nuevas oportunidades nos obligarán a evolucionar.

Además, es importante para la profundización de relaciones con un país con el que tenemos muchas coincidencias, pues procuramos construir sociedades basadas en principios democráticos, que respeten las libertades políticas y económicas; mantengan la separación de los poderes del Estado; elijan a sus líderes; respeten los derechos humanos, la libertad de expresión, y la propiedad privada.

Es una buena noticia para EE. UU., porque respalda a una alianza estratégica con Colombia, que ha demostrado ser un aliado valiente y constante; y con un gobierno con gran prestigio que se ha comprometido en reformas de profundo significado histórico y social.

El crecimiento de la economía que generará el tratado puede ser soporte importante para la implementación de la Ley de Víctimas, de Restitución de Tierras, la reforma a la justicia y a la educación.

Lo anterior, debido a que le permitirá preservar y aumentar una participación en el mercado colombiano que estaba por perder, en la medida en que hemos negociado TLC con países cuyos productos son similares a los americanos, como sucede con la Unión Europea y Canadá. Son casos sobresalientes el del maíz, el trigo o la cebada, donde la porción americana de las importaciones colombianas ha venido reduciéndose.

Adicionalmente, aprovecha un momento emblemático de América Latina, en que nuestra región ofrece oportunidades de negocios ventajosas frente a otras zonas del mundo.

El TLC también refuerza políticas del Gobierno de Obama, como la que busca duplicar sus exportaciones en 5 años y avanzar en la creación de empleo y erradicación de la pobreza.

Después de varios años de una persistente labor para la consecución de un TLC, la Cámara de Comercio Colombo Americana reitera y renueva su compromiso con el desarrollo del comercio y la inversión entre los dos países, en el convencimiento de que son importantes herramientas en la creación de bienestar y progreso.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado