1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Carlos Gustavo Álvarez
columnista

El pereque

Hubo tiempos en que, por tierras cachacas, se usaban otras palabras, muchas de ellas encabezadas por la letra p.

Carlos Gustavo Álvarez
POR:
Carlos Gustavo Álvarez
marzo 15 de 2018
2018-03-15 09:09 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb679eb2280.png

Hubo tiempos en que, por tierras cachacas, se usaban otras palabras, muchas de ellas encabezadas por la letra p.

Digamos, las que tenían que ver con la pata. La gente comía pata, daba pata, echaba pata, y cuando era bien lejos, era una patoneada. Andaban en patota, metían las patas, al de pies grandes lo llamaban patón, y en las fiestas siempre había por lo menos un pato y un patán e incluso, un patinchao, un parchudo, un petardo y un paquete.

Al que caminaba de cierta manera le decían patuleco o patecumbia. El que se la pasaba de arriba para abajo era un pateperro, y probablemente algún día lo pasarán al papayo y lo encontrarán patas arriba.

La doble moral dividía a las mujeres entre puras y pecadoras, y los hombres se casaban con las primeras, pero los viernes se iban para donde las postreras. Las muchachas bonitas eran patojas, y si salían bien cuquitas se les decía patojitas. El amor era prístino, pero había hombres perros, pícaros y picaflores, que preñaban prestos y ponían pies en polvorosa.

El polvo era polvo, levantaba un polvero, y se limpiaba, pero no se echaba. La palabra tenía valor supremo y la gente no se patraseaba ni se paniqueaba con los pactos.
En una reunión podía haber un Pacho, un Pocho, un Pote y un Pocholo, y podían tomarse unas pocholas sin que se armara pelotera.

Hacer pistola era una grosería, juepucha, y para insultar a alguien se le decía pendejo, y si era con mucha rabia, se le extendía a gran pendejo para que se dejara de pendejadas.
Las parejas salían a parrandear y se iban de pachanga. Bailaban porro antes de que los españoles se lo fumaran, y se mecían cadenciosas con boleros de Los Panchos.

Los techos eran pajizos, pero no pajuelos, que era otra cosa y no tenía nada que ver con la pajita en boca ni con hablar paja, que eso siempre ha sido de los políticos que hacen ochas y panochas con nuestro peculio.

Se comían pinchos y se preparaban ponches. El puchero era un cocido (no confundir con peto), y en plural lo que hacían los culicagaos cuando iban a chillar. No se lactaba, sino que se daba pecho con las puchecas, que no se podían mostrar porque había pendiolos y pacatas. Los hombres sacaban poteca y pecho y después lo ponían, el pecho.

Cuando las familias salían de Bogotá se iban de paseo, y este podía ser de olla. Todos se emperifollaban, porque antes, lo mismo que para ir a misa, se ponían la pinta, no como ahora, que se chantan la sudadera y los tenises.

En las casas había platón y platero, pato y Parche León, patineta y patines de metal con cuatro ruedas. Los chupos se pringaban y antes de que Condorito hiciera “plop”se usaba pamplinas, y el potpurrí era eso que ahora llaman mix, pero no se podía comprar en la miscelánea.

Perencejo era muy mentado, pero poco conocido, y yo les agradezco a los lectores y a las niñas de Las Pachas por leer esta perorata sin perendengues, con mil disculpas, porfis, si les puse mucho pereque.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado