1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Carlos Holmes Trujillo García
columnista

Memorial contra el ‘blindaje’

En los tiempos que corren, una corte piensa que puede atribuirse el poder de acabar con la voluntad soberana
de un pueblo.

Carlos Holmes Trujillo García
POR:
Carlos Holmes Trujillo García
octubre 16 de 2017
2017-10-16 08:05 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67f8a11c9.png

Otra vez el asunto del blindaje. En esta ocasión, por cuenta de una decisión de la Corte Constitucional que –hay que decirlo con respeto, pero afirmarlo– atenta contra la soberanía popular, vale decir, contra el corazón del sistema democrático. No crean que se trata de una exageración. Es apenas un esfuerzo para resumir, de la manera más sencilla posible, el verdadero significado de la providencia del alto tribunal, que, a decir verdad, le deja a la posteridad un mal legado. Y todo por actuar como una especie de banderillero del Poder Ejecutivo, que no ha tenido límite en su empeño obsesivo de imponerle a los colombianos el acuerdo Santos-‘Timochenko’.

Es imposible describir, de otra forma, lo que ha sucedido. Los magistrados resolvieron declarar exequible la incorporación de dicho acuerdo al bloque de constitucionalidad, decidieron elevarlo a la categoría de política de Estado y la convirtieron en pétrea durante los tres próximos periodos presidenciales.

Lo anterior significa que los pronunciamientos populares por 12 años carecerán de valor, porque, según el ingenio de los 9 juristas, todo le quedó resuelto a Colombia, y los próximos presidentes deben, simplemente, dedicarse a la tarea de desarrollar el contenido de lo suscrito. ¿Cómo les parece? Sencillo, ¿no?.

En los tiempos que corren, una corte piensa que puede atribuirse el poder de acabar con la voluntad soberana del pueblo, como si se tratara de un juego de niños, sin consecuencias. Todo obedece a la peligrosa práctica, que se volvió costumbre en el país, de jugar con la institucionalidad existente porque la paz está por encima de todo. No importa que no se haya negociado la paz, que el acuerdo no sea de paz, que no tengamos paz. Esos son asuntos menores, de conformidad con lo que consideran, dicen y hacen los arquitectos del nuevo pensamiento constitucional y democrático.

Según ellos, hay que avanzar, sin importar los destrozos que hagan durante la marcha triunfal que los puso a cantar y a bailar, al unísono, la música de lo que siguen llamando paz. Por eso proclaman, de la misma forma falaz, que lo firmado se convierte en obligación para el Estado colombiano, toda vez que radicaron los papeles en Berna y en Naciones Unidas.

No les interesa que esos dos pasos carezcan de significado a la luz del derecho internacional público, como tampoco los frenó la inexistencia de la potestad de refrendar acuerdos suscritos por un presidente y un grupo armado ilegal en cabeza del Congreso. Llevaron las páginas al parlamento, y este, sumiso y satisfecho con la ‘mermelada’ que recibió a manos llenas, dizque refrendó la obra de Santos y ‘Timochenko’.

Ya atropellaron, hicieron lo impensable, y dicen, en voz alta, que todo quedó blindado. ¡Se equivocan!Nada de lo que buscan petrificar es intocable, ni inmodificable. La fuente de todos los poderes públicos, que es el pueblo, sigue siendo el titular de la capacidad de decidir, dar mandatos y resolver. Eso es lo que hará en el 2018, independientemente de las fábulas que se inventaron para imponer, a la brava, lo que el constituyente primario rechazó el 2 de octubre de 2016.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado