1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Carolina Piñeros O.

El dolor invisible de nuestra infancia

Rompamos el círculo de violencia y hagamos que nuestros niños y niñas respeten las diferencias.

Carolina Piñeros O.
POR:
Carolina Piñeros O.
noviembre 27 de 2007
2007-11-27 11:08 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c612f3dc8a0.png

Parece que el ser adultos nos hace olvidar el dolor que de niños nos aterraba. Así que cuando nuestro hijo dice que se siente maltratado o no quiere volver a algún sitio, subestimamos el hecho y damos la fórmula que creemos efectiva: "no te dejes, enfréntalo, dile al profesor". O peor, no hacemos seguimiento a su estado de ánimo, a los amigos, a lo que originó su queja.

Seguramente pensamos: "yo también pasé por eso", olvidamos cuando fuimos víctimas de la intimidación por un compañero más popular, fuerte o poderoso, en la lógica infantil. Muchas veces observamos la injusticia reiterada, sin preguntarnos por sus consecuencias o fuimos victimarios y ahora estamos con miopía e indiferencia, permitiendo que ocurra con nuestro propio hijo o hija. Es cierto que no debemos intervenir en la solución a todos sus problemas, pero tampoco podemos subestimar lo que puede estar pasando. Algunos adultos, usualmente padres y madres que han retirado a sus hijos del colegio para ayudarles a recuperar estima por sí mismos y por la vida, están buscando aliados para que seamos muchos los conscientes del problema y busquemos cómo dejar mejores personas al país.

Debemos promover en las escuelas el respeto al otro y no tolerar la intimidación en ninguna de sus modalidades: verbal, psicológica, social, física, sexual. Rompamos el círculo de violencia y hagamos que nuestros niños y niñas respeten las diferencias y que la justicia, el respeto y la convivencia se den desde el aula. Habrá que dar un mensaje claro a nuestros hijos: "no está bien maltratar o dejar que otros maltraten", propiciemos ambientes de paz donde se da esta intimidación: recreo, bus, Internet, celular y aún, nuestra casa. Padres, educadores, medios de comunicación, autoridades, podemos impedir que quienes están a nuestro cargo tengan el rol de víctima, victimario u observador indiferente. Sobre la intimidación escolar hasta ahora se empieza a hablar y se ha hecho poco por prevenirla, entre otras, porque hasta ahora conocemos sobre su impacto en la violencia, las drogas o el suicidio.

En Colombia, el liderazgo en este tema lo ha tomado el Departamento de Psicología de la Universidad de los Andes, en cabeza de Enrique Chaux. Con él, padres y madres de Red PaPaz, venimos buscando soluciones y explorando iniciativas de instituciones que han querido desarrollar programas de prevención, como el que ha iniciado The English School. Esperamos acompañar el interés de este y de otros colegios por prevenir y desarrollar un modelo enmarcado en los lineamientos del Ministerio de Educación, con el fin de llegar a muchas instituciones educativas de nuestro país.

Poner el tema de la intimidación escolar en la agenda, unir esfuerzos y trabajar en la búsqueda de soluciones que permitan educar a nuestros hijos en la cultura de paz que tanto necesita Colombia, fueron los objetivos del foro sobre Prevención y Manejo de la Intimidación Escolar en la Universidad de Los Andes. 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado