1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Ávila
Editorial

Que el impulso continúe

Mantener el ritmo del crecimiento dependerá de que el Gobierno aplique la medicina necesaria sin debilitar al paciente. 

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
agosto 15 de 2018
2018-08-15 10:08 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

El reporte entregado por el Dane este miércoles, con respecto al comportamiento de la economía colombiana durante el segundo trimestre del 2018, muestra que el viento sopla a favor con mayor fuerza. L a mejora en la actividad productiva confirma que lo habría quedado atrás. El guarismo de 2,8 por ciento de crecimiento es consistente con lo que sugerían los indicadores y las proyecciones de los analistas.

En cuanto a la oferta, se observan comportamientos encontrados, unos buenos y otros malos. Aunque no hay aún cifras por el lado de la demanda, el crecimiento sectorial indica que el mal comportamiento de la inversión sigue haciendo contrapeso al repunte del consumo y ralentiza el proceso de recuperación económica.

Los sectores que impulsaron el crecimiento fueron las actividades profesionales, científicas y técnicas (6,6 por ciento), el sector agropecuario (5,9 por ciento) y la rama de administración pública, defensa y servicios sociales (5,3 por ciento). Después de registrar cuatro trimestres seguidos de caída, la industria marca una recuperación alentadora (3,7 por ciento). El comercio, por su parte, sigue repuntando (3,6 por ciento). Todo lo anterior es bueno, pues refleja que el consumo total sigue levantando cabeza. No obstante, también indica un fuerte crecimiento del consumo público, dado el comportamiento de la rama de administración pública, defensa y servicios sociales, en un periodo de ajuste fiscal. Interesante distinguir en esta cifra el impacto temporal que pudieron haber tenido las elecciones de aspectos más estructurales como el crecimiento de la nómina en el sector justicia y defensa.

Por su parte, las actividades asociadas a la inversión siguen de capa caída. Preocupante el desplome de la construcción, 7,6 por ciento, y el comportamiento de sus dos principales subsectores, edificaciones, que cayó 7,6 por ciento y obras civiles cuyo registro negativo fue de 5,7 por ciento.

La actividad minera decayó 2,7 por ciento, porcentaje que, si bien se mantiene en terreno negativo, es menor en valor absoluto al observado en años anteriores.

Así las cosas, la conclusión es que, por un lado, el crecimiento se recupera, pero a paso lento. Es probable que las proyecciones para el año completo se ubiquen en entre un 2,5 y 3 por ciento después de ligeras revisiones, teniendo en cuenta que el crecimiento acumula a junio 2,5 por ciento, y especialmente que se revisó a la baja el dato del tercer y cuarto trimestre del 2017, lo cual ayudará estadísticamente al crecimiento en lo que resta del año. Y, por el otro se confirma que los retos son es retos para el actual gobierno, cuya intención es llevar el crecimiento a 4 - 4,5 por ciento, lo cual, por ahora, no se ve en las proyecciones ni oficiales ni de los analistas, a no ser que se hagan cambios de fondo.

Aún así, no hay que relegar a un segundo plano que el clima general ha mejorado y que el contraste con el desánimo de doce meses atrás es notorio. Las expectativas positivas, tanto de la gente como de los empresarios pueden dar lugar a ciclos expansivos, como el que se observó en Chile hace poco tras la elección de Sebastián Piñera.

Debido a ello, la administración Duque debe calibrar muy bien los ajustes que va a hacer y saber explicarlos en detalle. No hay duda de que un ajuste en los impuestos es imperativo, pero si algo dejó en claro la reforma tributaria del 2016 es que hay medicinas que debilitan al paciente de manera aguda y otras cuyos efectos secundarios son menos fuertes.

Saber conseguir los resultados esperados sin afectar el ritmo del crecimiento es el acertijo que ahora deberá responder el equipo económico. Eso va a requerir liderazgo y coraje político para que las buenas noticias del desempeño del segundo trimestre se vuelva a replicar en el futuro cercano, tantas veces como se pueda.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado