1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Ávila
Editorial

El partido del 2018

El desempeño de la economía colombiana en estos meses estará atado a factores como el precio del petróleo y el consumo. No al fútbol.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
enero 03 de 2018
2018-01-03 08:29 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

El arranque alcista del precio del petróleo –que ayer bordeó los 68 dólares por barril en el caso de la variedad Brent– le dio al comienzo del año un tono positivo que no se veía desde hacía rato. Es verdad que el alza del crudo está relacionada con factores coyunturales como las tensiones políticas en Irán, pero aun así el mensaje es favorable para los exportadores de hidrocarburos, como es el caso de Colombia. Debido a ello, el peso se acercó ayer a 2.900 por dólar, un bajón grande frente al nivel de finales de diciembre.

Aunque todavía faltan muchas hojas del calendario, los analistas saben que una entrada mayor de recursos externos aminora los factores de riesgo que pesan sobre el país. Las comparaciones son odiosas, pero frente al clima que se experimentaba hace doce meses, las circunstancias son muy distintas, pues el golpe que significó en su momento la entrada en vigor de la reforma tributaria ya no se va repetir. Ese es uno de los motivos por los cuales hay mayores esperanzas de que la situación comience a mejorar.

Dicho anhelo no esconde la necesidad de entender los desafíos que trae el contexto. Para comenzar, vale la pena tener presente que el entorno internacional va a seguir evolucionando por cuenta del aumento paulatino en las tasas de interés en Estados Unidos, que hará más atractivas las inversiones en ese país. No menos importante será el efecto de la rebaja en impuestos que vio la luz verde en Washington hace poco y que influirá positivamente sobre las utilidades empresariales.

Por tal motivo, el dólar debería tender a fortalecerse, así en nuestro caso lo sucedido con el petróleo sirva de contrapeso efectivo, al menos mientras los precios del mismo estén cerca de lo observado por estos días. De todas maneras, el costo de los recursos externos subirá, algo que afectará el servicio de la deuda pública y privada, mientras que la disponibilidad de fondos para eventuales operaciones de refinanciación puede ser menor que antes.

En el frente interno, el desafío de las autoridades es mantener la rienda corta sobre la inflación, que apunta a ubicarse pronto entre los parámetros establecidos por el Banco de la República. Si efectivamente el Índice de Precios al Consumidor sube a ritmo moderado, el Emisor contaría con más espacio para seguir impulsando una mayor disminución de la tasa de interés. Pensando con el deseo, varios observadores opinan que el recorte sería de medio punto porcentual, un alivio que apreciarían los usuarios del crédito.

Claro que no basta con ese elemento para que el viento a favor sople con más fuerza. Por ejemplo, sería ideal que el programa de infraestructura gane velocidad, después de que los vacíos legales que impidieron los cierres financieros de varios de los proyectos viales de cuarta generación fueran superados. La necesidad de que haya un motor es evidente, pues muchos sectores sienten todavía que su actividad respectiva anda por el carril lento.

Otra variable en la ecuación es la incertidumbre política. El buen desarrollo de la campaña electoral es clave a la hora de despejar incógnitas que hoy llevan a muchos a posponer decisiones importantes, ya sea en el campo del consumo o de la inversión. Más que un nombre específico definido, de lo que se trata es de establecer que las posibilidades de que triunfen los candidatos que abogan por posturas extremas son bajas y que quien llegue a ocupar la Casa de Nariño a partir de agosto será alguien de centro.

Los hinchas del fútbol desearían que un buen desempeño del equipo colombiano en el mundial de Rusia le sirva a la economía. No obstante, la evidencia de citas pasadas muestra que ese impacto es menor, así se desborde el patriotismo. Puesto de otra manera, el partido del 2018 no se define en sesiones de 90 minutos, sino a lo largo de los 365 días del almanaque.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado