Editorial
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Ávila
Editorial

Los ojos de Gorgona

La confirmación de que hay reservas muy importantes de gas en el Caribe es una gran noticia, pero todavía falta mucho camino.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
mayo 03 de 2017
2017-05-03 08:35 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Según la mitología griega, Gorgona era un monstruo femenino que llevaba un cinturón de serpientes entrelazadas y tenía el poder de petrificar a quien osara mirarla a los ojos.
Es difícil saber si ese fue el significado que pasó por la mente de los geólogos que en su momento decidieron bautizar como Gorgon 1 -vocablo en inglés de la que también era una deidad protectora- al pozo exploratorio que empezó a perforarse hace meses en el Caribe colombiano y cuyos resultados favorables llevaron a Ecopetrol a anunciar la buena nueva con bombos y platillos.

De acuerdo con la compañía, “el descubrimiento prueba la existencia de gas en una estructura localizada en el mismo tren geológico del campo Kronos”, con lo cual es posible hablar de una vasta zona rica en hidrocarburos. Falta todavía un buen tiempo antes de poder cuantificar las reservas recuperables que existirían en el yacimiento, pero los más entusiastas hablan de un equivalente de al menos 800 millones de barriles de petróleo, que es una cantidad bien importante.

Sin entrar en honduras técnicas, el mensaje es que en cuatro bloques ubicados en aguas profundas, con un área combinada de 14.900 kilómetros cuadrados, podría haber un depósito de gran magnitud. Debido a ello, el Gobierno habla de una provincia gasífera localizada frente a las costas de los departamentos de Córdoba, Sucre y Bolívar, cuyo desarrollo implicará miles de millones de dólares en inversiones y posibles encadenamientos productivos.

Sin embargo, todo eso entra dentro del terreno de las especulaciones. Será indispensable gastar mucho más dinero antes de que se declare la viabilidad comercial del hallazgo, para no hablar del tiempo que resta para construir la infraestructura requerida con el fin comenzar la explotación. Un lapso razonable podría acercarse a los diez años, por lo cual es mejor no comenzar a hacer cuentas alegres sobre una riqueza que todavía se encuentra debajo del lecho marino.

Tener claro los desafíos no minimiza en absoluto lo sucedido. Los depósitos de gas despejan, en gran medida, el horizonte energético del país, así todavía las reservas de petróleo sigan disminuyendo. Es de suponer que el sector recibirá sumas cuantiosas y crecientes, pues el éxito hace más atractivo el desarrollo de nuevos proyectos en el Caribe.

De hecho, la lista de multinacionales involucradas a la fecha es amplia. Aparte de la estadounidense Anadarko, que es socia de Ecopetrol y operadora en los bloques que despiertan tanto entusiasmo, se encuentran la española Repsol, la brasileña Petrobras y la noruega Statoil. Los optimistas insisten en que las probabilidades de más encuentros son elevadas.

Sin embargo, los desafíos técnicos son considerables. En el caso de Gorgon 1, se utilizó un buque que usa la más moderna tecnología para taladrar hasta 4.415 metros de profundidad, más de un kilómetro por debajo de la superficie submarina. Operar en aguas profundas es cada vez más común en la industria petrolera, pero el punto de equilibrio es mucho más elevado debido a los costos de perforar en el fondo del océano.

En consecuencia, el país requiere entender la magnitud del reto que se le acerca. Este no solo está relacionado con los recursos humanos, de conocimiento y financieros que exigen las etapas que vienen, sino con la adopción de normas que fijen los más altos estándares en materia ambiental, sin que ello menoscabe la competitividad exigida. El peor error sería contar con malas reglas de juego, lo que equivaldría a matar la gallina de los huevos de oro antes de que nazca.

Y mientras atienden ese frente, las autoridades no pueden descuidar al resto del sector, el mismo que en el territorio continental se ve expuesto a numerosos interrogantes, muchos de ellos todavía sin una buena respuesta. Ignorar los desafíos que persisten seria lamentable, por lo cual no nos podemos petrificar, así Gorgona nos mire desde el mar.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado