1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Ávila
Editorial

Un Estado eficiente

Para mejorar su funcionamiento, el próximo gobierno tendrá que contar con una visión y un liderazgo basados en la gerencia.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
enero 25 de 2018
2018-01-25 08:38 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

La Comisión del Gasto y la Inversión Pública, que entregó sus conclusiones al Gobierno el mes pasado, pone sobre la mesa varios hechos que serán fundamentales para la próxima administración, y que los candidatos presidenciales deberían considerar.

Uno de ellos es que la estructura y políticas del Estado colombiano parecen estar diseñadas para ser ineficientes, y el aparataje existente de funciones, normas e incentivos perversos es complejo, lo cual hace que los programas y políticas públicas no tengan el impacto esperado. Por eso, el informe que presenta la Comisión constituye un reto enorme de gerencia del Estado, sin la cual será imposible una implementación exitosa de las recomendaciones de los expertos.

Las empresas, cuando enfrentan situaciones de crisis, contratan una firma de consultoría, con experticia en resolución de retos complejos. Los consultores realizan un análisis profundo de los problemas de estructura, deuda, adquisiciones y recursos humanos, y diseñan una estrategia con recomendaciones puntuales a la alta gerencia.
Hasta ahí llega el trabajo de asesoría. Pero el principal responsable de implementar la estrategia es el gerente; bajo su liderazgo se ponen en marcha acciones -a veces dolorosas- que garantizan la sostenibilidad de la compañía.

Este mismo es el caso de la aplicación de las conclusiones de la Comisión. El grupo de expertos cumplió con su tarea de diseñar una estrategia, pero debe ser el gobierno entrante el que implemente las reformas que lleven a que el Estado sea eficiente y efectivo, para cumplir así los requerimientos de sostenibilidad fiscal y asegurar el impacto de los programas sociales y productivos. Por eso es claro que el próximo presidente necesita contar con un gerente del Estado, ya sea él mismo o alguno de sus altos funcionarios, que deberá poner en marcha y coordinar cambios que van desde la estructura financiera hasta el empleo y las compras públicas.

La Comisión hace un llamado a unificar en una sola entidad el proceso presupuestal, de forma que tenga el control de nómina, compras e inversión. Hoy, el Ministerio de Hacienda maneja los recursos de funcionamiento y el DNP, los de inversión. El gerente supervisará esa integración.

Otra recomendación es una reforma estructural del servicio civil, que es el esquema de atracción y promoción de talento para las entidades públicas. Esta incluye dar un papel de mayor contundencia al Departamento de la Función Pública como cabeza del empleo público. El gerente tendrá que modificar los incentivos que existen a la baja eficiencia de algunos burócratas, establecer indicadores de desempeño que den cuenta del rendimiento de los empleados, ascender a los mejores y facilitar la remoción de los que no cumplan con los estándares que significa la labor como funcionario público.

El informe de la Comisión también revisa el sistema de compras y contratación pública. Indica que se deben poner en orden las normas de contratación para favorecer procesos competitivos, evitar casos de corrupción y mejorar los precios en las adquisiciones que realiza el Estado. Junto con ese nuevo marco normativo, el gerente deberá fortalecer y ampliar la agencia Colombia Compra Eficiente y reducir la discrecionalidad que tienen algunas áreas de la empresa, como las contrataciones de defensa y seguridad o los arrendamientos de inmuebles.

Por último, la Comisión señala el álgido punto de las demandas contra el Estado. El gerente tendrá que dar una mirada profunda a su hoja de balance, en el que las deudas contingentes superan los 17 billones de pesos por las pretensiones de litigios que se vienen en los próximos diez años. Para manejarlo deberá asegurar que se reglamente el Artículo 90 de la Constitución, que define las demandas contra el Estado, y lograr que haya claridad sobre la manera como se calculan y causan dichas deudas, de forma que, de prosperar los pleitos, no quiebren al fisco.

Con ese panorama, los candidatos presidenciales hacen bien en prometer que van a simplificar el Estado y a mejorar su eficiencia. Pero al momento de pasar del discurso a la práctica, tendrán que contar con una visión y un liderazgo certero basados en la gerencia. De lo contrario, de nada habrá servido la consultoría.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado