1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Ávila
Editorial

Termina la primera etapa

Las elecciones del domingo próximo son el preámbulo de una segunda vuelta en la que ojalá se vean debates con mayor sustancia. 

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
mayo 24 de 2018
2018-05-24 09:02 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Ha pasado una buena cantidad de agua bajo los puentes desde cuando comenzaron las escaramuzas con miras a las elecciones del próximo domingo. A lo largo de más de doce meses, un amplio número de aspirantes lanzó su sombrero al ruedo con la esperanza de quedar en el partidor que definirá el nombre del próximo presidente de la República. De un grupo de medio centenar de aspirantes, la baraja quedó en cinco con opción de ocupar la Casa de Nariño.

Así el tarjetón contenga más fotos, es incuestionable que el sucesor de Juan Manuel Santos saldrá del abanico que componen –en orden alfabético– Humberto de la Calle, Iván Duque, Sergio Fajardo, Gustavo Petro y Germán Vargas. Cada uno ha tenido la oportunidad de expresar abiertamente sus planteamientos, tanto en recintos cerrados como en la plaza pública.

Aparte de los actos proselitistas, el número de debates escenificados no tiene antecedentes en la historia. Es difícil argumentar que los postulantes al primer cargo de la nación se vieron constreñidos, más allá de uno que otro acto de intolerancia. Bajo ese punto de vista, resulta posible afirmar que la democracia goza de aceptable salud, así se hayan querido tender sombras de duda sobre el sistema electoral.

Lo anterior no quiere decir que el que termina ahora haya sido un proceso ejemplar. El lunar más notorio provino de las redes sociales, en las cuales campean la polarización, la intolerancia y las falsas noticias. Tal como sucede en otras latitudes, la era de la posverdad llegó para quedarse en Colombia, algo que atentará en contra de la propia credibilidad institucional.

Quizás por la capacidad que existe de magnificar planteamientos, las declaraciones en varias áreas clave se concentraron más en despertar emociones que en análisis profundos orientados a plantear soluciones. Así sucedió en el plano económico, en el cual abundaron los lugares comunes, en vez de diagnósticos serios y formulación de remedios indispensables y dolorosos.

Un ejemplo de lo anterior es el compromiso de no aumentar la edad de jubilación, a pesar de que los estudios disponibles confirman que el sistema actual es no solo inequitativo sino inviable. Tal como los médicos que no tienen el valor decirle a un paciente que su enfermedad es grave y posiblemente terminal, aquí faltó sinceridad. La motivación no fue otra que la de evitar la pérdida de votos, pero quien llegue a la Casa de Nariño se encontrará con una camisa de fuerza que puede asfixiar a la próxima administración.

Tampoco en materia tributaria o de empleo se dijeron las cosas como son. ¿Qué las cuentas fiscales no dan? La respuesta fácil es recortar gastos, acabar con la ‘mermelada’ y luchar contra la evasión, algo que es sencillo de prometer, pero muy difícil de lograr en la práctica. Incluso quienes hablaron de subir impuestos evitaron decir que las cuentas públicas no mejorarán si las cargas se concentran en un grupo pequeño de contribuyentes, sin tocar a la clase media.

Igual de lamentable es que el mensaje se haya concentrado en convencer a la ciudadanía de lo mal que estamos, desconociendo los avances sociales de estos años o las mejoras en seguridad. Jugarle al pesimismo es un arma de doble filo, pues hará corta la luna de miel para una opinión que exigirá respuestas rápidas por parte de quien se ponga la banda presidencial el próximo 7 de agosto.

Por tal razón, hay que hacer votos para que la competencia antes de la segunda vuelta –cuya celebración parece segura– tenga más énfasis en la sustancia que en la forma. Más que simplificar la polémica, sería ideal que se volviera más compleja. A fin de cuentas, lo que diferencia la caricatura de la buena pintura es la cantidad de trazos, combinada con el uso de los colores y la técnica. Eso sigue haciendo falta.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado