1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Eduardo Aldana Valdés

Del ‘dicho al hecho’

Eduardo Aldana Valdés
POR:
Eduardo Aldana Valdés
septiembre 04 de 2013
2013-09-04 12:16 a.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbc2968c62.png

Hace más de tres años, la Universidad de Ibagué y la Fundación Innovar realizaron el foro ‘Hacia una educación superior transformadora, incluyente y pertinente’.

El modelo para ofrecer esta educación, orientado a la adquisición de los conocimientos y ‘potencialidades’ que exige el siglo XXI (como la empleabilidad), ya está probado de una manera que permite duplicarlo y transferirlo a otras entidades que aspiren a servir a los más vulnerables.

Por supuesto, es bien diferente al de la educación a distancia con finalidades de lucro.

A partir de las proyecciones del Dane para el 2012, se puede calcular que el número de jóvenes del país entre los 17 y 21 años –edad correspondiente a la educación posecundaria– es de unos 4,3 millones de personas.

Aproximadamente tres millones de ellas, localizadas principalmente en la provincia y en las zonas marginales de las grandes ciudades, no están recibiendo una formación adecuada.

Adicionalmente, cinco millones de jóvenes entre los 22 y los 31 años ya superaron la edad correspondiente a la educación superior, y tampoco obtuvieron las competencias que demanda el siglo actual.

El reto, entonces, es potencializar a ocho millones de jóvenes para la vida en una sociedad moderna y participativa.

Desde la Constitución de 1991, que estableció entre las finalidades del Estado la justicia, la igualdad y el conocimiento, se han hecho muchas promesas tanto de parte del Ministerio de Educación y el Sena, como de las entidades de educación superior.

Pero la asignación de recursos y el desarrollo de nuevas instituciones se siguen dirigiendo a beneficiar a quienes habitan las capitales territoriales y han recibido una buena educación previa, siempre asociada con los recursos económicos familiares.

Se requiere pasar del ‘dicho al hecho’, y a los resultados. El Estado y las organizaciones de la sociedad civil (por ejemplo, las cajas de compensación familiar y las fundaciones empresariales) deben destinar a la financiación de la educación posecundaria en la provincia y en las zonas pobres, una suma per cápita semejante a la que hoy destina el fisco nacional a un estudiante en las universidades oficiales acreditadas.

Estas universidades pueden ser receptoras de esos nuevos recursos si se comprometen a apoyar, con programas adecuados, a los más vulnerables en los lugares en donde residen, y a la evaluación periódica y objetiva de los resultados.

El criterio para la asignación de recursos a la juventud debería ser: ‘de cada quien, según su capacidad, a cada quien, según su condición’.

La primera parte indica que los jóvenes más capaces –hoy usufructuarios de los beneficios que brinda el Estado– deben colaborar en la capacitación y formación de sus contemporáneos más vulnerables.

La segunda señala que los recursos del Estado deben dirigirse prioritariamente a aquellos que más necesitan y quieren aprovecharlos juiciosamente.

Síntomas de que se requiere coherencia entre las finalidades del Estado, sus políticas y el accionar de toda la sociedad colombiana (los videos y fotos de los protagonistas del vandalismo de las últimas y ominosas semanas de agosto del 2013).

Eduardo Aldana Valdés

Profesor universitario

ealdana@uniandes.edu.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado