1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Eduardo Ángel

Ajustando metas

Eduardo Ángel
POR:
Eduardo Ángel
febrero 22 de 2008
2008-02-22 06:14 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c619b34c272.png

Las tendencias que se perciben en la economía global, así como los anunciados ajustes en la proyección de crecimiento para el año 2008, por parte de la Reserva Federal de los Estados Unidos y de la Comisión Europea, hacen recomendable iniciar, sin prisa pero sin pausa, la revisión de las metas que a mediano plazo puedan tener establecidas empresarios y empresas. El ejercicio que se sugiere implica analizar e interpretar la realidad del entorno a cabalidad, y evaluar individualmente y para cada negocio sus implicaciones en las oportunidades o amenazas para el mismo.

A propósito, Larry Bossidy & Ram Charan, el primero reconocido como destacado ejecutivo y el segundo como pensador y asesor del ámbito empresarial , autores de importantes publicaciones en materia de gerencia y dirección de empresas, en su más reciente libro, Confronting Reality, traducido al español como Haga lo que hay que hacer, plantean, como piedra angular, que hacer negocios es afrontar la realidad. Dentro de este contexto presentan un nuevo esquema para diagnosticar la situación de su empresa y proyectarla sensatamente al futuro. Cabe anotar que el título del libro no está de ninguna manera vinculado con el acontecer económico inmediatamente reciente.

Al expresar que el entorno es cada día más implacable frente a errores en su interpretación, postulan que el causante del daño más grande que suelen sufrir las empresas y sus dueños no es la falta de técnicas administrativas, sino su dificultad, a veces voluntaria, de afrontar la realidad. Algunos líderes , usualmente con experiencias exitosas en el pasado, son renuentes a escuchar, limitándose a ver y oír solo lo que desean, actuando por temor , necesidad de aparentar, o por intereses particulares.

En el mundo contemporáneo, donde el número de variables económicas y no económicas y la complejidad y velocidad de su interrelación es cada día mayor, es imperativo asegurar el permanente polo a tierra de los planes de negocios, conectándolos con el panorama amplio que caracteriza la globalización.

Para la coyuntura económica actual es importante destacar lo que los autores denominan las nuevas reglas del combate con relación al análisis del entorno, al puntualizar que dada la velocidad vertiginosa del cambio toda evaluación que comience con la idea de ¿esperar hasta que las cosas vuelvan a la normalidad es solo una ilusióno¿, y que ¿la capacidad para ver la claridad en medio de la complejidad es crucial para construir un modelo empresarial sólido¿. Apoyados en ejemplos de éxitos y fracasos empresariales concretos, enfatizan el actual dominio reinante del comprador en el mercado y la consecuente mayor importancia que indiscriminadamente viene adquiriendo la productividad en cualquier sector empresarial.

El esquema que proponen invita a evaluar el modelo de negocio frente a cuatro aspectos; realidades externas del entorno, historia financiera de la empresa, bases de clientes y análisis de las causas de las tendencias y problemas identificados. Del mismo deben surgir las conclusiones y acciones a seguir, que por deducción de los casos analizados en el libro, serían, entre otras, relevo en el estilo de dirección, reorientación estratégica, redimensionamiento del negocio, apertura e incursión en nuevos mercados, contratación de proveedores alternos, innovación en procesos y productos, reducción de capacidad instalada sobrante, modernización, nuevos esquemas de distribución, ajuste en precios, costos, cargas y márgenes, etc., las cuales deben afrontarse con la decisión y rapidez que el resultado de la evaluación sugiera.

Lo importante es detectar tempranamente con mente dispuesta, atenta y abierta la dirección de los cambios, para innovar y ajustar diligentemente el modelo empresarial y convertir las oportunidades en expectativas de desempeño reales.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado